Se suma Solalinde a búsqueda de los 42 normalistas en Oaxaca

Alejandro Solalinde, defensor de migrantes. Foto: Benjamin Flores Alejandro Solalinde, defensor de migrantes. Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El padre Alejandro Solalinde se unirá a la búsqueda de los 42 normalistas que lleva a cabo el Comité de Solidaridad con Ayotzinapa en la región del Istmo de Tehuantepec.

El fundador de la Casa del Migrante “Hermanos en el Camino” se comprometió a acompañar a los organizadores en la segunda etapa de búsqueda, el próximo 26 de enero, en cuarteles y cárceles de las zonas oriente y norte del Istmo.

El sacerdote había anunciado el pasado 26 de octubre que se mantendría ajeno al caso, a petición de los padres de los estudiantes desaparecidos.

En esa ocasión el defensor de los migrantes acudió a oficiar una misa a la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, sin embargo los padres de los estudiantes se lo impidieron debido a que el religioso había declarado que los normalistas fueron quemados vivos, reportó la agencia EFE.

No hay ninguna esperanza de que aparezcan vivos y algunos fueron quemados vivos, aseguró el sacerdote en declaraciones a la agencia Novosti y el diario austriaco Der Standard de Viena.

El Comité de Solidaridad con Ayotzinapa inició este sábado su quinto día de actividades para intentar dar con la ubicación de los normalistas desaparecidos el pasado 26 de septiembre.

El pasado lunes 12, en el Istmo de Tehuantepec, el Comité de Solidaridad con Ayotzinapa acudió a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR), localizadas en el puerto de Salina Cruz, Oaxaca en donde se les permitió inspeccionar sus instalaciones.

Posteriormente, con una lona donde aparecen los rostros de los normalistas de Ayotzinapa, el contingente se dirigió a las instalaciones de la Marina Armada de México, en donde entregaron un documento sin que se les permitiera ingresar al cuartel.

Óscar de Lima Santiago, quien encabezó esta jornada de búsqueda y también lidera el colectivo Vientos de Cambio, manifestó que “la situación de los normalistas es considerada tragedia social.

“Lo que hacemos es lo menos que deberíamos hacer como mexicanos, los padres de ellos ahora sufren en demasía, porque han salido a relucir muchos atropellos que han encabezado la policía y el Ejército, entonces ahora ya no se sabe en quién confiar”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso