El Verde, con impunidad garantizada

Creado desde el poder para reforzar al PRI en el Congreso, el Partido Verde Ecologista de México funge como complemento de la mayoría priista, eficaz integrador de la telebancada y seguro apoyo para las causas gubernamentales. A especialistas en materia electoral, como Jorge Alcocer y Eduardo Huchim, les escandaliza que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación permita que ese partido viole la ley con sus permanentes campañas propagandísticas, rebasando plazos y límites de gastos, sin otra sanción que una “amonestación pública”.

Al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) no le ha bastado la campaña de imagen de más de 2 mil 284 millones de pesos que ha desplegado desde el año pasado en las pantallas de cine y televisión, así como en las estaciones de radio. Ahora también se promociona en las tortillerías, aunque todavía no empiezan legalmente las campañas para renovar la Cámara de Diputados y los poderes locales en los 17 estados donde habrá elecciones el 7 de junio.

Desde hace tiempo, en algunos de esos expendios de la Ciudad de México el PVEM ha regalado hojas de papel con su logotipo y la leyenda “Sí cumple”, con la que se envuelven las tortillas de maíz.

Si alguien escapó de su campaña de los “cine minutos” en las salas de Cinemex o Cinépolis, de sus promocionales que pasan todo el día en la televisión y en la radio, pues los verá en la envoltura de las tortillas. Es propaganda abierta, no limitada a miembros del partido. Tienen impresa la campaña electoral: “En las pasadas elecciones ofrecimos cadena perpetua a secuestradores. Ley aprobada. Sí cumple”, con el logo del partido al calce de una foto donde se ve a una persona tras las rejas.

Como si no bastara dicha campaña, el Partido Verde se colgó del Programa de Vales de Medicamentos para Derechohabientes del IMSS y el ISSSTE para atribuirse públicamente los probables beneficios del mismo. En un boletín de la Secretaría Salud emitido el lunes 9 se anunció que a partir del 15 de marzo –esto es, tres semanas antes del arranque de la campaña electoral– las dos dependencias emprenderán un programa piloto en la Ciudad de México para la entrega de esos vales.

De inmediato, dos días más tarde, el PVEM colocó espectaculares y lanzó un spot con la leyenda: “Vales de medicinas. Propuesta cumplida. En el IMSS-ISSSTE a partir del 15 de marzo en el Distrito Federal”.

Al parecer la agresiva campaña propagandística le dio resultado a ese partido que creció a la sombra del PRI desde 1989, cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís lo diseñaron para conseguir los votos del sector urbano preocupado por el medio ambiente.

En una encuesta que dio a conocer en enero pasado, la empresa Parametría informó que el PVEM y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tendrán, cada uno, alrededor 10% de los votos, con lo que cualquiera de ellos se ubicará en el cuarto lugar de las preferencias.

El estudio de opinión señala que a pesar de sus numerosos problemas, el PRI se mantiene al frente de la intención de voto, con 31%; en segundo lugar el PAN con 27%, mientras que el PRD se colocaría como la tercera fuerza, con 12%.

Como lo han hecho desde las elecciones de 2006, el pasado 11 de diciembre el PRI y PVEM entregaron al Instituto Nacional Electoral (INE) su convenio para formar coalición en 244 distritos. De acuerdo con el documento, en caso de que sus fórmulas ganen, 56 distritos serán encabezados por el PVEM y los restantes 188 por el PRI. En cambio acordaron ir por separado en Oaxaca, Tabasco, Aguascalientes, Yucatán, Tlaxcala y Tamaulipas, lo mismo que en 15 distritos de la Ciudad de México.

Prevén que el PVEM obtenga entre 5 y 6% de los votos, los cuales le garantizarían al PRI tener una mayoría relativa en la Cámara de Diputados. De esta forma los verdes, además de mantener su registro y posicionarse como cuarta fuerza electoral, le ayudarán al PRI a colocar en curules a personas vinculadas a Televisa y TV Azteca, como lo hizo en la presente  legislatura.

“Es un partido negocio que es utilizado por el PRI. Es funcional porque le permite capturar una parte de un voto conquistado a través del engaño y la simulación. Es un partido canalla y tiene una protección permanente”, sostiene en entrevista Jorge Alcocer, especialista en temas electorales desde hace más tres décadas.

Protección del tribunal

Alcocer fue miembro de la Comisión Federal Electoral (1986-1991) que precedió al Instituto Federal Electoral. Ha sido uno de los principales promotores de las leyes en la materia desde hace tres décadas y varias veces candidato a consejero electoral.  Dirige la revista Voz y voto y fundó el partido Fuerza Ciudadana, que participó en las elecciones de 2003.

Para Alcocer el PVEM es un partido “canalla” porque viola permanentemente la ley de manera impune y está protegido por las autoridades electorales y el PRI.

Y en opinión del exintegrante del Consejo Electoral del Distrito Federal Eduardo Huchim, el partido mismo es “una burla”.

