Estudiantes obligan a Osorio a dar la cara y logran cita para el viernes

MÉXICO, D.F. (apro).- Decenas de miles de estudiantes de las 44 escuelas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), credencial en mano, desbordaron las calles de la Ciudad de México en una “mega marcha” que partió de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, en el Casco de Santo Tomás, rumbo a la Secretaría de Gobernación (Segob) para exigir el cumplimiento de un pliego petitorio que consta de 10 puntos:

La abrogación del Reglamento Interno del IPN; cancelación de los planes y programas de estudio que tecnifiquen la educación en el instituto; destitución inmediata de la directora Yoloxóchitl Bustamante; democratización de la institución y elección de quien ocupe la dirección por parte de la comunidad politécnica; suspensión definitiva de la pensión vitalicia a exdirectores del IPN; salida de la Policía Bancaria que custodia los planteles; personal docente calificado y con experiencia para la institución; la asignación de 2% del PIB a la educación superior; expulsión de los grupos porriles del instituto, y que se garantice que no habrá represalia alguna contra los integrantes de este movimiento estudiantil por sus protestas.

Al pasar por el Ángel de la Independencia, la movilización, que inició a la una de la tarde, sumó contingentes de la UAM, la UNAM y la UACM en acompañamiento a sus protestas. Los organizadores pidieron que se sumaran al final del contingente y acordonaron el frente para evitar la incorporación de “infiltrados” que intentaran desvirtuar la marcha.

Esto se intentó al cruce de Insurgentes y Reforma, donde un grupo de jóvenes con los rostros cubiertos y palos de madera fueron repelidos del acto.

Cuando la vanguardia de la marcha tomó la calle de Bucareli, la fila de estudiantes aún alcanzaba el Ángel de la Independencia en la retaguardia. Miles de granaderos se mantenían replegados en los alrededores de la Segob, donde sólo era visible una muralla metálica, un templete, y parte del operativo policiaco.

El escenario contaba con audio y bocinas al frente.

Distintos oradores fracasaron en su intento de liderar el mitin, desconocidos por los organizadores designados en la Asamblea General Politécnica. “Si no marcharon no podemos confiar que no sean infiltrados”, decían, y desconocieron a la comisión que el lunes 29 ingreso a la misma Segob para acordar un encuentro esta tarde con el secretario Miguel Ángel Osorio Chong.

Tras casi cuatro horas de marcha y una discusión entre distintos grupos de estudiantes, quienes marcharon se hicieron del templete y exigieron que fuera el secretario Osorio quien saliera a recibir el pliego petitorio. Y emplazaron a las autoridades a resolver sus demandas este viernes 3 de octubre.

Osorio argumentó que, por protocolos de seguridad, no se presentaría. “No tenga miedo. No somos delincuentes, somos estudiantes”, le respondieron.

Una estudiante de nombre Citlalli, de la Escuela Superior de Economía, tomó la palabra. “Nos invita a entrar. Nosotros les decimos que ningún estudiante va a entrar. Qué él (Osorio Chong) salga a dar la cara”.

El subsecretario Luis Miranda tomó el lugar de su jefe. Los estudiantes lo rechazaron. Entonces prometió la presencia de su superior y advirtió que iría resguardado por un aparato de seguridad.

A las 18:25 salió el secretario, flanqueado por el Estado Mayor Presidencial (EMP) y una cámara de Televisa, levantando lo segundo el enojo estudiantil. “Fuera Televisa”, repetían.

Los estudiantes garantizaron la seguridad del titular de la Segob y éste subió al escenario dispuesto por externos a la organización. El funcionario reconoció públicamente al movimiento y ofreció solución en 30 minutos.

“Cómo va a ofrecer eso si no conoce más que dos puntos del pliego petitorio. No queremos respuestas al vapor”, le contestaron los jóvenes y exigieron que fuera él quien leyera en voz alta sus demandas.

Osorio insistió en que en media hora de trabajo, tras las vallas metálicas y con una comisión estudiantil, daría soluciones favorables a los jóvenes. Presumió que nunca como hoy una protesta saldría con soluciones exprés de la misma.

“Esto que se está haciendo es resultado de la movilización estudiantil y no de las buenas intenciones de las autoridades. Esto se pudo haber evitado si hubieran atendido nuestras inquietudes. No fue buena voluntad. Se esperaron hasta esta movilización para resolver nuestras demandas”, le contestaron e insistieron que tomara con más tiempo y seriedad el asunto.

Y advirtieron: “El gobierno no pone los tiempos, los pone el movimiento. El viernes seremos nosotros los que decidamos si aceptamos sus propuestas”, dijeron los jóvenes, que pactaron con el secretario de Gobernación regresar a las 15:00 horas del 3 de octubre por la contestación oficial, misma que llevarán a sus escuelas para su discusión.

Entonces Osorio se limitó a aceptar sus reglas, se comprometió a estar presente en la próxima cita y firmó de recibido el documento estudiantil.

Antes de terminar el mitin, los jóvenes denunciaron hostigamiento a compañeros de las vocacionales por organizarse, y advirtieron que, dadas las especulaciones de que el movimiento politécnico aprovecharía la marcha conmemorativa del 2 de octubre para hacer desmanes, se deslindaban de participar como conjunto en esa movilización.

“No ha habido intervención externa como asegura la directora en este movimiento. Nos deslindamos de los desmanes que pudiera haber el 2 de octubre”, anunciaron para terminar en medio de huélums, goyas y la euforia de una “victoria”.

Al terminar la concentración, corrió como pólvora el rumor de que la directora del IPN, Yoloxóchitl Bustamante, habría presentado su renuncia. De momento, la Secretaría de Educación Pública ha desmentido la versión.

 

Comentarios

Load More