Un soneto de Héctor Suárez

En dos ocasiones, el primerísimo comediante Suárez estuvo a punto de recrear a Julio Scherer García en una película. A éste le parecía perfecto y sin duda el único artista que lo podría concebir, cuenta Suárez que le comentó el dramaturgo y guionista Vicente Leñero.

En 1979, el productor Gustavo Alatriste estaba interesado en adquirir los derechos de la novela Los periodistas. Leñero y Alatriste se vieron y éste le manifestó estar dispuesto a pagar muy bien por los derechos, a condición de que Leñero no interviniera, y deseaba que a Julio Scherer García lo interpretara Suárez.

“Alatriste tenía un punto de vista particular sobre los hechos. No se apegaba al libro y por eso Leñero no le vendió los derechos”, concreta el creador de personajes como El No Hay.

El escritor Gerardo de la Torre escribe en el libro Vicente Leñero: Vivir del cine que el largometraje Los periodistas no iba a finalizar como en la novela, con la fundación de Proceso, “sino con Suárez como Scherer caminando por Paseo de la Reforma chille y chille, y todos sus compañeros chille y chille; entonces, un taxista que iría por la lateral sacaría la cabeza por la ventanilla y les gritaría: “¡Pendejos!”. Esa iba a ser la última toma de la película”, se lee en el volumen.

Suárez rememora que ocho meses antes de que falleciera Alatriste ( 25 de julio de 2006),éste lo llamó porque quería levantar de nuevo el largometraje para interpretar el papel del creador de los volúmenes Cárceles y Secuestrados, pero nada se logró.

El protagonista de los filmes El mil usos y El mil usos 2 varias veces estuvo en contacto con el fundador de Proceso, quien le escribió un texto para su página en internet. Hoy opina:

“Don Julio sin duda es una figura clave y fundamental en la prensa y la libertad de expresión en México. Fiel a su postura crítica ante el sistema político de México. Un hombre único, fuera de serie.

“Soldado y guerrero apasionado por la verdad y la honestidad. El periodismo valiente, disciplinado, riguroso y honesto es el legado de don Julio.”

Para honrar a quien en los últimos años era el presidente del Consejo de Administración de este semanario, “con quien pasé momentos muy gratos”, creó él este soneto:

“7 abril 7 de enero”

Éste mi amigo tan comprometido

Con la rara bandera de la verdad,

Sin falsos argumentos de honestidad,

Ni fama, ni lisonja ha pretendido.

Julio Scherer no excusó los horrores,

Tampoco los llenó de colorido.

Amigo y guerrero leal y muy querido,

Venció al poder, olvidando rencores.

Fue ejemplo de escribir con cuidado,

Fue una pluma ardiente y delicada,

Periodista único y respetado.

Su fuerte presencia será extrañada.

Su recuerdo en mí, nunca es demasiado.

Modelo de una carrera NUNCA errada.

El comediante finaliza con una posdata:

“Julio Scherer: Pobre de México sin ti… Pobre de mí… Pobres de nosotros…”

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More