Baja ONU de 4.2 a 3.4% pronóstico del PIB 2015 en México

Niños en la comunidad mixteca en Cochoapa, en la región de la montaña de Guerrero. Foto: Miguel Dimayuga Niños en la comunidad mixteca en Cochoapa, en la región de la montaña de Guerrero. Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).— Lejos de despejarse, el panorama de la economía mexicana se llena de nubarrones.

Así lo deja ver el informe “Situación y perspectivas de la Economía Mundial 2015”, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que, de entrada, bajó los pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país para el presente año del 4.2% al 3.4%; mientras que para el 2014, la tasa cayó a 2.4% desde un 4%.

Los motivos: El desplome de los precios del petróleo, una menor inversión pública y privada, un débil mercado interno, así como cuestiones estructurales de empleo y de seguridad.

En palabras del investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Eduardo Loría Díaz, “estamos observando un escenario aterrador”.

El fundador y coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la Facultad de Economía de la UNAM soltó: “Estamos observando un escenario aterrador que con una contracción de la inversión pública tan grande, con un crecimiento de los ingresos por la reforma fiscal, estemos asistiendo a un crecimiento brutal del déficit fiscal y de la deuda pública”.

Loría Díaz señaló que el documento de la ONU “es optimista” ya que supone que las reformas estructurales dan frutos este año y en el 2016 y que el precio del petróleo no iba a caer tanto alcanzando niveles menores a los 40 dólares por barril.

“Están pasando cosas que el documento es bastante optimista, pero en la realidad del país no está pasando”, soltó el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN).

En la presentación del estudio participaron Luis Foncerrada del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) y Juan Carlos Moreno-Brid de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Foncerrada enfatizó el resultado de la violencia e inseguridad en la economía mexicana al decir que “el efecto es brutal. Hay varios estados en donde no ha habido inversión, sino que fueron abandonados porque no existe certeza, seguridad, no existe certeza sobre los derechos de propiedad ni sobre la seguridad física. No solamente eso, sino que no están gobernados: Tamaulipas, Michoacán, Guerrero, Chiapas, Oaxaca, zonas de Jalisco, y en otras donde hay una gran corrupción no hay reglas de juego claras sucede lo mismo”.

Según el especialista, “nosotros sabemos de inversionistas que han vendido, dejado sus activos en otros estados. Es un factor fundamental para que se de la inversión, el comercio y el empleo y tiene que ser modificado rápidamente. Es crítico”.

Aunado a ese obstáculo de crecimiento, Foncerrada explicó que la caída del precio del petróleo va afectar la balanza de pagos en el caso mexicano. “Esto va implicar un faltante que estimamos entre alrededor de 0.6 o 0.8 puntos del PIB y esto en un momento en el que se busca crecimiento no es un factor positivo”, advirtió.

Por si fuera poco, el doctor en economía por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) consideró como “urgente” resolver la situación del mercado laboral mexicano ante el siguiente escenario:

“La tasa de desempleo anda alrededor de 5%, pero el subempleo está entre 7% y 8%. Esta tasa que es una forma disfrazada de desempleo, México está alrededor de una tasa de desocupación de 13%. Lo que quiere decir es que casi siete millones de personas están buscando empleo diariamente. A eso le agregamos que se suman 100 mil jóvenes cada mes a la fuerza de trabajo y que los salarios está sufriendo una fuerte presión hacía la baja”.

En el 2014, precisó, hubo una pérdida de un millón de empleos que ganaba más de tres salarios mínimos. Sin duda lo anterior también explica por qué tenemos este consumo y demanda muy débil.

También consideró necesaria una especial reingeniería en la inversión pública ya que es la menor en siete décadas, “lo que es alarmante”. Aún más, dijo que deben suspenderse obras como la del tren México Querétaro, México- Toluca y el proyecto de Mérida-Cancún.

“No parecen ser elementos que van a propiciar ni comercio, ni el mayor flujo de bienes que se generan ni el empleo que se requiera. Sin trenes de pasajeros y sólo en China se pueden justificar por la cantidad de gente que transportan, en otros lugares del mundo tienen que ser subsidiados… No parece tener sentido hacer obras de este tipo cuando hay cosas tan urgentes que realizar en México” sentenció.

Crecimiento “marginal” mundial

Si esa es la situación en el país, en el mundo las cosas también pintan complicadas. Esto se debe principalmente a factores de riesgo como el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, la fragilidad de la zona euro, una mayor desaceleración en las economías y los conflictos geopolíticos.

Según los especialistas, otro riesgo radica en la extrema volatilidad de los precios del petróleo que pueden tener un impacto significativo en ambos países importadores y exportadores del petróleo.

De acuerdo con la el estudio de la ONU, lo anterior generará tensión en los inversionistas y en el comercio internacional. De hecho se espera que la economía mundial crezca a una tasa de 3.1% en el 2015.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More