Acuerdan México y EU poner fin a pleito por importaciones de azúcar

Un trabajador en un ingenio azucarero en Veracruz. Foto: Carlos Tischler Un trabajador en un ingenio azucarero en Veracruz. Foto: Carlos Tischler

MÉXICO, D.F. (apro).- Los gobiernos de México y Estados Unidos iniciaron un acuerdo para suspender las averiguaciones en contra de la comercialización de azúcar mexicana hacia el vecino país del norte.

Según la Secretaría de Economía (SE), encabezada por Ildefonso Guajardo, “la base del acuerdo radica en el reconocimiento de que el mercado de azúcar estadunidense está altamente regulado y que en éste se registra históricamente un déficit estructural”.

El acuerdo establece una cuota basada en una fórmula que garantiza que México tendrá un acceso preferencial para abastecer el déficit en el mercado de azúcar estadunidense.

Asimismo, se acuerda un mecanismo ordenado para el suministro de las exportaciones de azúcar mexicana a lo largo del año de producción de la zafra, sin detrimento de los intereses de México.

Finalmente, los gobiernos establecieron un mecanismo de precios mínimos de referencia para las exportaciones mexicanas de azúcar estándar y refinada hacia la Unión Americana, congruente con la legislación y políticas públicas de dicho país en la industria azucarera.

A dos meses de que el Departamento de Comercio de la Unión Americana impusiera cuotas arancelarias al endulzante con motivo de su elevado subsidio por parte del gobierno mexicano, hoy los dos países retomaron el diálogo en Washington y se someterá a consulta pública en los siguientes 30 días.

De acuerdo con el subsecretario de Comercio del vecino país del norte, Stefan Selig, con el nuevo “Acuerdo de Suspensión” se anularían las investigaciones de subsidios y dumping en contra del azúcar nacional, además de que este producto entraría libre del cobro de derechos compensatorios por subsidios a territorio estadounidense.

Las cuotas que entraron en vigor el pasado 26 de agosto fueron las siguientes: 2.99% ad-valorem para tala, porcentaje que, de acuerdo con la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), podría aplicarse para Grupo Azucarero México; 17.01% ad-valorem para los ingenios del Fideicomiso Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA), así como 14.87% ad-valorem para todos los demás grupos azucareros.

En aquella ocasión, la CNIAA consideró injusto esta imposición de cuotas, tomando en cuenta los niveles tan grandes con los que Estados Unidos subsidia a su sector agrícola, así como la falta de programas de apoyo en México que se equiparen.

La Cámara agregó que “esta decisión podría afectar el delicado balance del comercio bilateral en materia de edulcorantes, ya que Estados Unidos exporta fructosa de maíz a México y México requiere exportar azúcar de caña a América del Norte”.

Hoy Stefan Selig señaló que “los acuerdos deben proveer estabilidad crítica, en un mercado que es importante para ambos países, asegurando que los granjeros y refinadores de azúcar en Estados Unidos tengan la oportunidad de competir en un terreno de juego parejo”.

En 2011, México colocó un millón 389 mil toneladas de azúcar en Estados Unidos; en 2012 la cantidad aumentó a 941 mil toneladas y en 2013 se disparó a 2 millones 065 mil toneladas, equivalentes a mil 65 millones de dólares, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

De acuerdo con la Asociación de Usuarios de Endulzantes de Estados Unidos (SUA por sus siglas en inglés), la demanda de la industria estadunidense contra el azúcar mexicana elevó los precios del insumo y permitió a los quejosos ganar mercado a costa de México.

Mientras, la Central Campesina Cardenista (CCC) alertó que la decisión “unilateral” estadunidense afectará directamente a 170 mil productores de caña; así como a 500 mil trabajadores directos y más de dos millones de personas que laboran indirectamente en la industria cañera-azucarera nacional.

Comentarios

Load More