Militares catean la casa del “M-2”, hijo de Javier Torres “El JT”

MÉXICO, D.F. (apro).- Elementos del Ejército catearon esta mañana una residencia en el fraccionamiento Camino Real de Culiacán, Sinaloa, presuntamente propiedad de Misael Torres Urrea, El M-2, hijo del narcotraficante Javier Torres Félix, El JT.

De acuerdo con datos proporcionados por militares que participaron el operativo, el cateo se realizó en un inmueble ubicado por las calles San Juan Diego y San Lucas.

Hasta el momento se desconoce sí El M-2 fue detenido o si se encontraba en el inmueble al momento del asalto castrense.

Testigos de los hechos aseguraron que el despliegue de las fuerzas federales inició alrededor de las 4 de la mañana, y hasta el momento los efectivos militares se mantienen en el lugar, acompañados por personal de la Procuraduría General de la República (PGR).

Misael Torres Urrea es conocido por una fotografía que incautó el Ejército en una de las propiedades de su tío Manuel Torres Félix, El Ondeado, ya fallecido.

El 27 de enero de 2004, Javier Torres Félix, considerado en su momento como el principal operador de El Mayo Zambada, fue detenido en su residencia del Fraccionamiento Colinas de San Miguel, en Culiacán. Un día después fue trasladado a la Ciudad de México y puesto a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada.

Durante los tres años siguientes estuvo en el Reclusorio Norte, en la capital del país, y el 29 de noviembre de 2006 fue extraditado a Estados Unidos. En el país del norte era reclamado por una Corte de California que lo acusó por tres cargos de conspiración para distribuir cocaína y metanfetaminas, y una corte de Washington que lo acusó de conspiración para vender, distribuir y preparar cocaína importada ilegalmente a la Unión Americana.

El JT fue trasladado primero a la prisión federal en la ciudad de Yazoo, Mississipi, después fue transferido a la cárcel de Beckley, en Raleigh, Virginia, que es de mediana seguridad, y tras cumplir la condena impuesta en Estados Unidos fue deportado a México en abril de 2012.

Fue entregado a las autoridades mexicanas en Mexicali, Baja California, e internado en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, ubicado en Almoloya, Estado de México.

Comentarios