El PRI emprende el asalto al INE

Sesión del INE. Foto: Benjamín Flores Sesión del INE. Foto: Benjamín Flores

Los dirigentes del PRD y del PAN se muestran preocupados porque, dicen, el PRI pretende “agandallarse” el Instituto Nacional Electoral al proponer la fórmula de cuotas partidarias de consejeros para colocar a personal afín al instituto político. De lograrlo, advierten, la reforma electoral será un fracaso, de ahí que incluso se hayan reunido con el presidente del organismo, Lorenzo Córdova, antes de que venza el plazo para la designación del Consejo General, el martes 30. La mayoría de los 51 prospectos, sostienen, son proclives al PRI.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Con el Instituto Nacional Electoral (INE) bajo su control, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) trama un asalto a los órganos electorales estatales que, de consumarse, neutralizaría la reforma que pretende emancipar a éstos de los gobernadores.

El controvertido proceso de selección es conducido por Marco Antonio Baños Martínez, identificado por la oposición como operador del PRI, quien es acusado de hegemonizar la integración de las listas de aspirantes a consejeros estatales gracias a un bloque que integra con otros consejeros del mismo signo partidario y uno propuesto por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Javier Santiago Castillo.

“Es muy claro que (Baños) fue asesor, que colaboró y fue empleado de Manlio Fabio Beltrones”, recuerda Francisco Gárate Chapa, el nuevo representante Partido Acción Nacional (PAN) ante el INE, quien advierte que el “agandalle” del PRI o la fórmula de cuotas partidarias de consejeros representará un fracaso de la reforma electoral.

“Si no vencemos la tentación del cuotismo estaremos dando al traste con una reforma constitucional y una nueva legislación electoral que, de por sí, nació cuestionada”, ratifica el panista, con quien coincide el representante del PRD, Camerino Márquez, sobre el plan del PRI de controlar los órganos electorales de los estados:

“El criterio debe ser inclusión, discusión a fondo, construcción de consensos y respeto absoluto a todos los participantes. Que no haya dados cargados, favoritismos, consigna, vetos subjetivos ni premios por consigna. Queremos un árbitro independiente”.

Hay tal alarma en la oposición que, el lunes 15, los presidentes de PAN y PRD, Gustavo Madero y Jesús Zambrano, se desayunaron con Lorenzo Córdova, presidente del INE, y el consejero Ciro Murayama para exigirles imparcialidad y evitar el asalto del PRI a los Organismos Públicos Locales Electorales (Oples).

Tras esa reunión, la comisión presidida por Baños debió eliminar 17 aspirantes claramente identificados con el PRI y reinscribió a 34 que habían sido eliminados.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1978, ya en circulación)

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More