Recluyen a exalcalde de Iguala en penal del Altiplano; a su esposa la arraigan

MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, fue recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso), número 1 del Altiplano, en el Estado de México, por los delitos de delincuencia organizada, secuestro y homicidio calificado, en cumplimento a la orden de aprehensión librada en su contra el pasado 24 de octubre.

En el caso de su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, un juez federal especializado le impuso la medida cautelar de arraigo por 40 días.

La Procuraduría General de la República (PGR) no ha dado a conocer el contenido de las declaraciones de la pareja sobre el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre, presuntamente por órdenes de Abarca Velázquez, quien pretendía evitar que los estudiantes llegaran a un evento presidido por su esposa.

La dependencia tampoco informó que durante los operativos montados la madrugada del 4 de octubre en la delegación Iztapalapa para realizar las detenciones, Yazareth Abarca Pineda, hija de ese  matrimonio, fue detenida junto con Noemí Berumen Rodríguez, a quien acusan de encubrir a la pareja.

Yazareth Abarca, fue llevada a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada (SEIDO), donde rindió su declaración. Una vez que concluyó, fue puesta en libertad.

Según el periódico Excélsior, la hija de los Abarca se encargaba de ir por la comida para que sus padres no salieran del domicilio donde se escondían.

En un comunicado, la PGR informó que el traslado del exalcalde de Iguala se realizó este miércoles a las 17:10 horas. Agregó que quedó a disposición del Juez Primero de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en Tamaulipas, con sede en Matamoros.

Sin embargo, aclaró que este proceso es independiente del resultado de las investigaciones que continúa la Procuraduría sobre Abarca Velázquez.

El matrimonio Abarca-Pineda fue detenido a las 2:30 de la mañana del pasado martes en un operativo simultáneo con la Policía Federal en la delegación Iztapalapa, en la Ciudad de México.

La casa en la que se encontró a la pareja parecía abandonada y la razón por la que comenzaron las sospechas contra Noemí Berumen Rodríguez fue que, sin motivo aparente, parecía entrar a una casa inhabitada.

La noche de este miércoles, Gabriela Berumen, hermana de Noemí, negó en entrevista para Milenio Televisión, que su familia tenga nexos con la pareja.

Ayer, el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, informó que el exalcalde de Iguala y su esposa se ocultaban en una casa que aparentaba estar deshabitada y que les prestó Noemí Berumen Rodríguez, amiga de su hija.

Gabriela Berumen admitió que la hija de los Abarca, es amiga de ella y su hermana desde que fueron compañeras en la Universidad Anáhuac del Sur. La amistad se reforzó cuando las hermanas Berumen donaron sangre para Yazareth Abarca Pineda.

“La mamá se acercó a darnos gracias. Nada más. En realidad mis papás y los papás de ella nunca se juntaron que yo sepa”, señaló.

De acuerdo con la PGR, Abarca y Pineda son los operadores en Iguala del grupo delictivo Guerreros Unidos, al que presuntamente fueron entregados los 43 normalistas por parte de agentes de policía municipal de Cocula, cómplices de los acusados.

El portal sinembargo.mx publicó que José Luis Abarca Velázquez obtuvo un amparo que impidió a policías federales que lo detuvieran durante un acto político de campaña por la alcaldía en abril de 2012, por el delito de evasión fiscal.

La solicitud de amparo indica que el 20 de abril de 2012, ocho efectivos federales intentaron ejecutar la orden de aprehensión: “Encontrándome en un acto público político masivo, dadas las próximas elecciones municipales en el municipio de Iguala (sic), Guerrero, el día 20 de abril del año en curso (2012), aproximadamente a las 11 horas, se presentaron ocho personas, tres mujeres y cinco hombres, quienes dijeron ser agentes de la Policía Federal con residencia en esta ciudad de Iguala, sin identificarse ni mostrar orden escrita alguna, dijeron a los compañeros que participaban en el acto público, que traían orden de detenerme para presentarme ante el Ministerio Público federal de Iguala”.

Según el documento, dada la naturaleza del acto público y la oposición de los concurrentes, “los policías se quedaron a los alrededores, pero con una actitud de realizar la detención, por lo cual me dirigí a la casa de una conocida, en el número 15-bis de la calle Jacarandas de la colonia La Floresta, código postal 40090, de esta ciudad, donde fuera del lugar se han apostado personas por demás significativas del carácter de policías, por lo que me encuentro en peligro de perder mi libertad, de la que siempre he gozado”.

La suspensión provisional se solicitó ante el juzgado noveno de distrito con sede en esta ciudad en contra de la PGR, la SEIDO, el director general de investigación policial de la PGR, el director general de control de averiguaciones previas, el titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), el delegado y el subdelegado de la PGR en Guerrero, el titular de la jefatura regional de la AFI, el Agente del Ministerio Público Federal y el comandante de la Agencia Federal de Investigaciones con residencia en Iguala.

A mediados de junio de 2013 Abarca, su esposa y el exsecretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez –actualmente prófugo– se habían amparado ante el juzgado noveno de distrito con sede en Iguala, señalados por la desaparición y asesinato del dirigente de la Unidad Popular (UP), Arturo Hernández Cardona, así como de Félix Rafael Bandera Román y Ángel Román Ramírez.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso