Urgen en foro a mejorar condiciones laborales de enfermeras

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- No conforme con incumplir tratados internacionales a favor de los derechos humanos o las garantías laborales, el Estado mexicano mantiene en la “congeladora” la ratificación del Convenio 149 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre mejores condiciones para el personal de salud.

Por ello, al participar hoy en el Senado en el foro nacional “El ejercicio de la enfermería en México: panorama, desafíos y compromisos”, Eva Reyes Gómez, integrante del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) –instancia que integra a 137 países y más de 13 millones de enfermeras en el mundo–, dijo que es necesario que el Estado mexicano se comprometa a asegurar la profesionalización de las enfermeras.

En ese tenor, recalcó que México debe ratificar en breve el Convenio 149 de la OIT, promulgado desde 1977. “Ya no queremos que haya trabajadoras de la salud auxiliares, sino enfermeras con un nivel académico mayor porque queremos brindar una calidad más profesional”, demandó Reyes Gómez.

La ratificación de ese convenio es una deuda histórica, destacó la integrante del CIE, ya que en 1989 el gobierno mexicano rechazó su ratificación y, en 2012, la senadora priista Diva Hadamira Gastélum presentó un punto de acuerdo para solicitar al Ejecutivo federal la ratificación de este convenio de la OIT.

Participante en el foro convocado por las comisiones para la Igualdad de Género y de Educación del Senado, Gerardo Guevara Gómez, en representación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), argumentó que la ratificación del Convenio 149 atraviesa por un “proceso de análisis” para verificar las adecuaciones que habrían de realizarse al marco legislativo.

El funcionario precisó que está pendiente la dictaminación por parte de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), que debe consultar al sector patronal y a las y los trabajadores al respecto.

Gerardo Guevara acotó que en 1989 México no rechazó la ratificación del convenio por el contenido de sus artículos, sino que  “en realidad se trató de un problema de interpretación que ya debería estar superado con la reforma de 2011 y 2012 a la Ley Federal del Trabajo”, justificó.

Al igual que el Convenio 149, México también tiene estancada –con múltiples pretextos y trabas burocráticas que han causado la molestia de mujeres trabajadoras– la ratificación del Convenio 189 de la OIT, referente a los derechos laborales para las empleadas del hogar remuneradas.

Respaldo a enfermeras mexicanas

En su intervención en el foro, Eva Reyes Gómez observó que es necesario que el Estado mexicano genere condiciones sociolaborales dignas para la enfermería, ya que –apuntó– con el adelgazamiento de los recursos que el Estado mexicano da para contratar enfermeras, se genera una “tercialización” de la profesión (que empresas particulares ofrezcan a las instituciones de salud el servicio), y por tanto no se reconozcan prestaciones laborales y no haya responsabilidad del patrón en caso de accidentes.

Sobre las recientes demandas de las enfermeras mexicanas, Reyes Gómez las consideró “justas”, por lo que el Estado debe revisar con urgencia el programa de “Promoción por profesionalización del personal de enfermería, de trabajo social y de terapia física y rehabilitación”, a fin de que ninguna trabajadora quede excluida y tengan mejores condiciones laborales.

 

Comentarios

Load More