Increpan en Chihuahua a Chuayffet por Ayotzinapa; en el DF, desalojan San Lázaro por protesta

MÉXICO, D.F. (apro).- Por cuarto día consecutivo desde que la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer la versión oficial sobre el destino de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, estudiantes, maestros y ciudadanos salieron a las calles para exigir justicia.

Las movilizaciones no estuvieron exentas de actos de violencia y de enfrentamientos con las fuerzas del orden, en particular en los estados de Guerrero y Michoacán, donde normalistas y maestros de la CNTE arremetieron contra sedes estatales de partidos políticos. También se registraron bloqueos carreteros, tomas de casetas y manifestaciones espontáneas.

En Chihuahua, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, fue increpado por universitarios de Parral y en esta capital la Cámara de Diputados fue desalojada, luego de surgir el rumor de que una manifestación de estudiantes iría hasta ese lugar.

Los hechos más graves ocurrieron de nueva cuenta en Chilpancingo, Guerrero, donde unos 500 integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), acompañados por estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, prendieron fuego a la sede estatal del PRI.

Con palos y tubos rompieron candados, vidrios y destruyeron material y mobiliario. También realizaron pintas y prendieron fuego a oficinas alternas.

Hasta ese lugar llegaron elementos de la policía antimotines, lo que originó un enfrentamiento. Los uniformados fueron recibidos con piedras y palos por parte de los manifestantes tras una gresca en la que ambos bandos intercambiaron proyectiles. Luego los uniformados lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes pero estos respondieron lanzando cohetones.

Un mando de la policía guerrerense se acercó a los manifestantes para dialogar con ellos y negociar una tregua para que permitieran el acceso de Protección Civil y bomberos para controlar el incendio.

Los maestros acordaron replegarse con la condición de que no se detuviera a ninguno de los manifestantes. Los policías se replegaron pero volvieron a encenderse al afirmar que los policías habían detenido a dos personas por lo que retuvieron al subsecretario de Seguridad Pública estatal, Juan José Gatica Martínez y afirmaron que lo retendrían hasta que liberaran a los dos presuntos detenidos.

Poco más de dos horas después los maestros entregaron al mando policiaco al Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y confiaron en que al entregarlo también sean liberados sus compañeros.

Los miembros de la CETEG afirmaron que el enfrentamiento con los policías dejó un saldo de 25 maestros heridos, 15 de los cuales requirieron hospitalización, y responsabilizaron al gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez, por la represión que sufrieron.

Por su parte, unos 400 alumnos adheridos a la Coordinadora Estudiantil de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), marcharon de la alameda central Francisco Granados Maldonado hacia Ciudad Universitaria (CU) Sur para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Durante el trayecto, estudiantes de diferentes carreras y preparatorias marcharon con fotografías de los 43 desaparecidos pegadas en sus playeras y con los números del 1 al 43.

Iniciaron su marcha alrededor de las 9:30 horas en la alameda ubicada al sur de Chilpancingo y la culminaron en la avenida Lázaro Cárdenas, a unos metros del Congreso del estado, donde realizaron un mitin.

Ahí afirmaron que su postura no es la del rector Javier Saldaña Almazán, quien canceló una manifestación convocado para este martes. “Vamos a apoyar a Ayotzinapa, porque su dolor es nuestro, su exigencia es nuestra”, compartió una joven en el mitin.

En Morelia, Michoacán, normalistas de los ocho planteles del estado también arremetieron contra sedes de partidos políticos. Días antes lo hicieron en las del PRI y PRD y hoy ocasionaron destrozos en las del PAN y Nueva Alianza como parte de las acciones de protesta que llevan desde hace más de un mes por la desaparición de los 43 normalistas.

Cerca de las 11:00 horas, encapuchados y a bordo de camiones, decenas de normalistas de Tiripetío llegaron a la sede del PAN ubicada en la colonia Chapultepec Sur y causaron destrozos.

Simultáneamente, otro grupo hacía lo propio en el edificio del Partido Nueva Alianza sin que los elementos de la Fuerza Ciudadana intervinieran.

Más tarde, se trasladaron a la sede estatal del PRD donde realizaron un mitin y pintaron grafitis en el edificio.

Los normalistas exigieron la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto y llamaron a la comunidad para sumarse a su protesta y su lucha por una sociedad en paz y libre. Dijeron que protestar ya no sólo es un derecho, sino una obligación.

En Chihuahua, estudiantes universitarios de Parral se manifestaron en un evento que presidió el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, a quien le exigieron justicia en el caso de los normalistas de Ayotzinapa y paz para el país.

Alumnos de la escuela normal Miguel Hidalgo –plantel que había enviado a 20 normalistas a la Sierra Tarahumara, de los cuales 15 regresaron la semana pasada porque no encontraron condiciones para laborar– también estuvieron presentes.

