Sobre el llamado “Premio Hispanoamericano de Poesía Rubén Bonifaz Nuño”

Sr. director:

Las siguientes líneas buscan dar cuenta de los sucesos en que se ha visto envuelta la memoria póstuma del poeta Rubén Bonifaz Nuño con respecto al llamado Premio Hispanoamericano de Poesía Rubén Bonifaz Nuño, convocado por Aarón de Jesús Rueda Torruco, director del Festival Iberoamericano de Poesía Salvador Díaz Mirón y representante del Proyecto Cultural Sur Las Choapas, Veracruz.

Identificándose como poeta, dicha persona entró en contacto conmigo mediante una carta digitalizada fechada en ese poblado, el 26 de diciembre de 2013; carta en la que, con una abigarrada sintaxis, pedía, en el primer párrafo, “el beneplácito y autorización del proyecto para promover” el citado premio. En el segundo, sin embargo, da a entender que la convocatoria ya ha sido lanzada e incluso se han recibido 74 trabajos procedentes de diferentes países latinoamericanos. Y me comenta que el premio por otorgarse constará de 10 mil pesos y 200 ejemplares de la obra ganadora. A mi cuestionamiento de quién proporciona la cantidad, respondió que él los pagaría de su bolsillo. Queda igualmente expresado que el premio tiene como fin “preservar la tangible historia de este gran poeta veracruzano”.

En mi condición de responsable de la oficina de Rubén Bonifaz Nuño, encontré beneplácito en esta iniciativa, y en vías de la segunda edición del premio entramos en contacto nuevamente, pues le comenté que no era justo que él pagara el permio. Pregunté entonces a la familia Bonifaz Nuño y a la familia Chapoy Bonifaz si era posible destinar una cantidad para fortalecer económicamente el premio.

En marzo le comuniqué que la familia Chapoy Bonifaz aceptaba incrementar el premio. Durante los meses siguientes tuve relativamente poco contacto con el señor Aarón Rueda.

En agosto, cuando se debería haber llevado a cabo la premiación del segundo concurso, me comunico con él para saber cómo sería el depósito de dicho concurso. Me contesta que hubo contratiempos y la premiación se haría en el mes de octubre.

A inicios de ese mes del presente año fui contactada por Raúl Heraud, quien se presentó como un poeta peruano, ganador del primer concurso y quien NO RECIBIÓ el premio. El organizador sólo le dio disculpas y, finalmente, el poeta ganador perdió toda comunicación con él. Al cuestionar a Aarón Rueda sobre lo acontecido, éste no dio sino respuestas vagas. Posteriormente interrumpió su trato conmigo.

Obedeciendo a un dictado moral. Y con el único fin de no manchar la memoria de Bonifaz Nuño, he intentado remediar en algo los abusos cometidos y, por lo mismo, de cuenta propia absorbí lo que económicamente le correspondía al ganador.

Antes de cesar la comunicación conmigo, Aarón Rueda me informó que el ganador del segundo premio había sido un poeta ecuatoriano de nombre Agustín Guambo. La consecuente premiación,que debía efectuarse el pasado mes de agosto, no se llevó a cabo. La última noticia que tuve de ésta es que se había pospuesto. La falta de respuesta por parte de Aarón Rueda me lleva a las siguientes acciones con las que espero dar por terminado este tan penoso asunto.

1.- Asumir la responsabilidad económica con Agustín Guambo sin mediación alguna por parte de Aarón Rueda.

2.- Queda desconocida toda posterior edición del premio, desvinculando el nombre de Rubén Bonifaz Nuño, el de su oficina de la Biblioteca Central, que sigue en funciones, el de las familias Bonifaz Nuño y Chapoy Bonifaz, así como mi nombre, del señor Aarón de Jesús Rueda Torruco.

3.- Asimismo, hay planes para en un futuro constituir la Fundación Rubén Bonifaz Nuño, con el principal fin de promover y dar la difusión a la obra de uno de los poetas más importantes que tuvo nuestra lengua en el siglo XX. Por lo tanto, y entendiendo la necesidad de que se otorgue un premio que a la cabeza lleve su nombre, tal será una de las primeras tareas que se lleven a cabo.

Quiero reiterar aquí que nadie tiene derecho a hacer mal uso ni a lucrar con el nombre de un poeta tan amado por sus lectores, de un humanista que tanto le dio a este país, a nuestra cultura y a cuantos a él se allegaron; y que afirmaba en uno de sus últimos trabajos: “Fundamento de la sociedad humana es la honestidad”.

Atentamente:

María Paloma Guardia Montoya

Responsable oficina Rubén Bonifaz Nuño

56221623 / 56221627 oficina

c.c.p. Aarón de Jesús Rueda Torruco,

director del FIP Salvador Díaz Mirón y Representante del Proyecto Cultural SUR “Las Choapas”.

Comentarios

Load More