El Partido Verde, otra cara de la corrupción

Jorge Emilio González, exlíder del PVEM. Foto: Benjamin Flores Jorge Emilio González, exlíder del PVEM. Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- Mientras el PRI se desploma por los escándalos de corrupción, autoritarismo e ineptitud de Enrique Peña Nieto, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cómplice de ambos, crece espectacularmente hasta perfilarse en la disputa por el tercer lugar en las elecciones de junio.

Las más recientes encuestas de los diarios Reforma y El Financiero sobre la elección de diputados federales colocan al PVEM en la posibilidad de obtener entre 10% y 11% de los votos, un nivel que quizá alcanzaría también el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador.

Conforme a estas mismas encuestas, el Partido Acción Nacional (PAN) se consolidaría como la segunda fuerza y el desplome del Partido de la Revolución Democrática (PRD) permitiría al Verde y a Morena disputarle el tercer lugar en la elección federal que se celebrará en cuatro meses.

El tema es clave porque el PRI cae, pero se recupera con el Verde. En la encuesta de Reforma, por ejemplo, mientras que el PRI cayó de 40% a 30% de agosto a diciembre, el PVEM subió de 5 a 11, más del doble en sólo cuatro meses.

¿Qué explica tan inaudito crecimiento del PVEM que ni es partido ni es verde ni es ecologista? ¿Cómo es que este PRI chiquito –la corrupción verde– puede cautivar a millones de mexicanos? Solamente la ignorancia, la corrupción y las complicidades.

Corrupción porque desde hace cuatro meses, y violando la Constitución y la ley, el Partido Verde desplegó una multimillonaria campaña de propaganda en radio, televisión, cine, espectaculares, mamparas, correo y todos los medios a su alcance para, con el rostro de tres senadores y tres diputados, presentarse ante los mexicanos como dioses.

Corrupción porque, aun cuando los tres diputados y tres senadores del propio Partido Verde han reconocido que gastaron 50.7 millones de pesos sólo en Televisa y TV Azteca, un monitoreo del Instituto Nacional Electoral (INE) establece que se han difundido en esa cadenas más de 192 mil spots, que costarían 462 millones de pesos.

Corrupción porque la autoridad electoral, constituida mediante complicidades en las que el Partido Verde es parte, ha actuado de manera lánguida –por decir lo menos– para sacar del aire los ilegales promocionales y para sancionar a los responsables.

Los jerarcas del Partido Verde han sido astutos para capitalizar en su beneficio la ignorancia que sobre ellos existe entre los mexicanos y por eso ha sido exitoso el lema de sus promocionales: “El Verde sí cumple”.

Ante la falta de credibilidad de Peña, quien fincó su campaña electoral con el lema de “Peña sí cumple”, y justamente ante la falta de cumplimiento de sus promesas, el Partido Verde diseñó su estrategia con su frase cumplidora, por ejemplo en un aspecto sensible para los mexicanos más pobres: Las cuotas en las escuelas públicas.

Lo que mucha gente que vota por el Partido Verde no sabe, y si lo sabe no votaría jamás por este partido, es que se trata de un partido de impostores que tienen tanta responsabilidad de lo que está pasando en el país como Peña Nieto y el PRI, pero sus complicidades con las televisoras –a las que pertenecen diputados y senadores– encubren para que no se sepa.

Por ejemplo, el PRI votó por aumentar impuestos y el Partido Verde también. El PRI aumentó el IVA en la frontera de 11% a 16% y el Partido Verde también. El PRI aprobó la privatización del petróleo y el Partido Verde también.

El PRI subió el precio de los chicles, los chocolates y los alimentos para mascotas y el Partido Verde también. El PRI aprobó los gasolinazos y el Partido Verde también.

Peña Nieto fue el candidato presidencial del Partido Verde y si ese personaje no cumple sus promesas de campaña, tampoco las cumple el Partido Verde.

Por ejemplo, si la economía no crece, como prometió Peña, el Partido Verde no cumple.

Si no ha disminuido la violencia y la inseguridad, como prometió Peña, el Partido Verde no cumple.

Si los precios de la canasta básica no bajan, como prometió Peña, el Partido Verde no cumple.

Y si no hay más dinero en el bolsillo de los mexicanos, como prometió Peña, el Partido Verde no cumple.

Es muy claro: El Partido Verde es exactamente lo mismo que el PRI…

Apuntes

A cuatro meses de la desaparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayozinapa, lo único que aparece es la inmensa corrupción de Enrique Peña Nieto.

Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More