Nuevo León: El “show” de Ivonne

Con excepción de Ivonne Álvarez García, quien la semana pasada fue ungida por César Camacho Quiroz como candidata del PRI a la gubernatura de Nuevo León, los aspirantes a ese cargo están molestos por esa decisión que califican de mero “concurso de popularidad” en el cual ganó la más simpática. Les irritó también que la decisión se haya tomado en la sede del partido en la Ciudad de México. Según ellos, la beneficiada –quien ha dejado botados sus últimos dos cargos públicos– carece del talante político necesario para gobernar la entidad.

MONTERREY, NL.– La nuevoleonesa Ivonne Álvarez García ha ocupado cargos de representación popular: fue diputada local, luego alcaldesa y después senadora; los dos últimos los dejó inconclusos. Pese a esas inconsistencias, será la candidata del PRI al gobierno de la entidad, anunció el presidente del partido, César Camacho Quiroz, la semana pasada.
Su designación fue hecha en la Ciudad de México en un proceso interno que dejó molestos a los otros contendientes, quienes dijeron estar más capacitados que la exconductora de programas de música grupera. Sin embargo, Camacho adujo que en 2014 Álvarez fue puntera en las encuestas y tiene el respaldo del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.
En un sondeo publicado el 7 de noviembre pasado por El Norte, la candidata del PRI mejor posicionada era precisamente Ivonne (25%), seguida muy de lejos por su compañera de fórmula en el Senado, Marcela Guerra (9%).
Álvarez García se impuso a la senadora Cristina Díaz Salazar, quien fue efímera dirigente nacional del PRI y volvió a quedar una vez más como aspirante a la primera magistratura en Nuevo León, y a Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía federal.
Sin embargo fue el diputado federal Héctor Gutiérrez de la Garza quien más se enfadó. Eterno aspirante a la alcaldía de Monterrey, confiaba en obtener una buena posición. Tras conocer el pronunciamiento de Camacho Quiroz, el legislador difundió un boletín con un encabezado de despecho: “Unidad, ¿pero para qué?”.
Sólo Álvarez García está feliz. De las acusaciones de mentirosa no se acuerda ni responde. Ahora prepara su campaña para los comicios del 7 de junio. Tiene el apoyo de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) de la entidad y pretende convertirse en la primera mujer en gobernar Nuevo León.
La designación de Álvarez, de 36 años, es similar a la de Medina de la Cruz hace seis años. Él carecía de experiencia política, por lo cual el partido le fabricó una imagen en televisión. Y aunque ella tiene más trayectoria, no la ha demostrado en sus encargos.
Licenciada en derecho por la Universidad Autónoma de Nuevo León, Ivonne es hija de Nicolás Álvarez Almaguer, líder de los comerciantes de la Pulga de Guadalupe y muy cercano a la CTM.
Desde los 18 años se dio a conocer en la localidad como presentadora de espectáculos de noticiarios de Multimedios Televisión y como conductora del programa Gruperísimo, que presentaba bandas de la llamada onda grupera en la misma empresa.­
Es célebre localmente por el video de su despedida de soltera difundido en Youtube por sus compañeras, quienes le dieron a comer un plátano, al tiempo que hacían comentarios pícaros. Luego, un estríper le bailó sensualmente. Apenas se supo que ella era la candidata del partido, el video fue retirado de la plataforma videodifusora en internet.

Concurso de popularidad

En 2003, de manera sorpresiva, la comunicadora cambió de giro. Se lanzó como candidata del PRI a diputada local, apadrinada por Ismael Flores, el poderoso dirigente cetemista en la entidad. Tenía 24 años cuando obtuvo la curul en la LXX Legislatura local. Su presencia fue de bajo perfil; no se recuerda que haya hecho alguna propuesta durante su gestión.
Eso sí, se destacó por su capacidad para leer velozmente los dictámenes con una dicción impecable. Cuando sus colegas se enfrentaban a farragosos documentos, ella subía con gusto a la tribuna y los leía de corridito.
En 2006 Cristina Díaz Salazar fue electa alcaldesa de Guadalupe. Nombró directora general del DIF a Ivonne, quien hizo campaña durante tres años por todo el municipio conurbado de Nuevo León. Y en 2009 sustituyó en el cargo a Díaz Salazar.
Durante su campaña, un ciudadano le preguntó si terminaría su mandato y ella respondió, sin dejar de ver a la cámara que estaba grabando su gira: “Por supuesto, los tres años completitos. Me encantaría que lo dejáramos escrito, grabado; es un compromiso muy palpable de Ivonne: voy a terminar los tres años si ustedes me dan la oportunidad de poder servirles. El compromiso que quiero adquirir con Guadalupe es muy profundo y además de mucha responsabilidad”.
Álvarez García mintió, pues cuando faltaban nueve meses para terminar su gestión anunció que buscaría ser senadora. Para justificar su bandazo expuso que desde el Senado ayudaría a todo Nuevo León, no sólo a Guadalupe. Sin embargo, un grupo de académicos y especialistas en derecho se opusieron y exigieron que terminara su gestión.
Y aunque presentaron un recurso de amparo, su petición no prosperó. El 20 de enero de 2012 Ivonne solicitó licencia indefinida para separarse del cargo con el propósito de contender por la senaduría. Semanas después, el 20 de febrero, la catedrática de la Facultad Libre de Derecho Dinorah Trinidad Cantú Pedraza interpuso un recurso de amparo para impedir que aquella dejara el puesto.
Esa vez la petición sí prosperó, pues el 8 de marzo un juez le ordenó regresar a la alcaldía, un hecho inédito en la historia del país. Ivonne protestó porque, dijo, sólo a ella se le pedía regresar. Al mes siguiente una juez revocó la suspensión a favor de Álvarez, quien registró su candidatura y ganó la senaduría junto a su compañera de fórmula, Marcela Guerra.
A finales de 2014 la guadalupense intensificó sus visitas a Nuevo León con actos que fueron difundidos en los medios electrónicos y las redes sociales. Las encuestas la colocaron durante todo el año como puntera en la lista de aspirantes que sonaban en la entidad.
El anuncio de Camacho

El martes 6 el pulso político de Nuevo León se aceleró. Ese día el Comité Ejecutivo Nacional del PRI convocó a una reunión urgente a la cual acudieron Camacho Quiroz y los 12 aspirantes a la gubernatura.
Participaron el vocero de seguridad, Jorge Domene; el secretario de Desarrollo Social, Federico Vargas; la secretaria de Educación, Juana Aurora Cavazos; el procurador Adrián de la Garza; los diputados federales Jorge Mendoza y Pedro Pablo Treviño, así como el exgobernador interino Benjamín Clariond, todos ellos sin posibilidades reales.
También acudieron Marcela Guerra y el diputado federal Héctor Gutiérrez, ambos con expectativas moderadas. Sin embargo los verdaderos contendientes eran Álvarez García, Guajardo Villarreal y Díaz Salazar. En el cónclave, Camacho Quiroz les pidió disciplina y unidad en torno al ungido.
Al día siguiente Díaz Salazar, Guerra y Álvarez García pidieron licencias a sus cargos en el Senado. En el caso de Guajardo Villarreal, hubo “fuego amigo”, pues el diario capitalino 24 Horas dijo que él era el bueno. Para desmentir la noticia, Camacho escribió en su cuenta de Twitter: “El PRI no define aún candidatura en Nuevo León”.
Finalmente, el lunes 12, los aspirantes fueron convocados a las instalaciones del PRI en la Ciudad de México, donde sin preámbulos Camacho expuso: “Ivonne Álvarez es la candidata del partido a la gubernatura de Nuevo León”.
Díaz Salazar tardó más de 12 horas en hacer público su respaldo a Ivonne, pues se negaba a aceptar la decisión del partido. La víspera del pronunciamiento de Camacho Quiroz incluso alegó que ella tenía una carrera política más sólida, pues había sido dirigente nacional del partido y actualmente es secretaria general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, y tenía años preparándose.
Pero terminó por disciplinarse y emitió un boletín en el cual expresó su disposición a seguir trabajando por Nuevo León, como lo ha hecho a lo largo de 30 años:
“Para quienes creemos que por el bien de Nuevo León y de México es necesario e impostergable dignificar y honrar la política con acciones y hechos, les digo que no es momento de desistir ni de claudicar. Por el contrario, vivimos un momento crucial donde nuestro esfuerzo y nuestra lucha deben de ser inexorables.”
Paradojas de la política: Díaz Salazar tenía años buscando la nominación y terminó poniéndose al servicio de su excolabo­radora en Guadalupe.
Héctor Gutiérrez de plano descuidó las formas: “Tengo aspiraciones legítimas que edifiqué con el apoyo de muchos ciudadanos que, al igual que tú, desean un Nuevo León en el que no haya ciudadanos de primera y de segunda, en el que todos tengamos los mismos derechos y oportunidades para salir adelante”, expuso en un comunicado difundido poco después del destape.
El miércoles 7 por la tarde, Ivonne acudió a la sede del PRI a registrarse. Y como en los viejos tiempos del PRI, miles de acarreados la acompañaron. El sábado 17 inició su precampaña, que terminará el 21 de febrero. Al día siguiente, mediante el método de convención estatal de delegados, será votada como aspirante única y asumirá como candidata oficial cuando le tome protesta el Comité Directivo Estatal.

