Peritos, custodios y agentes, denuncian anomalías en Fiscalía de Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Cansados de la sobrecarga de trabajo, de salarios de hambre y de ser utilizados como bandera de la clase política, alrededor de 2 mil policías estatales adscritos a la Fiscalía Zona Centro denunciaron que sus mandos superiores manipulan las estadísticas criminales y que la plaza se está ‘calentando’ de nuevo.

A partir de la llegada del fiscal Sergio Almaraz Ortiz, dicen que los obligan a trabajar hasta 48 horas seguidas con lapsos cortos de descanso, que compran sus uniformes de trabajo, y que cubren sus viáticos sin el reembolso correspondiente, entre otras irregularidades.

Entrevistados en diferentes momentos, peritos, agentes de Ministerio Público, custodios y agentes estatales, que pidieron a la reportera no revelar sus nombres, confiesan también que desde hace unos días trabajan bajo la amenaza permanente de ser despedidos o arrestados.

El pasado sábado 4 convocaron a través de las redes sociales a un paro de labores para el lunes 6, pero las autoridades se encargaron de abortar el movimiento al llamar a decenas de elementos de Ciudad Juárez.

“El sábado hubo una junta a mediodía, con cada unidad y obvio hubo amenazas de que si traíamos algo lo dijéramos directo con el fiscal o con el gobernador en sus oficinas, pero sabemos que eso no funciona y la van a tomar contra nosotros”, dicen.

Actualmente la Fiscalía General está a cargo de Jorge Enrique González Nicolás, quien llegó procedente de Juárez. Al asumir el cargo, nombró en las áreas de mando a sus incondicionales, entre ellos Sergio Almaraz y al actual director de la Policía Estatal Única, Pablo Ernesto Rocha Acosta.

“El mismo fiscal de la zona centro es prepotente, sus escoltas se la pasan intimidándonos, peor que delincuentes. Nos tratan como si estuviéramos presos”, refieren.

Aparte del maltrato, una de sus principales quejas está relacionada con los descuentos salariales. Por ejemplo, por el servicio médico del Instituto Chihuahuense de la Salud (Ichisal) les quitan alrededor de 170 pesos quincenales, por la nueva Ley de Pensiones 750, y por el centro de esparcimiento otros 200.

Como nunca los consultaron, los inconformes no saben en realidad a dónde va a parar ese dinero.

“Tenemos que pagarle a Pensiones Civiles su deuda, un servicio que no tenemos ya que nosotros seguimos atendiéndonos
en Ichisal, servicio que también pagamos tenemos todo lo que va del año esperando el aumento de salario que se otorga por Ley y aun no tenemos, menos algún retroactivo”, dicen.

Los primeros en rebelarse fueron los agentes de la Policía Estatal Única.

Se quejan de que el director general de la corporación, Pablo Ernesto Rocha es una persona sin preparación académica que está acostumbrado a trabajar hasta el desmayo y a tratar al ñpersonal con insultos y palabras altisonantes.

A la Policía Investigadora, los obliga a trabajar de 18 a 20 horas seguidas todos los días. En los operativos, la carga de trabajo llegar a ser de dos días, sin alimentos y equipo de trabajo.

Los policías que se niegan a acatar sus órdenes son removidos de área o enviados a las poblaciones más escondidas de la sierra.

Comentarios

Load More