Después de Iguala, nada será igual

Alejandro Encinas, militante izquierdista desde los tiempos del Partido Comunista, renunció al PRD, del cual es fundador. En entrevista el aún senador y exjefe de gobierno capitalino hace un retrato certero del sol azteca, a su juicio completamente corrompido, y augura un panorama muy negro después del proceso electoral de este año, donde el castigo ciudadano –traducido en votos nulos y abstencionismo– puede abrirle el camino a la ultraderecha. No deja de tocar el tema Ayotzinapa –nada será igual después de eso, afirma– que implicó a cuadros de la izquierda partidista.

“En el país estamos en una encrucijada a raíz de Iguala: la división de las izquierdas allana el camino para una salida autoritaria, conservadora, pero también obliga a replantear una salida más allá de los partidos. El PRD pasó de ser víctima a victimario, por su involucramiento con el crimen organizado”, sentencia Alejandro Encinas, senador por el Estado de México, dos veces candidato a gobernador por esta entidad, exjefe del gobierno capitalino en 2006, aspirante a la dirigencia nacional en 2008 del partido al cual ayudó a fundar, pero del que ahora se retira, ante “la imposibilidad de confrontar a las corrientes políticas que se convirtieron en grupos de interés”.

No hay optimismo en el semblante de Encinas, quien tiene esperanzas de involucrarse “en el espectro de esa izquierda desencantada con los partidos, incluso con sectores que antes estuvieron cerca del PAN”.

En un año perdió más de 20 kilos, se ganó el respeto de todas las bancadas del Senado que lo perfilaron incluso como posible presidente de la Mesa Directiva, pero los acontecimientos de Iguala del 26 y 27 de septiembre pasados le pesan. Lo cimbraron. Y lo llevaron a acelerar una decisión que meditó con sus colaboradores en los últimos cuatro meses.

“El país es otro después de Iguala. Los hechos demuestran el nivel de penetración de la delincuencia organizada en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de la Unión… Este nivel de penetración ya alcanzó al PRD. Después de Iguala nada puede ser igual y esto implica hacer un replanteamiento más allá de las izquierdas, del conjunto del Estado y, al mismo tiempo, del reforzamiento de los mecanismos de participación de los ciudadanos”, reflexiona a lo largo de la entrevista con Proceso el jueves 22, un día después de anunciar su retiro del PRD.

–Del PRD se han ido sus dos candidatos presidenciales, sus cinco exjefes de Gobierno, ¿qué significa eso?

–El agotamiento de un modelo partidario que disolvió cualquier posibilidad de democracia interna y que fue cooptado por las corrientes políticas que se convirtieron en grupos de interés. Hoy el PRD está conducido por una coalición de corrientes y de grupos de interés, cuya identidad es el control del aparato, de las candidaturas y de los cargos de gobierno. Se reparten proporcionalmente hasta los metros cuadrados de las oficinas del partido y eso ha ido exacerbando las diferencias políticas internas, minando la autonomía del partido, su credibilidad ante la sociedad y llegando al extremo con Iguala, donde el proceso de degradación de las instituciones públicas lo alcanzó.

“Creo que hay un agotamiento del PRD y del conjunto del sistema de partidos. No representan los intereses de la sociedad sino de una partidocracia que se ha articulado en torno a la órbita del Ejecutivo federal, tanto en el PAN como en el PRD, absolutamente ajenos a la realidad.

“Es una crisis sistémica: de los partidos, de las instancias de representación popular y de los poderes del Estado. Hay que hacer un replanteamiento total que no admite medias tintas. Lamentablemente el principal partido que habían construido las izquierdas ha sido alcanzado por este proceso de descrédito y descomposición.”

–¿Qué papel juega el crimen organizado en este proceso?

–Los hechos de Iguala demuestran el nivel de penetración de la delincuencia organizada en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes. Todo mundo omite hablar del Poder Judicial, pero es el instrumento fundamental de la impunidad hoy. El dato del subprocurador Renato Sales de que ninguno de los detenidos por secuestro ha sido sentenciado por los jueces, es alarmante.

“Este nivel de penetración ya alcanzó al PRD. El partido que surgió de la lucha por la democracia, pasó a ser de víctima a victimario. Hay un país distinto después de Iguala. Después de Iguala nada puede seguir igual y esto implica hacer un replanteamiento más allá de las izquierdas, del conjunto del Estado y, al mismo tiempo, de reforzamiento de los mecanismos de participación de los ciudadanos.

“O rompemos esa inercia o la degradación política del Estado no sólo profundizará la crisis, sino alentará la mano dura. El uso de la fuerza es la única manera de mantener a un Estado débil. No caben los contrapesos, la disidencia y es la única manera de mantener el control político y el poder.”

–¿Su salida entonces es un síntoma de esta descomposición?

–Por eso no se trata de si me voy del PRD o si me voy a Morena, con quien, indudablemente, tengo mayor identidad política. Es el momento de hacer un alto en el camino para replantear las cosas.

“Veo tres momentos importantes que definirán esta crisis: a) el desenlace de las investigaciones de Iguala y si hay en verdad decisión de fincar responsabilidades; b) conocer el nivel de penetración del crimen organizado en los partidos, no sólo en Guerrero sino en todo el país. Tiene que haber una salida a fondo. El fracaso del comisionado Castillo en Michoacán deja una ‘papa caliente’ en medio del proceso electoral. Ahí se rompió la mediación entre la sociedad y las autoridades; y c) en el caso de la izquierda, también el resultado de las elecciones.

Las perspectivas de Morena

–¿Qué escenario electoral pronostica para 2015?

–Veo un alto nivel de abstencionismo, un voto de castigo en muchos ciudadanos que van a ir a votar y a anular su voto; y de nueva cuenta una participación de la estructura de los partidos, del gobierno y del dinero tomando las decisiones.

“En el caso de la izquierda, va fragmentada a competir por el mismo electorado que, en el mejor caso, difícilmente alcanza 20% de la votación. Ese porcentaje se va a dividir entre cuatro. Suponiendo que el PT y MC tendrán 3% cada uno para tener su registro, el otro 14% se va a dividir entre el PRD y Morena. Morena va a tener un resultado exitoso: va a obtener su registro, va a tener triunfos municipales, va a tener un grupo parlamentario y quizás en alguna delegación política del Distrito Federal, pero eso, a mi juicio, no alcanza para ganar la Presidencia de la República.

“Si alguno de los aliados alcanza para ganar el registro habrá que pensar alguna forma de recuperar un proyecto que le debió dar continuidad al Movimiento Progresista. Por eso yo me opuse a la formación de un nuevo partido en Morena y estuve a favor de mantener el frente de los partidos que integraban la coalición de 2012.

“Y si el PRD no hubiera querido, nos hubiéramos quedado con el PT, MC y Morena. Este se hubiera quedado como un gran paraguas que rebasaba con mucho las filas de los partidos políticos y le abría un espacio de participación de los ciudadanos que no quieren o no creen en los partidos. Ese escenario se va a abrir en junio de 2015.”

–¿Finalmente tenía razón en su tesis de que era mejor un frente que un partido político nuevo, en el caso de Morena?

–Sigo convencido de esa situación. Sé que es imposible llegar a una alianza con el núcleo dirigente del PRD, pero la base militante del partido, más allá de los grupos y las corrientes, existe, y ha tenido distintos comportamientos: unos, mantenerse en una actividad, marginados de la toma de decisiones; otros han emigrado a Morena y a otros partidos. Algunos se han retirado de la actividad política, aunque simpatizan con las causas de la izquierda. Unos más se han ido a las ONG.

“Tiene que haber una unidad desde las bases. Morena debió haber convocado a las bases perredistas, desde el principio, y no alentar una actitud anti-PRD que involucró a todos, y no todos los perredistas son iguales. Hay que reconocer a esa base militante a la que le costó muchas vidas.

“Por otra parte, en la dirigencia se llegó al extremo de postular a gente como José Luis Abarca, un delincuente acusado de matar a militantes perredistas –por lo menos a cuatro que se han acreditado– y se quiso promover como diputado federal; y su mujer fue electa para formar la dirigencia del PRD en Guerrero. Pone en evidencia el nivel de descomposición política.”

