Monitorean a un centenar de personas por caso de ébola en Texas

MÉXICO, D.F. (apro).- Las autoridades médicas de Dallas, en Texas, anunciaron hoy que identificaron a cien personas que tuvieron contacto de manera directa o indirecta con Thomas Duncan, el paciente infectado por el virus del ébola. No obstante, aseguraron, pocas de ellas presentan un peligro serio de infección.

En un comunicado, el Departamento de Servicios de Salud de Texas dijo hoy que ordenó a cuatro de los familiares cercanos de Duncan a permanecer en sus casas hasta el domingo 19, y recordó que “el virus no se contagia hasta que los síntomas aparezcan”.

Asimismo, tres integrantes del cuerpo médico, quienes tuvieron un contacto directo con Duncan mientras éste estaba enfermo, se encuentran en aislamiento.

Otras doce personas serán monitoreadas por las autoridades médicas durante 21 días –el mayor periodo registrado en el que se incubó el virus–, ya que tuvieron contactos casuales con el “paciente cero”.

Las demás personas vigiladas son “contactos segundarios”, es decir, quienes convivieron con aquellos que tuvieron contacto directo con Duncan mientras éste representaba un peligro de infección. Las autoridades las registraron en una base de datos, informó hoy el New York Times, con el fin de intervenir de forma rápida si fuera necesario.

Según el diario, el virus ébola podría haber infectado a Duncan en Monrovia, la capital de Liberia, el 15 de septiembre. Ese día, el liberiano llevó a la hija embarazada de su patrón a una clínica especializada en el virus.

Debido a la falta de camas disponibles, la chica no pudo ser atendida y murió al día siguiente.

Según el personal del aeropuerto de Monrovia, Duncan hubiera mentido al llenar un cuestionario antes de subirse al avión, al contestar “no” a la pregunta: ¿Ha estado en contacto con alguna persona que pudiera haber sido infectada por el virus en los pasados 21 días?

Denuncian omisiones

Desde ayer surgieron dudas sobre la atención médica que recibió Duncan al ingresar por primera vez al hospital el 26 de septiembre, con ligeros síntomas. Después de un examen rápido, los médicos recetaron antibióticos al paciente y lo dejaron salir.

En una entrevista que dio hoy a la cadena CNN la mujer que hospedó a Duncan en Dallas, ésta aseveró que advirtió dos veces al personal del hospital que su amigo había estado en Liberia.

Dos días después, Duncan se sintió terriblemente mal y volvió al hospital. Fue su sobrino el que llamó a las autoridades federales para prevenir que su tío había probablemente contraído la enfermedad del virus del ébola.

Desde el martes 30 de septiembre, cuando el Centro de Control y Prevención de Enfermedades admitió la presencia en Estados Unidos de un paciente infectado por el virus, las autoridades sanitarias se esfuerzan en tranquilizar a la población para evitar un movimiento de pánico.

En Sierra Leona, el virus contagia a cinco personas cada hora, reveló ayer la organización Save The Children, y su propagación –“a la velocidad del fuego de paja”— rebasa con mucho los medios desplegados para contenerlo.

“A este ritmo, diez personas cada hora será infectadas a finales de octubre”, planteó en un comunicado, al precisar que durante la semana pasada se registraron 765 nuevos casos en este país, cuando la infraestructura hospitalaria sólo cuenta con 327 camas para atender a los enfermos.

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de las 7 mil 157 personas que han sido infectadas, casi la mitad, unos 3 mil 300, han fallecido.

Load More