El obispo Vera alza la voz en Alemania

BERLÍN.- “Esa fuerza que le den a la policía va a ir contra nosotros, la sociedad civil, y no contra el crimen organizado”, advirtió el obispo de Saltillo, Raúl Vera, mirando a los ojos a sus interlocutores del Ministerio del Interior alemán.

A lo que Vera se refirió es a las consecuencias que, a decir de organizaciones defensoras de derechos humanos de México y Alemania, tendría la firma de un acuerdo de colaboración policiaca entre los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Angela Merkel.

La visita del religioso e integrantes de la Red Solidaria Década contra la Impunidad, realizada el martes 3, se suma a la de otras organizaciones que desde los sucesos de Ayotzinapa han llegado a esta capital para advertir sobre los riesgos que implica una colaboración bilateral.

Asimismo, organismos locales agrupados en la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México (CADHM) y parlamentarios de la oposición han ejercido presión dentro del país.

Al parecer, sus esfuerzos han surtido efecto: por el momento, la firma de dicho convenio de colaboración, que presuntamente iba a ser suscrito en diciembre de 2014, se encuentra congelada, comenta a Proceso la vocera de la CADHM, Carola Hausotter.

“Nuestras fuentes y enlaces con el gobierno nos han comentado que de momento no hay más una fecha para una firma y más bien está congelado el asunto”, sostiene.

De hecho, el martes 3 el Ministerio del Exterior alemán también confirmó que su encargado para la política de derechos humanos y ayuda humanitaria, Christoph Strässe, viajará a finales de mes a México para reunirse con representantes del gobierno mexicano y con organizaciones civiles en el estado de Guerrero para conocer de primera mano las situación que priva en el país.

Recepción

“Sería un peligro para nosotros los mexicanos que la policía tuviera mayores instrumentos y recursos para sus tácticas y operaciones. Como Ayotzinapa lo demostró, la policía mexicana, el Ejército y el crimen organizado actuaron de manera conjunta contra los habitantes del país”, insistió rotundo el obispo de Saltillo. Su voz resonó en el pequeño auditorio de la dependencia cuyo equivalente es la Secretaría de Gobernación.

De pie, Siegfried Müller y Peter Steck, subdirectores del área de Crimen Organizado del Ministerio del Interior alemán –dependencia que negocia con la PGR el acuerdo de colaboración– escucharon atentos a Vera López, quien minutos antes les entregó una carpeta de 182 páginas con 8 mil firmas de ciudadanos mexicanos y alemanes que se oponen a la firma del acuerdo.

El auditorio, con capacidad para unas 40 personas, estaba lleno. Para sorpresa de muchos, las autoridades aceptaron que en el encuentro de Vera López con los integrantes de la CADHM participaran todas las personas que cupieran en el recinto; antes, los asistentes organizaron una breve manifestación de acompañamiento al religioso y su comitiva.

“Estoy sorprendida de lo que hemos vivido aquí en Alemania. Nunca me había tocado presenciar que la policía y los funcionarios de alto nivel no sólo nos recibieran sin problemas, sino que además nos estuvieran esperando y atendido de esta forma”, comenta Sofía Mendoza Martínez, integrante de la Red Solidaria Década contra la Impunidad y esposa de Arturo Hernandez Cardona, asesinado en mayo de 2013 por el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez. Ella viajó a esta capital para exponer su caso.

“En México y en Guerrero esto no pasa –agregó–. Por eso los ciudadanos tienen que manifestarse, cerrar calles, tomar autopistas y a veces recurrir a la violencia.”

Bastaron menos de cinco de los 50 minutos que duró la reunión para que el obispo Vera razonara su petición ante los funcionarios alemanes. Vera refutó también el argumento planteado por la administración de Merkel para seguir con la negociación del acuerdo con México: que la corrupción e impunidad policiaca se encuentra sólo a niveles municipales.

El obispo habló sobre los migrantes y el vía crucis que deben seguir para escapar justamente de los agentes federales:

“Un ejemplo de que la Policía Federal es corrupta lo vemos en el ataque a los migrantes centroamericanos que quieren pasar a Estados Unidos a través de México. Contra ellos actúan la Policía Federal, el Instituto Nacional de Migración, el crimen organizado y las pandillas centroamericanas de la Mara Salvatrucha”.

Y agregó: “La Policía Federal, esa a la que ustedes supuestamente van a entrenar, es tan corrupta como las policías locales”.

Explicó que él sabe de lo que habla, toda vez que su diócesis se encuentra cerca de la frontera con Estados Unidos y el trabajo pastoral que realiza también es con migrantes.

“Por eso sé lo que pasa con ellos y cómo la Policía Federal actúa junto con los criminales. La corrupción no se da sólo a nivel local, sino también a nivel federal”, concluyó su mensaje, que fue seguido por un fuerte aplauso.

Atentos y respetuosos, aunque sin aceptar generar ni entablar un diálogo con los asistentes, los funcionarios alemanes agradecieron la visita y las exposiciones de Vera, de Sofía Mendoza y de un par de participantes más que tomaron la palabra.

“Agradecemos mucho el panorama que desde su punto de vista nos ha dado de lo que sucede allá. Conocemos los reportes de prensa que describen exactamente lo que usted nos ha contado, aunque hasta ahora, y de acuerdo con el conocimiento que tienen nuestros funcionarios allá de la situación, aún no lo hemos confirmado. Pero seguimos con gran interés lo que usted ha afirmado”, dijo Peter Steck.

Y remató: “Desde nuestro lado estamos realizando las negociaciones con mucha responsabilidad y tomamos muy en serio las preocupaciones que usted ha vertido. Aún se desconoce una fecha para la firma del documento, pero sí creemos que un acuerdo de este tipo puede, aunque no necesariamente tiene que ser así, ayudar a fortalecer el estado de derecho en México.

“Además, tales convenios están estructurados de tal forma que en los lugares donde hay violación de derechos humanos no es posible realizar un trabajo conjunto.”

Comentarios