Lázaro Mazón insiste en deslindarse de acciones criminales de Abarca

MÉXICO, D.F., (apro).- Lázaro Mazón, destituido de su cargo como secretario de Salud en Guerrero para esclarecer su relación con el fugado alcalde de Iguala, José Luis Abarca, afirmó que no tiene nada que esconder y está dispuesto a ser investigado.

Sin embargo, dijo que no responde por ningún amigo, familiar o conocido. “Cada quien es responsable de sus acciones”, afirmó en entrevista con Radio Fórmula.

Mazón comentó que salió alrededor de la una de la madrugada de este jueves de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) a donde acudió en calidad de “invitado” para declarar sobre su relación con Abarca, acusado por el gobierno federal de haber ordenado el ataque contra los normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre.

Ahí, dijo, explicó cómo conoció al exalcalde de Iguala y cómo empezó una relación con él.

Dijo que su mamá y la de José Luis Abarca fueron muy amigas pero que la relación con José Luis Abarca inició cuando éste lo buscó para participar en la campaña de Ángel Aguirre para gobernador de Guerrero.

“Él se acercó, quería hacerle un evento (a Ángel Aguirre) en el centro joyero; se agendó una cita con el entonces candidato”, dijo. En ese entonces, precisó, Abarca era presidente de la asociación de comerciantes del Centro Joyero de Iguala.

“Esa vez lo acercamos al candidato (Ángel Aguirre) y él (José Luis Abarca) se acercó mucho a la campaña”.

Según Mazón, quien puso a disposición del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) su nominación para contender por el gobierno de Guerrero, fue vinculado con Abarca a raíz de la difusión de unas fotografías.

“El asunto es que se publicaron unas fotos donde estoy levantando la mano a José Luis Abarca, se empezaron a difundir en medios sobre la cercanía que yo tenía con él, y fue una de las razones por las que me citaron”, dijo.

Cuando se supo de su relación con Abarca, siguió, el secretario de Gobierno del estado, Jesús Martínez Garnelo, le llamó por teléfono para avisarle que el gobernador Ángel Aguirre pedía su renuncia.

“Yo era el empleado y él era el jefe, así que dije que sí. No entendí, pero mandé la renuncia y en la conferencia de prensa, Ángel Aguirre dijo que me solicitó la renuncia para que pudiera ir a declarar libremente”, explicó.

Lázaro Mazón negó tener negocio alguno en el Centro Joyero y la Plaza Galerías Tamarindos, en Iguala, o ser socio comercial de Abarca, dueño de la segunda.

Mazón también habló del día del ataque de policías municipales contra los normalistas de Ayotzinpa el 26 y 27 de septiembre que dejó un saldo de tres estudiantes muertos, veintena de heridos y 43 desaparecidos.

Dijo que la madrugada del 26 acudió al hospital al que fueron llevados los heridos.

“El día de los hechos yo estuve desde la una de la mañana pendiente de ellos, de que les dieran una buena atención. Yo comparto muchas de sus demandas sociales”, comentó pero afirmó que los estudiantes no le contaron lo sucedido porque tenían mucho miedo.

El exfuncionario refirió que regresará a Chilpancingo, donde tiene pendiente la entrega de la Secretaría de Salud, y luego regresará a Iguala, donde tiene su residencia.

Sobre si Ángel Aguirre debe o no separarse del gobierno de Guerrero, dijo:”Es una decisión que él debe tomar y ser valorada muy cuidadosamente; es una decisión de él; es él que va a decir si renuncia al gobierno”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso