Ríos de dinero, pobres expectativas

México ha gastado más de 3 mil millones de pesos en prepararse para los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, que están por comenzar. Sin embargo –y en el mejor de los casos– todo ese esfuerzo sólo se traducirá en dos preseas de oro más que las obtenidas hace cuatro años, según cálculos oficiales. Así, lo previsible es que Cuba vuelva a encabezar el medallero, pese a la abismal diferencia en cuanto a recursos y oportunidades entre ambos países.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- México tiene muy pocas posibilidades reales de encabezar el medallero en los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) que se realizarán en Veracruz a partir de este viernes 14. No bastará ni ser el país sede ni el presupuesto histórico que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) ha ejercido desde 2007 ni participar con la delegación más numerosa de la región. Cuba, pese a sus carencias económicas, es la firme candidata a ceñirse la corona.

Los JCC son la primera competencia del ciclo olímpico en el sexenio de Enrique Peña Nieto, y el presidente ya está enterado de que el director de la Conade, Jesús Mena, no logró integrar una delegación competitiva para derrotar a los cubanos, quienes históricamente han dominado esta justa, la de menor nivel regional.

La dejadez con la que Mena preparó el compromiso deportivo es tal que ni siquiera fue él quien dio a conocer el número de medallas que México espera conseguir. El 29 de octubre, en conferencia de prensa, el subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Othón Díaz Valenzuela, anunció que la delegación nacional se colgará 133 preseas doradas. Además, estimó que caerán 107 platas y 124 bronces.

Esta proyección fue hecha con base en los reportes que las federaciones deportivas entregaron a la Conade, que a su vez se basaron en los resultados de los atletas desde 2013. Sin embargo, el cálculo se realizó antes de que se supiera que 11 pruebas fueron canceladas en virtud de que no se reunió el mínimo de países participantes. Por esta razón, la expectativa se reduce a 129 oros, puesto que México aspiraba al triunfo en cuatro de las disciplinas suprimidas.

Ese pronóstico oficial difiere del que funcionarios de la Conade manifiestan fuera de micrófonos. Esas autoridades sostienen que se obtendrán 93 medallas doradas. Otras 40 estarán “competidas” y 25 de ellas se disputarán en duelos directos con cubanos. El resto serán peleadas con Colombia y Venezuela. En este escenario, México tiene la posibilidad real de cosechar entre 110 y 115 primeros lugares. De acuerdo con estos cálculos, la delegación de Cuba puede superar los 130 metales de oro.

“Quiero establecer que pelearemos con Cuba y no será fácil. Hablar de que estaremos arriba no lo puedo garantizar. Sin embargo, podemos tener una diferencia de entre cinco y 10 medallas entre ambos países, ya que Colombia y Venezuela serán los otros dos principales rivales”, declaró Díaz.

Desde 1970 Cuba ha ganado todos los JCC –con excepción de 2002 y 2010, cuando no asistió–. Empero, su palmarés se ha frenado, debido principalmente a la situación económica en la isla. Esto implica que sus deportistas entrenan sólo en casa. Los viajes a campamentos en el extranjero han desaparecido. Los cubanos que salen a certámenes internacionales son quienes garantizan victorias.

Un problema adicional es que atletas de ese país llegan a escapar cuando se encuentran compitiendo en otras naciones. Los “desertores”, como los llama el gobierno de Raúl Castro, suelen ser campeones olímpicos o mundiales.

Diversas fuentes aseveran que quienes dirigen el deporte mexicano esperan que algunos atletas cubanos deserten en Veracruz antes de participar en sus pruebas, lo que abriría la puerta a los competidores nacionales para que obtuvieran más medallas.

El pronóstico de preseas de oro por deporte es el siguiente: aguas abiertas, una; atletismo, cinco; bádminton, una; basquetbol, dos; beisbol, una; boliche, cinco; boxeo, cuatro; canotaje, cuatro; clavados, 10; ciclismo, dos; ecuestre, tres; esgrima, seis; frontón, cuatro; futbol, dos; gimnasia artística, cuatro; gimnasia rítmica, tres; golf, dos; judo, una; karate, dos; luchas asociadas, dos; pesas, dos; nado sincronizado, siete; natación, 10; patinaje de velocidad, una; pentatlón moderno, tres; raquetbol, seis; remo, dos; squash, cuatro; taekwondo, cinco; tenis, una; tenis de mesa, dos; tiro con arco, seis; tiro deportivo, ocho; triatlón, cinco; vela, dos, y una en volibol de playa.

En el caso del tiro deportivo llama la atención el optimismo de la federación, que espera ocho medallas doradas: la tercera semana de octubre se realizó en Guadalajara el XI Campeonato de las Américas de esta disciplina, y Cuba obtuvo cinco de los 11 boletos que se disputaron para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

En cambio, los tiradores mexicanos lograron sólo dos segundos lugares –con Alejandra Zavala y Luis Morales– y dejaron escapar la oportunidad de asegurar en casa su calificación olímpica.

