Armadora alemana suministró ilegalmente a la Sedena material para fusil de asalto

La página web de la empresa de armas Heckler & Koch. La página web de la empresa de armas Heckler & Koch.

BERLÍN (apro).- Durante el 2011 la empresa productora de armas Heckler & Koch suministró a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de manera indebida material para la fabricación del fusil de asalto FX-05 Xiuhcóatl.

La irregularidad reside en el hecho de que desde enero de ese mismo año la Oficina Federal de Asuntos Económicos y Control de exportaciones (Bafa, por sus siglas en alemán) del gobierno germano determinó que el gigante de la industria armamentista no podía comerciar con México en el marco del proceso judicial que se sigue en su contra y en el que la fiscalía de Stuttgart investiga la posible responsabilidad del fabricante de armas en la violación de los lineamientos que prohíben exportar armas a regiones en situación de guerra civil o donde se violan los derechos humanos.

Tal es el caso de los estados mexicanos de Chihuahua, Jalisco, Chiapas y Guerrero, en donde ya ha quedado documentada la presencia ilegal del fusil G-36, de manufactura alemana.

Lo anterior se desprende de la información publicada por el Tageszeitung TAZ y firmada por el especialista en el tema de armas, Wolf-Dieter Vogel, y que tiene como fuente la respuesta oficial de la misma Secretaría de la Defensa Nacional a una solicitud de información presentada por el diario alemán.

De acuerdo con la respuesta de la Sedena con número de folio 700188214 y a la que Apro tuvo acceso, en los años 2006, 2009 y 2011 la empresa Heckler y Koch GMBH fue la proveedora del gobierno mexicano en el suministro de tubos de acero utilizados para la producción del fusil FX-05.

Fue en enero de 2011 cuando la Bafa determinó que la empresa alemana no podría desahogar solicitudes de compra con México, en una determinación que incluía, de acuerdo con el TAZ, “armas, municiones, materiales de armamento y materiales para la producción de éste”.

De acuerdo con la información suministrada por la propia Sedena, durante el 2014 una de las dos proveedoras de tubos de acero del gobierno mexicano fue la empresa DRM Aceros Internacional S.A. de C.V. Dicha empresa mexicana recibiría el suministro de acero con los que construye los tubos –con los que a su vez la Sedena fabrica el fusil FX-05– de parte de otra compañía alemana: Deutsche Edelstahlwerke.  Tal vínculo fue confirmado al TAZ por una vocera del propio consorcio alemán.

La venta de acero está dentro de la legalidad y no requiere ninguna autorización especial a pesar de que de esa venta se desprenda que el material es utilizado para la elaboración de armas, señaló la Bafa a TAZ y el gobierno federal también así lo confirmó a una solicitud expresa hecha por el diputado federal del Partido Verde Alemán Hans-Christian Ströbele.

“En el caso de la segunda empresa alemana (Deutsche Adelstahlwerke)  no hablamos de ninguna ilegalidad al vender el acero a la empresa mexicana que a su vez vende las piezas de acero a la Sedena, pero sí de la inmoralidad que representa que no se controle ni regule la venta de material, en este caso el acero, que será usado para producir armas”, comentó a Apro Vogel.

Comentarios

Load More