Trabajadores de Pemex desalojan a opositores al gasoducto en el Istmo

OAXACA, Oax. (apro).- Trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) y del sindicato de Ica-Fluor desalojaron hoy a integrantes de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni) que realizaban un plantón en la refinería Antonio Dovalí Jaime en el puerto de Salina Cruz, para exigir una mesa de diálogo con autoridades federales.

Los militantes del Ucizoni fueron enviados por su sempiterno líder Carlos Beas Torres para negociar el tema del gasoducto que irá de Jaltipan, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca, sin embargo, fueron desalojados por trabajadores de Pemex lo que dejó varios golpeados y daños a vehículos.

Los militantes de Ucizoni pretendían obligar a las autoridades de Pemex a establecer una mesa con autoridades federales y negociar el problema del gasoducto que pasará en al menos 24 comunidades de los municipios de Santa María Petapa, San Juan Guichicovi, Matías Romero, Asunción Ixtaltepec y el Barrio de la Soledad.

Los inconformes denunciaron que el desalojo fue ordenado por Laura Chong, asesora de Pemex, porque una noche antes del plantón envió un mensaje a Juana Inés Ramírez, presidenta de la organización en el que le pedía que se calmara y que en caso de realizar la movilización, Pemex estaba preparado.

Inés Ramírez comentó que los pueblos del Istmo simplemente exigen el pago a las afectaciones por las obras porque en el último derrame del 31 de diciembre de 2014 “hubo daño a los ganados, ríos y fauna marina”, denunció.

Por otra parte, la Policía estatal retiró el bloqueo que mantenían habitantes de los fraccionamientos Ciudad Yagul, Dainzú y Rancho Valle, así como transportistas, en la carretera federal 190, en el crucero de Tlacolula, contra el presidente municipal, Pedro Ruiz González por la falta de alumbrado.

La carretera panamericana fue liberada después de 20 horas y un fallido desalojo ordenado por la autoridad municipal que dejó dos heridos por arma de fuego y motivó a los inconformes a incendiar esta madrugada un módulo de policía de Tlacolula.

Al mediodía de este miércoles, unos 200 policías retiraron a los manifestantes y la circulación fue reabierta en ambos sentidos.

Comentarios