En espera de rival

En el PAN se encuentran en precampaña la alcaldesa con licencia Margarita Arellanes y el diputado federal Felipe de Jesús Cantú. El 15 de febrero el partido realizará su convención donde los militantes elegirán a su abanderado. Algunos ven a Margarita como la favorita. De ser así, se enfrentará a Ivonne, con lo cual Nuevo León tendría una gobernadora por vez primera en su historia.
Para Alfredo Gutiérrez Dávila, coordinador del PAN en el Congreso nuevoleonés, la designación de la priista hizo retroceder el reloj político en el país, pues el PRI retomó el estilo del “dedo ungidor” en la capital del país:
“Fue un designación a la vieja usanza del PRI: dedazo sin democracia; peor aún, se hizo en la Ciudad de México, con el centralismo contra el que siempre ha estado peleando Nuevo León, que siempre busca más oportunidades por lo que ha hecho.”
Añade: “La apuesta del PRI por Álvarez García es dar continuidad a la administración de Rodrigo Medina en cuanto a opacidad y corrupción”. Según él, en agosto de 2011 se descubrió que la administración de Álvarez en Guadalupe descontaba vía nómina a sus empleados los créditos que contraían con empresas, pero las firmas acreedoras denunciaron que los pagos que debían ser saldados de inmediato por la Tesorería municipal demoraban meses.
En esa ocasión el municipio admitió que jineteaba el dinero, pero alegó que lo hacía porque revisaba primero las facturas, proceso que demoraba 45 días, antes de hacer los depósitos a las empresas.
El legislador panista resume la cuestión: todo el estado presenció la manera en que Álvarez García fue designada. En su partido hubo un certamen de simpatías donde resultó ganadora la candidata con más gracia.
Y remata: “La decisión se toma por un tema de popularidad. Lo que viene es una campaña que ya padecimos con el gobierno actual (de Medina), hace seis años, pero los ciudadanos de Nuevo León están hartos de los resultados. De este gobierno en cuanto a deuda, transparencia, transporte, seguridad, educación hospitales.
“La fabricación de una imagen en televisión es una fórmula que ya hemos visto a nivel estatal y a nivel nacional (con Peña Nieto), y estamos viendo las consecuencias de lo que pasa en la entidad y en el país en los últimos seis años.”

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso