Alaíde Foppa

La frase convencional para referirse al documental realizado por Mari Carmen de Lara y Leopoldo Best, Alaíde Foppa, La sin ventura (México, 2014), sería que llena el vacío sobre la vida y obra de esta crítica de arte, poeta y precursora del feminismo en México; pero dadas las condiciones de su desaparición durante el gobierno del general Lucas García en Guatemala, la calidad de su poesía y la importancia que esta académica tuvo en los medios intelectuales del México de los setenta, sólo hacen más patente el hueco y el riesgo de olvidar su vida y su muerte.

Injustamente olvidada, documenta el reportaje de Columba Vértiz en estas mismas páginas. Mari Carmen de Lara asume la responsabilidad de rescatarla para la memoria colectiva en este año en el que se cumple el centenario de su nacimiento (1914-1981); la tarea no era fácil, reunir testimonios de familiares y amigos, recurrir a material de archivo, principalmente radiofónico y periodístico, viajar a Guatemala.

Una secuencia, bien resuelta en el documental, posterior a la desaparición de Alaíde Foppa en un corto viaje a Guatemala, a base de recortes amarillentos de periódico, da cuenta de la falta de la escasez de documentos.

Claro, el caso de Alaíde Foppa es uno entre los miles y miles de desaparecidos (dos hijos de ella también fueron eliminados por el ejército guatemalteco), y da escalofrío pensar que su detención, muerte y tortura ocurrieron justo en la frontera de al lado, que en nuestros países haya gobernantes y maleantes que sigan ejerciendo su autoridad asesinando y enterrando en fosas comunes; justo por ello un documental como este tiene que ser visto y comentado por todo el público.

Realizado con poco presupuesto, Alaíde Foppa, La sin ventura combina un estilo muy llano con los testimonios de familiares y amigos; quienes hablan son los hijos sobrevivientes, Julio, Silvia y Laura Solórzano Foppa; o son amigos y colaboradores como Elena Poniatowska, Martha Lamas, Eli Bartra, o el historiador Arturo Taracena, entre otros. Pero el tono desenfadado se apoya en una estructura académica; primero se descubre el lugar en Guatemala donde vivió la escritora, se introduce material del archivo familiar, la personalidad de Alaíde se construye con testimonios y el tema del asesinato y la impunidad se introducen gradualmente. No falta un panorama sobre la accidentada historia guatemalteca.

Quizá la estructura formal retrase un poco más de la cuenta el descubrimiento del encanto del personaje, y se corra el riesgo de que quienes no conocen el asunto, pierdan interés; la dulzura de la voz de Alaíde, y su extraordinaria capacidad de articulación deberían cubrir toda la historia; pero la espera se recompensa con la revelación de la poesía de Alaíde Foppa, que perfora el largometraje de principio a fin.

Comentarios