CNDH “trabaja para limpiar la imagen del Estado mexicano”, acusan ONG

MÉXICO, D.F. (apro).- Organizaciones populares, indígenas, estudiantiles y de derechos humanos clausuraron de manera simbólica las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en repudio al trabajo que ese organismo hace para “limpiar la imagen del Estado mexicano” y “mantener la impunidad”.

En un comunicado, el Comité de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo y el Comité Cerezo México, entre otras agrupaciones, afirman que las desapariciones forzadas en México forman parte de una política sistemática del Estado mexicano.

“Son una grave violación a los derechos humanos, un crimen de Estado, un crimen de lesa humanidad que, en la actualidad, tiene como finalidad eliminar o neutralizar a las organizaciones sociales que se oponen a la profundización del neoliberalismo, así como generar terror y zozobra en el resto de la sociedad”.

Y la clausura simbólica de la CNDH, detallan, obedece a que esa institución es actualmente “un mecanismo estatal para mantener la impunidad, es decir, para evitar que los perpetradores de las violaciones a los derechos humanos sean juzgados y sancionados, para evitar que las víctimas alcancen su derecho a la justicia y para ocultar la verdad de los actos de terrorismo de Estado”.

De acuerdo con el texto, de las 215 mil 545 quejas recibidas en los últimos cinco años, la CNDH sólo emitió 413 recomendaciones, menos de 0.2%. Para ese organismo, agrega, “la militarización, el paramilitarismo, la tortura, el arraigo, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición forzada no existen”.

Los firmantes recalcan que no se trata de un problema de titular, sino de un actuar institucional planificado para ocultar el sufrimiento de miles de víctimas y de limpiar la imagen del Estado mexicano.

Durante décadas, añaden, la desaparición forzada se dirigió principalmente en contra de luchadores sociales. “No existe en la historia de nuestro país un solo periodo de gobierno en el que las desapariciones forzadas no se hayan cometido, sin embargo, es a partir de 2006, con la supuesta ‘guerra’ en contra de la delincuencia organizada, cuando la desaparición forzada se desarrolla en contra de amplios sectores de la sociedad como un mecanismo de control y parálisis social”.

Fue una política de Estado que incrementó de manera alarmante los casos de desaparición forzada en el país, “por ello afirmamos que la desaparición forzada de los 43 normalistas no es un hecho aislado, sino la continuidad de una política de Estado que sólo en el estado de Guerrero desapareció a más de mil 200 luchadores sociales durante el periodo conocido como guerra sucia”.

La desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, subrayan, ha puesto nuevamente al descubierto la situación grave de las desapariciones forzadas en el país.

“Este caso ha volcado la indignación y la movilización de millones de personas que exigen su presentación con vida, sin embargo, como sociedad debemos condenar tanto las desapariciones forzadas como las ejecuciones extrajudiciales, el desplazamiento forzado, la prisión por motivos políticos y todos los crímenes que se han venido cometiendo de manera sistemática en contra de miles de familias mexicanas”.

Consideran, asimismo, que la destitución del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y el encarcelamiento de funcionarios públicos por su responsabilidad en la masacre de Iguala, no son medidas suficientes para cumplir la exigencia de justicia, en tanto que el problema se pretende abarcar como un hecho local, estatal y aislado, y no como lo que es: una política del Estado.

“Por ello, la consigna ‘vivos se los llevaron, vivos los queremos’, tiene que retumbar en cada rincón del país con un contenido de lucha por la presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos”.

Finaliza el texto: ¡Ante un hecho como la desaparición forzada de los compañeros normalistas, no es suficiente la indignación y el coraje, se hace necesaria la organización popular para frenar estas embestidas de parte del Estado y luchar por una sociedad más justa”.

Comentarios