La manifestación en la que participaron alumnos de las universidades de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), Universidad Tecnológica de Parral, Universidad Regional del Norte y la Universidad Pedagógica Nacional, fue pacífica y respetuosa.

Walter Franco, uno de los universitarios, dijo que como miles de estudiantes del país, sienten impotencia por los hechos que están pasando pero necesitaban que las autoridades sepan lo que sienten los jóvenes de Parral porque regularmente no son escuchados y su deseo es ir más allá de las redes sociales.

Chuayffet estuvo acompañado por el gobernador César Horacio Duarte Jáquez, quien es de esa tierra de Parral, para inaugurar las instalaciones de la Universidad Tecnológica de Parral y del estado olímpico en esa ciudad, que se desarrolló en medio de un fuerte operativo de seguridad.

En Oaxaca, estudiantes de la Normal Rural Vanguardia, de la Villa de Tamazulapam del Progreso, Oaxaca, tomaron la caseta de cobro de San Pablo Huitzo, en el valle de Etla, para exigir justicia en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los jóvenes realizaron dieron paso libre a los vehículos y realizaron un “boteo” en el sitio a fin de reunir fondos para su movimiento en el que hoy también contaron con la participación del Centro Regional de Educación Normal de Oaxaca (CRENO).

Estudiantes de la Normal Rural de Ciudad Ixtepec y de la Escuela Normal Urbana del Istmo, bloquearon la carretera en la zona del Istmo de Tehuantepec y realizaron pintas en oficinas gubernamentales.

Además los mil 873 estudiantes de las 11 normales de Oaxaca reunidas en la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO), acordaron estallar un paro general de labores indefinido, a partir del próximo lunes, hasta lograr el esclarecimiento de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

En la zona de la mixteca, estudiantes de la Normal de Teposcolula denunciaron que fueron atacados por policías, uno de los cuales accionó su arma cuando estaban concentrados para definir sus acciones de protesta.

En el Distrito Federal, alumnos de la Universidad La Salle realizaron una protesta en la inauguración del foro La implementación de la reforma constitucional en derechos humanos, en el que estuvo presente el director general de la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la PGR, Juan Carlos Arjona, y Santiago Corcuera, del Comité sobre Desapariciones Forzadas de la ONU.

Durante el evento un grupo de estudiantes de Derecho se levantó de sus lugares y desplegaron una manta con la frase:

“En México a los jóvenes los secuestran, asesinan o criminalizan. Soñamos con un país libre de violencia y de injusticia, y lo vamos a conseguir. ¡Exigimos justicia para nuestros 43 compañeros normalistas!, ¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!”. La manta remataba con el hashtag #LaSallistasconAyotzinapa.

Luego, cuando iniciaba la mesa de discusión y el papel de la cooperación internacional y la implementación de la reforma constitucional en derechos humanos, otro grupo de lasallistas exhibió fotografías de cada uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desparecidos.

José María Aramburu, director de la Facultad de Derecho de esa casa de estudios, dijo que la universidad “se une a este grito de silencio por la paz y justicia de todos, y en particular de los mexicanos”.

Por la tarde, alrededor de las 17:00 horas, la Cámara de Diputados fue desalojada ante el eventual arribo de manifestantes que apoyan el movimiento de la normal de Ayotzinapa.

Unos siete camiones de la Policía Federal (PF), un camión de bomberos y dos ambulancias fueron alistadas en el sótano de la sede legislativa ante cualquier eventualidad.

Los elementos federales equipados con escudos, toletes y algunos extintores, resguardaron cada uno de los accesos al Palacio Legislativo.

Salen a las calles con veladoras para pedir justicia

Una singular iniciativa ciudadana convocada a través de las redes sociales para pedir justica en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa y paz en México, generó impacto en distintos puntos de la ciudad  y el país.

Decenas de personas atendieron al llamado difundo a través de redes sociales denominada “Una luz por México”, mediante la que se convocó a la ciudadanía a salir a las 19:00 horas a la banqueta del lugar donde se encontrara y encender una veladora para formar “una cadena infinita de mexicanos que dicen “Basta de destruir México”.

“Por un México que brinde un futuro digno a la juventud, enciende la luz”, se lee en la convocatoria.

Fotografías de la iniciativa ciudadana fueron publicadas en Twitter. En algunos parques las personas encendieron veladoras formando el número 43, en alusión al número de normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre.

Algunos ciudadanos portaban pancartas para invita a los transeúntes a participar en la protesta simbólica con mensajes como: “#YaMeCansé de tanta injusticia”, “No quiero ser el 44” o “Toca el claxon por Ayotzinapa.

Los usuarios subieron sus fotos y mensajes de solidaridad con el hashtag #LuzParaMéxico, que se ubicó entre los 10 temas más comentados de Twitter en México.

Comentarios

Load More