“Amor, odio y propaganda”

La Segunda Guerra Mundial es objeto de una serie producida por la CBC de Canadá que Canal 11 pone al aire a las ocho de la noche. Se trata de un documental con material de archivo de alta calidad obtenido, según se expresa en la obra, de lo que filmó uno de los primeros corresponsales de guerra, un periodista canadiense.

Intercalados van los comentarios de dos presentadores jóvenes que explican el mecanismo manipulador de la información, la manera en que ambos bandos tergiversan, ocultan, distorsionan los hechos para usarlos como propaganda. Así mismo se refiere a la propaganda desplegada en películas de Hollywood. Esta es la tesis central del programa.

En aquella época los reporteros destacados a la guerra iban con la tropa, portaban uniforme y llevaban cámaras para filmar el combate. Fue así como partes de la batalla de Dieppe se recogieron para la historia, momentos trágicos para un destacamento canadiense que fue diezmado, derrotado, hecho prisionero casi en su totalidad. Pero la verdad no se supo en ese momento pues los aliados ocultaban al público la realidad, los periódicos se plegaban a los dictados del gobierno, salvo excepciones la prensa optó por esconderle al público lo terrible de la situación y especialmente la responsabilidad de los altos mandos en la derrota.

Igualmente los nazis, con el ministro de Propaganda desplegando todas las artes del engaño de masas, trataron de evitar que la gente se enterara de los campos de concentración, de cómo en Francia la policía arrestaba a franceses judíos para enviarlos a los sitios de exterminio. Por supuesto exaltaba las victorias asegurando que pronto regirían sobre todos los países. En ese mismo tenor, cuando la resistencia en el frente ruso estaba por darle la victoria a la URSS, Hitler miente y señala que Alemania ha salido victoriosa.  Esto es lo que se difunde por la radio, en periódicos y en carteles.

La serie es interesante, aunque no deja de mostrar la interpretación occidental portadora de un cierto anti-comunismo. Y el doblaje está mal hecho, detrás de las palabras en español se oye un eco, aunque no se distingan las frases del original, algunas traducidas literalmente, con lo cual se llega a la torpeza de decir: “soldados asesinados” en lugar de “soldados muertos”.

Canal 11 tiene que revisar su continuidad, la serie se interrumpe y reinicia sin cortinilla de por medio. Con esto se pierde buena parte de la tensión dramática. Los cortes son demasiado largos, se intercalan además de los promocionales de los partidos políticos, una mini historia de la radio, titulada Alfabeto de la memoria. Luego un spot sobre “ser honesto”: dos jóvenes juegan ajedrez, hacen trampa, y según se oye una voz en off, “lo cual está muy mal”.

Comentarios

Load More