Navarrete e Iguala

Antes de su renuncia al PRD, siguiendo la decisión que antes tomó Cuauhtémoc Cárdenas, Encinas tuvo varios debates públicos con la nueva dirigencia encabezada por Carlos Navarrete, de la corriente Nueva Izquierda, cuyo ascenso coincidió con la crisis de Iguala.

“Hablé con Carlos Navarrete de enfrentar esta situación con energía, que no podía mantenerse Ángel Aguirre al frente del estado, como tampoco los presidentes municipales que han sido señalados por sus vínculos con el crimen organizado, que había que aclarar cuáles fueron los mecanismos que permitieron que Abarca fuera candidato y por qué no se aplicó ninguna sanción penal por sus presuntos homicidios de compañeros de partido; aunque en la plática tuvimos coincidencias, en el Consejo Nacional, Navarrete no sólo no los acompañó sino que defendió que Aguirre se mantuviera en la gubernatura para no perder su primera votación como presidente nacional del PRD, lo cual le hubiera dado legitimidad y no descrédito”, recuerda Encinas.

–¿Ese Consejo Nacional fue lo definitivo para decidir su separación?

–Iguala fue lo definitivo, todo lo que ha estado girando en torno a Iguala. Ahora que tengo información por la parte de la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional, que conozco, a través de las pláticas con muchos interlocutores, el nivel de descomposición que existe.

–¿También Morena falló en Iguala?

–Ahí faltó una decisión más puntual. Lázaro Mazón en el momento que se nombra a José Luis Abarca como candidato a presidente municipal era miembro de Nueva Izquierda, su hermano fue el presidente municipal suplente, el mismo presidente de seguridad municipal de Abarca lo fue de Mazón. Todo eso debió haberlo aclarado Morena y no solamente retirarlo de su precandidatura a gobernador de Guerrero.

–¿Tiene contactos con Morena?

–He tenido contacto, siempre he sido muy respetuoso con ellos, de atender los asuntos muy puntuales. Ellos tienen una visión totalmente distinta del trabajo legislativo, del trabajo partidista. Ellos están en la lógica de la instauración de un poder popular, de un proyecto más surgido desde las comunidades.

–¿Esta posición que ha adoptado ahora, podría facilitar la interlocución con ellos?

–No necesariamente, porque ellos tienen su dinámica propia, sus propias instancias de organización. Ahí más bien tenemos que ser muy respetuosos.

“Me veo más bien involucrado con esa izquierda desencantada con el espectro partidista, incluso con ciertos sectores que estuvieron cercanos al PAN. Creo que opciones ciudadanas como las de Enrique Alfaro en Guadalajara, son muy representativas de cómo debe abordarse esta crisis.

Crisis global

–¿Su decisión forma parte también de un diagnóstico, de una tendencia nacional?

–Es local e internacional. El agotamiento de los partidos es internacional. El descrédito de los políticos es global. Los fenómenos en Europa hay que observarlos. Tienen, por un lado, nuevas expresiones, como la plataforma española Podemos, pero también un resurgimiento de la ultraderecha, porque no es la única opción la salida democrática. La otra opción es la conservadora y en México no estamos muy lejos de que ello suceda. El debilitamiento del Estado, del mayor debilitamiento de la figura presidencial, puede conducir a una salida autoritaria o a un reposicionamiento de los grupos más conservadores.

La alianza que llevó a la reforma energética y a las reformas constitucionales fue una alianza de la derecha y de la más conservadora. No hay que creer que esta crisis nos va a conducir a un avance democrático. Al contrario, nos puede llevar a una mayor regresión del país. Hay que repensar todo.

–¿Se ve como candidato de algo?

–No, absolutamente de nada. Quiero ser un puente intergeneracional. Ha llegado el momento de un movimiento generacional. En el PRI y en el PAN ha habido más apertura hacia los jóvenes…

–¡Pero qué jóvenes han llegado! ¡Como dinosaurios!

–Claro, jóvenes muy envejecidos en su pensamiento, en la tercera edad del pensamiento político, porque son jóvenes que se formaron en los grupos de interés y en la partidocracia. No se formaron en la lucha social. Se formaron en función de la subordinación a un dirigente o a un grupo, por eso piensan como ancianos. Es un interés conservador. Eso también pasa en el PRD. Hay jóvenes a quienes sólo les interesa mantener su ingreso salarial.

Comentarios

Load More