El explicable silencio de López Obrador

MÉXICO, D.F. (Proceso).-El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, ha evitado pronunciarse sobre la relación del exsecretario de Salud guerrerense Lázaro Mazón Alonso con José Luis Abarca, el prófugo expresidente municipal de Iguala.

Señalado hasta hace días como el elegido por López Obrador para ser el candidato de Morena para gobernador del estado, Mazón promovió a Abarca para que llegara a la presidencia municipal. A cambio, su hermano Luis Mazón quedó como suplente del alcalde, mientras que su hermana Fabiola es la secretaria de Desarrollo Social del ayuntamiento.

Mazón fue secretario de Salud hasta el pasado jueves 16, cuando el gobernador Ángel Aguirre Rivero lo destituyó “a efecto de que pueda acudir a las instancias legales correspondientes y pueda explicar sus relaciones que tenga, o tenía, con el presidente municipal prófugo José Luis Abarca”, como dijo el mandatario el mismo día, en conferencia de prensa.

Fuentes cercanas a Mazón refieren que Aguirre le comunicó que la decisión de destituirlo no la tomó él, sino que se trató de una exigencia del gobierno federal por los estrechos vínculos del funcionario estatal con Abarca.

Apenas el 8 de junio anterior, en Acapulco, López Obrador había destapado a Mazón como candidato a gobernador de Guerrero. Morena todavía no era formalmente un partido político.

Acompañado de los presidentes de los comités ejecutivos estatal y municipal de Morena, César Núñez y Marcial Rodríguez, el dos veces candidato presidencial sostuvo que la selección de aspirantes a cargos de elección popular se hacía con transparencia “porque en Morena no hay tapados. Eso del tapado viene de Porfirio Díaz y lo heredó el PRI”.

Comentó entonces que la candidatura de Mazón Alonso era el resultado de un acuerdo con los dirigentes estatales.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1981, ya en circulación)

Comentarios

Load More