El Papa Francisco destituye a obispo de Paraguay por encubrir a pederasta

MÉXICO, D.F., (apro).- El Papa Francisco destituyó de su cargo a monseñor Ricardo Livieres Plano, obispo de Ciudad del Este, Paraguay, por encubrir a un sacerdote acusado de abusar sexualmente de menores de edad.

A través de un comunicado, el Vaticano dio a conocer este jueves la remoción de Livieres, miembro del Opus Dei, y señaló que fue una “ardua decisión” del Papa tomada por “serias razones pastorales” y cuyo fin obedece al “bien mayor” de la Iglesia paraguaya.

Asimismo, pidió a la jerarquía católica del país sudamericano que acoja con “obediencia” la decisión papal.

“El Santo Padre, en el ejercicio de su ministerio de fundamento perpetuo y visible de unidad (…) pide al clero y a todo el pueblo de Dios de Ciudad del Este que acoja la decisión de la Santa Sede con espíritu de obediencia, docilidad y sin desavenencias, guiado por la fe”.

Además, invitó a toda la Iglesia de Paraguay, guiada por sus pastores, “a un serio proceso de reconciliación y superación de cualquier sectarismo y discordia, para no herir el rostro de la única Iglesia adquirida con la sangre de su hijo y para que el rebaño de Cristo no se vea privado de la alegría del evangelio”.

De acuerdo con el texto, la remoción de Livieres se tomó después de las “visitas apostólicas” a la diócesis de Ciudad del Este, realizadas por integrantes de la Congregación para los Obispos y de la Congregación para el Clero.

De esa manera la Santa Sede alude a la investigación que emprendió para indagar las imputaciones que se venían haciendo a Livieres desde hace tiempo, en el sentido de que encubrió al sacerdote Carlos Urrutigoity, de nacionalidad argentina, acusado de abusar sexualmente de menores de edad.

Los principales enviados del Papa para realizar estas investigaciones “in loco” fueron el cardenal español Santos Abril y Castelló y el obispo auxiliar de Montevideo, Uruguay, monseñor Milton Luis Tróccoli. Ambos concluyeron su trabajo el pasado 26 de julio.

Ese día anunciaron una medida cautelar inmediata y contundente por instrucciones del Papa: suspender todas las ordenaciones sacerdotales y diaconales en la diócesis de Ciudad del Este.

Las denuncias contra el obispo del Opus Dei no fueron sólo por encubrir al padre Urrutigoity, sino que también se le acusó de malversación de fondos, de romper la unidad episcopal y de haber ordenado sacerdotes sin la suficiente preparación.

A ello se suma un episodio que provocó gran escándalo: Livieres acusó públicamente de homosexual al arzobispo de Asunción, Pastor Cuquejo.

Y ha trascendido que Livieres –quien ya veía venir su remoción–se encuentra actualmente en Roma, donde sostendrá un encuentro privado con el Papa, hecho que no ha sido confirmado por la sala de prensa del Vaticano.

Por lo pronto, la Santa Sede dio a conocer que el sustituto de Livieres es monseñor Ricardo Jorge Valenzuela, obispo de Villarrica del Espíritu Santo, quien temporalmente quedará como “administrador apostólico” de la diócesis de Ciudad del Este.

Comentarios

Load More