Bajo observación, tres personas más en España por el virus del ébola

MADRID (apro).- La directora de Salud Pública, Mercedes Vinuesca, confirmó hoy que aparte de la auxiliar de enfermería contagiada por el virus del ébola, se encuentran tres personas más aisladas y bajo observación, entre ellas el esposo de la enfermera cuyo contagio fue confirmado.

Asimismo dijo que se da seguimiento a 52 personas más que tuvieron contacto con la auxiliar de enfermería después de participar en la atención del misionero Manuel García Viejo, quien falleció el pasado 25 de septiembre a consecuencia del virus en el Hospital La Paz-Carlos III de esta capital.

La Comunidad de Madrid se mantiene en alerta ante estos nuevos casos sospechosos, el esposo de la profesional contagiada; otra enfermera que formó parte del equipo médico que atendió a los religiosos contagiados y que murieron en España provenientes de África y un ingeniero español que viajó a esta ciudad procedente de Nigeria, a quien se le sometió a una primera prueba que resultó negativa, pero están a la espera de poderle practicar una segunda tanda de estudios médicos.

El contagio de la auxiliar de enfermería –de quien se dijo su nombre es Teresa, pero se mantiene en reserva sus apellidos—, primero registrado en Europa, abrió un fuerte debate hoy sobre las fallas en el protocolo de atención de estos casos del virus de ébola, siendo las principales el desmantelamiento de las unidades especializadas y la falta de capacitación del personal, como consecuencia de los recortes en los presupuestos en salud por parte de la Comunidad de Madrid.

La auxiliar de enfermería contagiada tomó vacaciones desde el 26 de septiembre, un día después de la muerte del misionero Manuel García Viejo, a quien ella atendió, y el día 27, se presentó a un examen de oposición en la Comunidad de Madrid, se confirmó hoy.

No obstante, la mujer empezó a sufrir los primeros síntomas, fiebres altas y síntomas de astenia, el 30 de septiembre. Una de las críticas contra las autoridades de salud, es que ella misma anunció que padecía estos síntomas y había sido parte del equipo médico que atendió al misionero García Viejo, pero no se le atendió porque la fiebre no había sobrepasado los 38 grados.

El seguimiento de las autoridades sanitarias se extendió a 52 personas más, 22 de ellos miembros del personal sanitario del Hospital de Alcorcón, a donde acudió primero la auxiliar de enfermería contagiada, y 30 más del hospital La Paz-Carlos III.

Este martes, personal sanitario se concentró en la entrada de varios centros hospitalarios para pedir explicaciones y que se asuman responsabilidades por el contagio con el virus del ébola de su compañera la auxiliar de enfermería que atendió a los misioneros repatriados de Sierra Leona y Liberia, que fallecieron en el hospital Carlos III. Los trabajadores de este último centro hospitalario pidieron la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

Un enfermero del Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, en el que se conoció el primer contagio de ébola en España, denunció las condiciones de seguridad del centro en relación con el virus.

El sanitario escribió en un blog en agosto pasado su inconformidad sobre las irregularidades que viven (al conocerse el caso del sacerdote Miguel Pajares), que es “una realidad en el día a día desde hace unos meses del personal de enfermería de la UCI” de dicho centro.

Consideró que había medidas insuficientes que ponen en riesgo al personal del hospital y denunció que el Ministerio de Sanidad modificó los protocolos generales de actuación a “su gusto para poder adaptarse a las carencias que tenía el hospital”.

El esposo de la auxiliar de enfermería infectada se encuentra en observación por la “exposición de alto riesgo sin protección” a la que estuvo sometido, aunque hasta el momento no muestra síntomas del contagio.

La otra enfermera que participó en el equipo médico que atendió al religioso Miguel Pajares y el misionero Manuel García Viejo, en el Hospital Carlos III, tiene síntomas, como diarrea, pero sin mostrar fiebre.

La auxiliar de enfermería Teresa, contagiada, evoluciona favorablemente, se dijo. Ella está siendo tratada con el suero de la misionera Paciencia Melgar, quien superó el virus.

Load More