“Hemos caminado victoriosamente a pesar de las circunstancias. Hemos trabajado a pesar de que no hemos tenido muchas competencias, pero preparando psicológicamente a las muchachas. Era importante obtenerlos aquí (los pases) para no ir a los Juegos Panamericanos (de Toronto 2015) con la exigencia de la plaza”, declaró al periódico Excélsior el entrenador de Cuba, José Ignacio Cruz.

En la presentación del pronóstico mexicano Díaz Valenzuela admitió: “El país que es nuestro principal adversario, Cuba, no ha viajado a muchas competencias internacionales. Entonces, en algunos deportes no tenemos un parámetro real para hacer un pronóstico a ciento por ciento. Un ejemplo es el reciente Torneo de las Américas de Tiro Deportivo: ellos no aparecen con resultados destacados o no acuden (a las justas), y aun así consiguieron seis oros y plazas olímpicas”.

El tiro es uno de los deportes en los que Cuba ha ganado más preseas en los JCC: 152 oros, que la ubican como la mejor del área en esa disciplina.

En el acumulado de medallas, la nación caribeña está muy por delante de México. Ha logrado mil 629 doradas por mil 120 de los mexicanos. De hecho, los isleños han arrasado en los JCC en atletismo, con 287 preseas; levantamiento de pesas (224); lucha (155); gimnasia artística (129); boxeo (92); judo (91); esgrima (90), y en natación (66). Otras disciplinas en las que también ocupan el primer lugar del área son canotaje (46), tiro con arco (30), tenis de mesa (25), volibol (18), beisbol (14), polo acuático (11) hockey sobre césped (nueve) y softbol (cinco).

Para Veracruz 2014, la delegación cubana estará integrada por 543 atletas –de los cuales 232 son mujeres–, que participarán en 34 de los 36 deportes en liza. El equipo caribeño promedia 24 años de edad –lo que habla de una renovación sistemática de sus competidores– y un nivel de educación de segundo año de enseñanza superior.

Aunque no reveló la cantidad de podios que la representación cubana planea conseguir, el presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), Antonio Becali, aseguró que terminará en el primer lugar del medallero. “Ese es el propósito, obtener el primer lugar por países”, dijo el 28 de febrero durante el abanderamiento de la delegación.

“El objetivo es retener la hegemonía que ha ejercido Cuba desde la edición de Panamá 1970”. Para lograrlo, apuntó, los cubanos deberán sumar más de los 139 oros que cosecharon en Cartagena de Indias 2006.

Gran equipo,

pequeñas esperanzas

Al equipo mexicano lo integran 713 miembros –387 hombres y 326 mujeres–, que tomarán parte en 429 pruebas de los 36 deportes. Algunos atletas de renombre no estarán en Veracruz, como los clavadistas Germán Sánchez, Paola Espinosa y Laura Sánchez, el saltador Luis Rivera, el marchista Éder Sánchez y la arquera Mariana Avitia.

Las federaciones firmaron un compromiso de resultados. De su cumplimiento dependerá el presupuesto que la Conade les distribuirá en 2015, año en el que se espera que la dependencia sufra un recorte de más de 700 millones de pesos.

“Se les pidió que por cada prueba se diera un pronóstico, considerando un adversario como Cuba que no ha viajado a muchas competencias. Es un compromiso para que la inversión repercuta en preseas para el país. Compartimos esa responsabilidad con quienes están a cargo de cada una de las disciplinas”, añadió Díaz en la rueda de prensa de octubre.

En 2014, la Conade invirtió más de 200 millones de pesos en encuentros y campamentos deportivos de alto rendimiento para “mejorar los resultados deportivos”, se dijo. En Mayagüez 2010, cuando Cuba no participó, México obtuvo 127 medallas de oro, es decir, que se ha trabajado y gastado durante cuatro años para obtener dos medallas más.

La Conade erogará 17 millones de pesos para pagar el hospedaje, los viáticos, uniformes y demás necesidades de los 713 deportistas, entrenadores, médicos y delegados. Gastará otros 7 millones de pesos en premios para los ganadores: la dependencia entregará 6 mil pesos al que gane un oro, 4 mil por cada plata y 3 mil para el bronce. En Cuba, quien ha ganado una medalla olímpica recibe 300 dólares, unos 3 mil 900 pesos.

En los JCC de Veracruz la meta de Colombia es alcanzar entre 80 y 90 preseas de oro, cifra que supera las 72 obtenidas en Cartagena en 2006 pero que no iguala lo conseguido en Mayagüez 2010, cuando esa nación logró 103 primeros lugares. En tanto, Venezuela espera 65 oros.

Una de las indicaciones de Enrique Peña Nieto a Jesús Mena cuando lo nombró al frente de la Conade fue que trajera a México certámenes internacionales y que le diera brillo al deporte nacional.

No obstante, parece que en los JCC de Veracruz la administración de Peña Nieto enfrentará una derrota a domicilio, en un certamen que costó más de 3 mil millones de pesos y en el que, por la ineficiente organización, ni siquiera habrá villa centroamericana por primera vez en la historia.

Comentarios

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Load More