Tamaulipas: La tierra de la “paz” prometida

En mayo del año pasado, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, prometió paz y tranquilidad a los habitantes de Tamaulipas; pero –obvio– fue le enésima promesa del gobierno federal, pues las ejecuciones, secuestros y balaceras no cesan en la entidad. Del 31 de enero a la fecha los enfrentamientos de las bandas criminales con tropas del Ejército, marinos y policías se han exacerbado; lo mismo que las pugnas intestinas en el Cártel del Golfo. Y como El Mañana de Matamoros informó sobre la jornada de violencia, los sicarios arremetieron contra el director editorial del diario, Enrique Juárez Torres, quien optó por refugiarse en Estados Unidos.

NUEVO LAREDO, TAMPS.- La treintena de muertes de la semana antepasada en esta región fronteriza confirman el fracaso de la estrategia de seguridad anunciada por el  gobierno federal en mayo de 2014 para frenar la violencia y traer “la tranquilidad y paz” a los tamaulipecos.

A principios de ese mes, al anunciar las nuevas medidas de seguridad, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dividió la entidad en cuatro regiones y anunció que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) nombrarían a un comisionado de seguridad en cada una de ellas.

El propósito, según Osorio Chong, era desarticular los cárteles de la droga asentados en Tamaulipas, sellar las rutas de tráfico de drogas, personas y armas, así como hacer confiables las corporaciones policiacas y las instituciones encargadas de impartir justicia.

Ya pasaron ocho meses y no se ha cumplido nada de lo prometido por el funcionario federal. Algunos de los elementos nombrados fueron incluso removidos; uno de ellos –el general Ricardo César Niño Villarreal, quien estuvo comisionado en la Zona Norte– fue ejecutado en noviembre último en una carretera de Nuevo León cuando viajaba con su esposa en un auto compacto…

Hoy, el estado se halla inmerso en una nueva ola de violencia. La noche del 31 de enero hubo nutridas balaceras de Matamoros a Reynosa, así como narcobloqueos. El gobierno de Estados Unidos emitió otra alerta para advertir a sus ciudadanos y empleados sobre el peligro que se vive en la frontera a causa de los enfrentamientos entre bandas rivales dentro del Cártel del Golfo (CDG).

“Por favor –decía el anuncio de la legación–, tenga en cuenta que existe un riesgo de aumento de la violencia en las proximidades de Matamoros, al parecer entre las facciones del CDG asentadas en esa ciudad y la de Reynosa.

“La violencia se ha incrementado en los últimos días y existen numerosos informes de grandes convoyes de camionetas con hombres armados de Organizaciones Criminales Trasnacionales conduciendo por importantes avenidas como División del Norte, Lauro Villar, Canales, Periférico, y cerca de la entrada del Puente Internacional.”

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1997, ya en circulación)

Comentarios

Load More