Dictan formal prisión a líder yaqui

MÉXICO, D.F., (apro).- El Juez Tercero de Distrito en Hermosillo dictó la tarde del miércoles pasado auto de formal prisión contra el líder yaqui Mario Luna Romero por los presuntos delitos de privación ilegal de la libertad y robo de vehículo.

La defensa del inculpado había solicitado la ampliación del término constitucional, pero el juzgador determinó iniciar formalmente el juicio en contra de Luna Romero por delitos que le pueden costar hasta 14 años de prisión.

Luna, uno de los principales opositores al Acueducto Independencia, ideado por el gobernador Guillermo Padrés Elías, fue aprehendido el pasado miércoles 11 en Ciudad Obregón, Sonora, por hombres armados vestidos de civil que tripulaban cuatro camionetas.

Luego de la detención, el convoy, presuntamente de la Procuraduría General de Justicia del Estado, no lo presentó ante un agente del Ministerio Público en Ciudad Obregón, sino que lo mantuvo incomunicado y lo trasladaron vía aérea a Hermosillo.

Luna fue acusado de privar de su libertad, en junio de 2013, a otro yaqui, Francisco Delgado Romo, quien está desaparecido desde finales de agosto de este año.

Luna Romero, Tomás Rojo Valencia son los rostros visibles del movimiento de la etnia Yaqui en contra del Acueducto Independencia, la principal obra del gobernador panista y contra ambos existe orden de aprehensión.

En entrevista telefónica con El Norte, Rojo Valencia atribuyó la detención de Mario Luna a una persecución política porque el delito de privación ilegal que se le imputa no está considerado en la tradición indígena.

Según su dicho, al momento de atar y azotar a Francisco Delgado Romo, solo se cumplía con esa justicia tradicional indígena.

Por su parte, el exgobernador yaqui del pueblo de Vícam, Guadalupe Olea Sombra, relató en su lengua natal, que el 8 de junio de 2013, el yaqui Francisco Delgado Romo estuvo a punto de arrollar con una camioneta a una mujer y su hijo, por lo que cinco miembros de la autoridad tradicional ordenaron detenerlo y castigarlo, según usos y costumbres.

Comentarios