Premian a investigadores por crear aplicación para mejorar la movilidad en el DF

MÉXICO, D.F., (apro).- En 1904 esta ciudad contaba con un tranvía que circulaba de Mixcoac a San Ángel a una velocidad de 10 kilómetros por hora. Hoy, en hora pico, entre las 06:00 y las 22:00 horas, los autos llegan a moverse a seis kilómetros por hora, es decir, después de 110 años la movilidad es peor.

En los últimos años, el incremento de automóviles nuevos en el DF ha superado el de nacimientos, y si bien se construyen nuevas vías, no alcanzan para satisfacer las exigencias del crecimiento de parque vehicular y “mientras más automotores haya en las calles, el escenario se agravará”, advierte Carlos Gershenson académico del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM.

Preocupados por esta situación, Gershenson y su equipo desarrollaron una aplicación electrónica que permitirá saber en tiempo real las mejores opciones de transporte público y privado en esta megalópolis.

La idea es que cada viajero sepa, con sólo consultar su teléfono, si hay retraso en el Metrobús —por dar un ejemplo— y decida si se traslada en metro, taxi o bicicleta.

Por esta aplicación Gershenson, José Castillo, urbanista y director de Arquitectura 911, y Gabriella Gómez-Mont, directora del Laboratorio para la ciudad de México, fueron distinguidos con el Audi Urban Future Award 2014, reconocimiento que otorga esa firma a los esfuerzos por optimizar el uso de los vehículos y, en este caso, a una propuesta para mejorar el tránsito capitalino.

El equipo se enfocó en los problemas de desplazamiento de personas y mercancías que inciden en la movilidad urbana e interurbana, entre ciudades y países.

“Nos centramos en cómo se traslada la gente con distintos propósitos (trabajo, estudio, recreación) en el peculiar contexto del DF, donde la necesidad de incrementar el transporte público está sobrepasada”, afirma Gershenson.

Para ello, el grupo consideró la distribución de los horarios y la cantidad de vehículos que circulan en la zona metropolitana. Incluyeron ciudades cercanas como Querétaro, Pachuca, Puebla, Tlaxcala, Cuernavaca y Toluca.

Luego, a iniciativa de José Castillo, en la UNAM se conjuntó a un equipo que consideraba las perspectivas de la iniciativa privada, el gobierno y la academia para atender el problema de la movilidad citadina, lo que les dio una visión más amplia del asunto.

Así bosquejaron la aplicación, cuyo objetivo es recolectar información y ofrecerla anonimizada a distintos actores: los gobiernos del DF, Estado de México e Hidalgo; empresas; organizaciones, y ciudadanos, a fin de que puedan tomar mejores decisiones de traslado.

La información de la que disponga esta aplicación, se pretende que sea a partir de la donación de datos.

“De manera similar a quien proporciona sangre altruistamente para una transfusión, se pueden dar datos de movilidad.

“Contamos con una aplicación para teléfono inteligente (iOS y Android) llamada Living Mobs –disponible en la página www.livingmobs.com– que recolecta las características del desplazamiento de cada sujeto.

“La intención es saber y compartir cómo se mueve la gente en la ciudad, con variaciones de hora y día de la semana”, explica Gershenson.

Una vez procesados los datos, añade, podrán ofrecerse en tiempo real, como hacen algunas aplicaciones para automotores, aunque con el plus de que ésta funcionaría para todo tipo de movilidad.

La meta, dice el académico de la UNAM, es combinar tendencias históricas e información actual para ofrecer cierta predicción y pronosticar embotellamientos con la finalidad de disminuirlos o evitarlos.

“De esta manera se regularía la movilidad de los vehículos particulares y del transporte público”, afirma el académico.

El premio obtenido por los creadores de Living Mobs se entregó en Berlín, Alemania y fue disputado con tres equipos, el de la capital germana, Boston y Seúl.

Comentarios

Load More