Ejecutan a exdiputado local priista cercano a Manuel Añorve

MÉXICO, D.F. (apro).- En un mes el PRI enfrentó la ejecución de dos de sus diputados federales. El pasado 23 de septiembre, Gabriel Gómez Michel fue “levantado” y posteriormente ejecutado en Zapopan, Jalisco, y la mañana de este jueves el legislador suplente Gilberto Arturo Sánchez Osorio fue acribillado en esta ciudad.

Sánchez Osorio fungía como suplente de Manuel Añorve Baños, diputado federal por la cuarta circunscripción, que comprende los estados de Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala y el Distrito Federal.

La ejecución del legislador ocurrió afuera de su casa, en la delegación Coyoacán, cuando dos sujetos se acercaron a su auto y le dispararon en tres ocasiones en la cabeza.

De acuerdo con agentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, se descartó el robo como móvil, ya que no despojaron de sus pertenencias a López Osorio.

Las investigaciones establecen que dos personas de entre 30 y 35 años se aceraron directamente al diputado federal suplente y sin mediar palabra le dispararon en la cabeza. Inmediatamente después los agresores huyeron.

En la Cámara de Diputados, el guerrerense Manuel Añorve Baños demandó el esclarecimiento de los hechos y que se sancione a los responsables.

No obstante, evitó establecer si su compañero de fórmula tenía enemigos, y comentó que “no tenía mucho contacto con él”, sino más bien con Joel Ayala, dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y a quien le correspondió la posición política de la suplencia.

“No tenía mucho contacto con él y no creo que ayuden las especulaciones en una investigación que debe ser muy puntual, y donde estamos solicitando que se presente a los responsables que cometieron ese homicidio, que no solamente lastima a la familia de Gilberto Sánchez, sino que lastima a muchos que lo conocimos”.

Añadió: “Tuve la oportunidad de conocerlo en la CNOP (Confederación Nacional de Organizaciones Populares), él militó y trabajó como dirigente en algún cargo de esa confederación y particularmente en la FSTSE”.

Finalmente Añorve Baños comentó que “el suceso, como se presentó, ha generado mucha inconformidad”.

También se le cuestionó sobre los hechos ocurridos en Iguala, donde la manifestación de inconformidad por la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa provocó la quema del ayuntamiento de Iguala.

“He sido muy congruente en mis comentarios. Estoy convencido que hay que darle oportunidad a las autoridades correspondientes para que continúen con su investigación. Nosotros hemos estado en varias comparecencias, reuniones públicas y privadas sobre este tema –como integrante de la Comisión que investiga el caso que ha lastimado a la opinión pública nacional e internacional– de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa. Lo más importante es que todos sigamos concentrados, no solamente en la investigación y en aplicar todo el peso de la ley a los responsables materiales e intelectuales, sino en encontrar con vida a los 43 alumnos desaparecidos”, concluyó.

Manuel Añorve Baños fue presidente municipal de Acapulco, Guerrero, en dos ocasiones. En diciembre del año pasado expresó su interés de contender de nueva cuenta por la gubernatura del estado en los comicios del próximo año.

En enero de 2013, Manuel Añorve se enfrentó con el exgobernador de Guerrero, Rubén Figueroa Alcocer, a quien llamó asesino y lo acusó de orquestar una campaña de desprestigio en su contra.

“Permítanme comentarles que quien está orquestando los ataques en mi contra, es el asesino de Aguas Blancas, Rubén Figueroa Alcocer”, escribió entonces en su cuenta de Twitter.

Y también acusó al hijo del exmandatario, Rubén Figueroa Smutny, de orquestar una campaña de difamación en su contra en las redes sociales.

“Ruben Figueroa Alcocer es quien me ha estado mandando a su junior bipolar a estarme agrediendo sistemáticamente en redes sociales“, escribió en @manuelanorve.

Y es que en 2012 Figueroa Smutny acusó a Añorve, desde su página en Facebook, de haberse robado 100 millones de pesos que estaban destinados para su campaña a gobernador.

El hijo del exgobernador escribió en aquel año: “Manuel Enormes Daños, narcopresidente municipal de Acapulco”, y le imputó haber recibido 2 millones de dólares de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, detenido en agosto de 2010 por la Policía Federal, además de advertir que mostraría el expediente abierto.

Comentarios