Katzarava y el Ensamble de la Universidad

GUANAJUATO, Gto.– Uno de los eventos más esperados de la edición 42 del Festival Internacional Cervantino (FIC) lo fue el concierto de María Katzarava y la pianista francesa Hélène Blanic en el Teatro Juárez.

María Katzarava no nos decepcionó pese a que no se sabía bien las obras de la primera parte y las estaba leyendo y a veces marcando el compás. Ella canta con una solvencia impresionante, poco usual en una jovencita de 29 años. Pero hubiera sido mejor que se supiera esas obras.

La pianista Hélène Blanic tocó como se vistió, ¡mal, vamos!: Pantalones, una camisa deslucida, zapatillas. Respecto a lo musical, los dedos se le enredaban a veces, no domina el repertorio, sonido pequeño y tímido. Se veía que es la primera vez que tocaban en público este material, como lo dijo Katzarava en rueda de prensa. El nivel resultó el de un buen ensayo, muy por debajo de lo que debiera ser en el FIC.

Comenzaron con una delicia de ciclo de seis canciones de Héctor Berlioz (1803-1869) “Les nuits d’été” (1841) con textos del poeta Théophile Gautier (1811-1872), originalmente escritas para piano y voz, aunque más tarde el propio Berlioz las orquestó. Siguieron dos canciones de Rajmáninov, un aria de la ópera Béatrice et Bénédict de Berlioz y la exquisita canción “Aprés un rêve”, de Fauré.

En la segunda parte Katzarava ya mucho más dueña de sí misma, cantó arias de ópera, varias de ellas que ya ha cantado muchas veces en los teatros. Arias de  Turandot y Madama Butterfly de Puccini, de Romeo et Juliette de Gounod. La pianista no mejoró; se advierte que es una buena repasadora, pero tocar en público es otra cosa. El subtitulaje falló, se quedó apagado toda un aria de Puccini.

El conjunto barroco

Al contrario del concierto anterior, de éste no esperábamos gran cosa y nos sorprendió muy gratamente. Este Ensamble Barroco creado en (2008) está compuesto por estudiantes de la universidad, algunos son músicos, otros no, alumnos de diversas facultades de la propia universidad. Un programa con música de Antonio Vivaldi (1678-1741) nada fácil: dos conciertos para dos violines, otro para dos violines y violoncello, y dos cantatas una para soprano y la otra para contratenor. El director concertador, el maestro italiano Fabrizio Ammeto, un especialista en Vivaldi que ahora está trabajando en la Universidad de Guanajuato, es un hábil violinista y violista y sin duda sus conocimientos los ha transmitido generosamente a sus pupilos.

El concierto se tituló “Vivaldi instrumental vs Vivaldi Vocal” Afinados y juntos, todos tocan bastante bien. Claro que no son I Musici ni nada que se les parezca, pero no creo que haya otra universidad en el país donde exista un ensamble barroco de esta calidad y tocando ni más ni menos que a Vivaldi, y con este tan buen nivel.  

Comentarios

Load More