José Luis Valle: Filmar a contracorriente

Tras recibir el Premio del Jurado tanto en el World Cinema de

Ámsterdam, el pasado agosto, como en el Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz, a principios de este mes, el filme Las búsquedas se exhibirá a partir del jueves 23 en la Cineteca Nacional de México. Su realizador, José Luis Valle, aceptó conversar con Proceso la víspera de obtener el galardón en Francia.

BIARRITZ, Francia.- Confia José Luis Valle: ”Se dice que cada generación debe replantearse lo que es el cine”.Sin embargo, cuando se le pegunta si fue lo que pretendió hacer a la hora de lanzarse en la aventura singular de Las búsquedas, contesta, cauteloso:

”Por lo menos cuestioné lo que se nos enseña  en las escuelas de cine y lo que dictamina la industria cinematográfica. Gracias al entusiasmo de amigos, técnicos y actores que aceptaron trabajar sin cobrar  y a las llamadas nuevas tecnologías –que  ya no son tan nuevas– hicimos una película con un presupuesto de mil quinientos dólares, que filmamos en sólo siete días, con un equipo de sonido prestado, en base a un guión de nueve paginas, sin luces, sin vestuarios, sin maquillistas, pero, eso sí, con esencia.”

El resultado de los retos que se lanzaron a sí mismos José Luis Valle y sus ”cómplices” es una obra muy valiosa, filmada en blanco y negro, minimalista, austera, sin concesiones, profundamente humana y que preserva hasta el final su propio misterio.

Galardonada en los festivales de la Rivera Maya y de Monterrey como Mejor Película Mexicana, Las búsquedas –segundo largometraje del realizador,  que se exibirá a partir del  proximo 23 de octubre en la Cinetaca Nacional de México– ganó el Premio del Jurado tanto en el World Cinema de Amsterdam el pasado mes de agosto como en el Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz a principios del mes en curso.

Biarritz le trae buena suerte a José Luis Valle: el cineasta obtuvo además  una residencia de artista en el Castillo de Lizières para desarollar un nuevo proyecto. El año pasado Workers, su primera película de ficción, mereció el Abrazo de Oro en el mismo festival, lo que le permitió ser distribuida en Francia donde fue elogiada por la crítica (Proceso, 1968).

En vísperas de la entrega de sus premios el joven realizador de origen salvadoreño y naturalizado mexicano, conversó con la corresponsal. Participó en la plática Gustavo Sánchez Parra, el actor, quien interpreta con maestría y suma sobriedad el papel de Ulises, el protagonista atormentado de Las búsquedas, cuyo destino cruza el de Elvira, encarnada también con mucho comedimiento por Arcelia Ramírez.

El filme empieza con una escena de una sencillez avasalladora: un hombre  regresa a su casa, verifica que todo esté en orden, escribe una nota, sale al patio. Se oye un disparo. Su esposa regresa. Lee la nota: Mi amor, no quise dejar tiradero, estoy en el patio.

Luego, sin transicion alguna, aparece Ulises abriéndose paso en un mar de pasajeros que intentan subirse al Metro. Un carterista aprovecha los empujones para robarle su billetera. Se cierra la puerta. Ulises está desesperado e impotente,  atrapado en el vagón mientras el ladrón desaparece por uno de los pasillos. En la billetera se encuentra la única foto que Ulises tenía de su esposa y su hija, ambas fallecidas.

¿Por qué se suicidó el esposo de Elvira? ¿Cómo murieron la hija y la mujer de Ulises? No se sabrá nunca.

Elvira se encierra en su casa incapaz de entender lo que pasó y de enfrentar el vacío de su vida. Ulises se lanza en la búsqueda absurda del ladrón al que sólo vislumbró durante unos segundos. Pasa días y semanas observando sin descanso miles de rostros en las calles y en el Metro. Vive al acecho, concentrado, encerrado en su deseo de encontrar al ratero para matarlo. Se hunde en el caos del D.F. y, de repente, árida, inhóspita, ingrata y paradójicamente, la muy fotogénica Ciudad de México se va imponiendo como otro protagonista clave de Las búsquedas.

El azar reunirá a Elvira y Ulises… ¿Qué pasará con ellos ? No se puede contar más.

¿Ulises mata al ladrón? ¿No lo mata?

–¿Por qué hay tantas interrogantes sin respuestas en Las búsquedas?

–No me gusta la obviedad, me interesa la sutileza. Suelo trabajar con la misma línea aun si mis peliculas son muy distintas entre sí. Para mí todo reposa sobre la sugerencia, pinto con pinceladas ligeras y sugestivas. Y soy cada vez más radical en ese sentido. En Las búsquedas cuidé introducir apuntes sonoros casi imperceptibles y me interesó también mucho lo que aparece fuera de cuadro. Me importa lo implícito porque me gusta apelar a la inteligencia y a la subjectividad del espectador.

Interviene Sánchez Parra:

–Y a su imaginación tambien. Una de las cosas que más me entusiasmó en el guión fue precisamente que nada era explícito. Hay muchos elementos  entredichos, la psicología de los personajes está apenas esbozada. Pepe deja al espectador libre de imaginar sus motivaciones y el desenlace de la historia. No impone su visión. Respeta o despierta la creatividad del espectador. Ver la película se convierte asi en experiencia propia.

–¿En cierta forma José Luis nos invita a ser coautores de su película?

Contesta el mismo Valle:

–Me encantaría que así se sintiera el espectador. Sé que no es muy cómodo porque estamos acostumbrados a otro tipo de cine. En un ensayo que escribió sobre la imposibilidad de comunicación, Octavio Paz dio un ejemplo muy sencillo. Explicó: “Yo digo verde y cada quién se imagina su verde. Puede ser un prado, el color de una casa o de un suéter… De ahí se desprende la imposibilidad de llegar al otro”, concluyó Paz. Pero yo pienso que precisamente  se puede partir de esa diversidad de percepción para establecer otro tipo de comunicación muy enriquecedora. Pienso también que hay que quitar muchas cosas en el cine, que es necesario irlo depurando y destructurando. Mientras más  elementos se le quita, más se estimula la inteligencia del espectador y más se  excita el músculo de su imaginación.

Sólo 1,500 dólares

–¿Y es para impulsar su propia imaginación que se lanzó el reto de filmar Las búsquedas en condiciones tan espartanas?

–Varias motivaciones me llevaron a intentar hacer una película con sólo mil quinientos dólares. Las búsquedas no es un mero ejercicio formal, estilístico o de producción. Quise ir a contracorriente, demostrar que se puede hacer cine  fuera de las normas establecidas por las escuelas y la industria. En ese sentido mi película tiene una dimensión de manifiesto que aspiro a compartir con quienes sueñan con hacer cine pero que no saben cómo o que piensan que no se puede hacer cine sin recursos. Por eso al final de la película, antes de que aparezcan los créditos , el espectador puede leer detalles sobre el costo, el tiempo y las condiciones materiales de la filmación, sobre todo el proceso. Para mí el proceso de realización de Las búsquedas es tan importante como el resultado.

–¿Es también parte del manifiesto filmar en blanco y negro y prescindir de  la musica?

–No. Desde le principio pensé en blanco y negro porque la película trata  del  viaje interior de los dos personajes y muestra cómo los acontecimientos exteriores repercuten en el más hondo de los seres. El blanco y negro me pareció más apropriado.

–¿Y la ausencia de música?

–No me gusta que se utilice la música para reforzar cosas en el cine. En realidad hay muchos sentimientos que no necesitan ser enfatizados. Pienso en la ternura, el miedo, la emoción, la angustia, la soledad… En Las búsquedas   hubiera sobrado la musica, en cambio se reveló imprescindible la sinfonía  monótona y casi hipnótica de los ruidos del Metro, se impuso el bullicio de la calle y tambien  se impuso el silencio. Sé que el silencio perturba a muchos  espectadores totalmente moldeados por décadas y décadas de telenovelas en las que todo se exterioriza. Tan es así que los personajes hablan en voz alta aun cuando están solos. Se dicen por ejemplo: ¿Sabrá de mi Juan Alberto? o ¿Y ahora qué pasará con Consuelo? Es aberrante. Toca apelar a otro código y reintroducir un silencio justo. Lo que no se dice también es expresivo. Eliminé la música y las palabras inútiles en busca de algo más cinematográfico. Y quiero ir mas allá todavía en mis próximos proyectos.

Personaje importante de Las búsquedas, el azar se mostró tambien muy activo durante la filmación  de la película. Cuenta Valle:

”Ese rodaje fue un trabajo de equipo muy grato, muy lúdico. Todos teníamos el espíritu muy abierto para incorporar las sorpresas que nos iban a ofrecer la ciudad, el Metro, la luz natural. Primero reflexionamos juntos sobre el  guión muy escueto que escribí, y después, partiendo de esa base sólida de reflexión, nos lanzamos a filmar dejando un amplio margen a la improvisación de los actores y a las ocurrencias del azar. Apliqué el método de trabajo que utilizo para documentales. Nos sentimos muy libres.”

Enfatiza Gustavo Sánchez Parra:

”La última escena de la película me fascina. Habíamos pedido autorización para filmar en Nezahualcóyotl, pero cuando llegamos la policía no nos dio acceso al lugar donde queríamos trabajar porque se acababa de descubrir  ahí un cadáver.”

–¿En el lugar mismo donde Ulises planea matar al ladrón? ¿O sea que la realidad rebasó a la ficción?

–Así es. Ya sabe: en México eso pasa a menudo… Nos quedamos perplejos y brúscamente  se dio ese remolino que  levantó toda la basura. Pepe reaccionó de inmediato y filmamos estas imágenes insólitas. ¿Se imagina lo que hubiera costado en término de producción provocar artificialmente semejante viento que proyectó bolsas de plástico a cincuenta metros de altura?

Retoma la palabra José Luis Valle:

–Ese regalo del azar es un milagro para un realizador. Hay también un aspecto de nuestro trabajo como equipo que quisiera resaltar. Las búsquedas es una propuesta de creación muy horizontal en la que todos participan como  iguales: los actores, los técnicos, el realizador, la realidad y el espectador. Es  finalmente un ejercicio muy democrático de narrar.

–Hay una escena de ocho minutos sin corte en el Metro que…

–Ya sé… Me va decir que es una eternidad… Ulises se acaba de dar cuenta de que le robaron su cartera. Se derrumba. Quiere regresar al lugar donde lo despojaron. Pero tiene que esperar la próxima estacion para devolverse. Estos minutos son como una eternidad para él. Yo hubiera podido sugerir esa eternidad en forma más convencional, con cortes… Pero decidí correr el riesgo de aburrir al espectador… Busqué realzar la desesperación de Ulisses con ese  tiempo real, sin recurrir a códigos clásicos.

–¿Por qué escogió el plural para el título y no un singular más genérico?

–Porque estuvimos metidos en búsquedas de toda índole desde el momento en que empezamos a pensar en la película hasta el momento en que la acabamos: búsqueda narrativa, búsqueda –vana– de financiamiento, búsqueda de quien nos prestara un equipo de sonido. ¿Se da cuenta? Filmamos durante siete días con cinco equipos distintos. Porque los personajes también viven intensas búsquedas: Ulises busca físicamente al ladrón, pero también está sumergido en  una búsqueda interior, emocional, casi espiritual, y Elvira busca el sentido del suicidio de su esposo y el sentido de su propia vida. ¡Son tantas las búsquedas que se entrecruzan en una ciudad inmensa!

Inagotable y apasionado cuando habla de su trabajo, José Luis Valle se  vuelve  muy discreto cuando se le interroga sobre  su biogafía o sus proyectos. Sólo acepta contar que nació en El Salvador y que “al igual que miles de  familias  salvadoreñas” la suya huyó de la guerra civil de los años setenta y ochenta. Alude a una infancia vivida sucesivamente en Costa Rica, Nicaragua y  Cuba, y luego a estancias en otros países de America Latina. Menciona sus estudios en el CUEC  de México. Confía que por el momento vive entre Alemania y Argentina, y que su próxima película contará con un presupesto de más de 40 millones de pesos. ¿Su tema?:

”La vision de la guerra civil salvadoreña a través de los ojos de un niño  (contesta casi a pesar suyo). No es una película sobre la guerra, sino sobre lo absurdo de esa  guerra y de todo lo que ocurrió en el contexto extremo de estos años. Es mi primer acercamiento con mi país al que regresé hace poco, ya adulto… Creo que es todo lo que tengo que decir al respecto.”   

Comentarios

Load More