Ambos especialistas manifiestan su asombro por la incapacidad del Instituto Nacional Electoral (INE) y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para castigar al Partido Verde, pues lo han sancionado con multas millonarias desde el 2009 y no se las han aplicado.

Dos magistrados de TEPJF, Flavio Galván Rivera y Clicerio Coello Garcés, han tenido en sus manos la posibilidad de aplicar dichas sanciones, pero, con el argumento de que afectarían la equidad de los procesos electorales, las han rebajado a una amonestación pública, como lo hizo el abogado chiapaneco Coello Garcés el pasado 5 de febrero.

Galván Rivera ha revocado dos veces las sanciones al PVEM. La primera fue en 2009, cuando el Instituto Federal Electoral (IFE) le impuso una multa de 20 millones de pesos por sus spots sobre la pena de muerte y supuestos informes de los ­legisladores.

La segunda fue en 2013, cuando el magistrado revocó la multa que el instituto le impuso al PVEM por 160 millones de pesos, ya que en las elecciones de 2009 Televisa difundió promocionales en los cuales sus actores Raúl Araiza y Maite Perroni se declaraban convencidos verdes .

Era la tercera multa más grande impuesta por el IFE, sólo menor que la del Pemexgate (con mil millones de pesos) y el caso Amigos de Fox (545 millones). No obstante que la violación al tope de gastos de campaña era clara, el TEPJF estableció que el IFE actuó ilegalmente al considerar una doble condición de responsabilidades del PVEM.

El Partido Verde se amparó, como lo hacen casi todos los partidos y funcionarios, en el artículo 134 de la Ley Electoral, que permite a legisladores y autoridades difundir informes de gobierno aun si, en los hechos, se convierten en instrumentos de propaganda electoral.

Clicerio Coello, nombrado el 11 de septiembre de 2014 por el Senado como magistrado de la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral,  perdonó el pasado jueves 5 al PVEM por su campaña adelantada en cine, televisión y radio. Consideró que era suficiente una amonestación pública publicada en el Diario Oficial de la Federacion, a pesar de que el propio tribunal concluyó en su sentencia que hubo “una estrategia integral, tendiente a posicionar ventajosamente al PVEM en el proceso electoral en curso.”

El magistrado Coello argumentó su decisión: “La amonestación pública tiene grandes efectos y consecuencias para el sujeto infractor de la norma, pues se pone en evidencia frente al electorado que se incumplió la norma. Se hace del conocimiento de la ciudadanía que un partido político o candidato violó los principios constitucionales y ello, desde luego, tiene trascendencia para el proceso electoral”.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) había acusado al PVEM de haber recibido aportaciones ilícitas de Televisa, TV Azteca y el Poder Legislativo federal por más de 2 mil 284 millones de pesos.

Pablo Gómez, representante perredista ante el INE, al presentar la denuncia en la Unidad de Fiscalización dijo que el PVEM reconoció haber tenido un gasto de 85 millones de pesos en campañas propagandísticas, pero que el costo real de los spots transmitidos en las dos cadenas de televisión era en realidad de mil 351 millones de pesos, si se toman como referencia las tarifas comerciales.

“Por la difusión de los promocionales de los siete legisladores del Partido Verde Ecologista de México, dicho instituto político recibió del Grupo Televisa una aportación en especie de cuando menos la cantidad de mil 466 millones 13 mil 233 pesos, importe con el que logró obtener un gran beneficio frente al electorado. En cuanto a TV Azteca, la aportación suma 818 millones 152 mil 867 pesos”, sostuvo Gómez.

En tanto que el Poder Legislativo, a través de las fracciones parlamentarias del PVEM, habría financiado con más de 83 millones de pesos la mencionada campaña.

El PRD documentó que entre la tercera semana de septiembre y el 10 de diciembre pasado, el PVEM trasmitió casi 250 mil spots en televisión abierta y restringida, bajo la apariencia de informes de siete de sus legisladores. El artículo 41 de la Constitución prohíbe que partidos o cualquier otra persona física o moral adquieran tiempos en medios electrónicos dirigidos a influir en las preferencias electorales.

Ante la denuncia, la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral del INE ordenó desde el 31 de diciembre la suspensión inmediata de los promocionales denominados “cine-minutos” en las empresas Cinépolis y Cinemex, así como publicidad fija del PVEM.

Pero los promocionales siguieron pasando en las salas de cine, pues el PVEM burló la sentencia y cambió la leyenda “Sí cumple”, que es su lema de campaña, por “el Partido Verde sí cumple lo que promete”.

Esas pruebas contundentes fueron las que condujeron a la sentencia del tribunal, y que el magistrado chiapaneco Clicerio Coello redujo a una “amonestación pública”.

Ante esta decisión del TEPJF, el exconsejero electoral Eduardo Huchim  dice en entrevista que el PVEM nuevamente se está burlando impunemente de las autoridades electorales, tanto administrativas como jurisdiccionales, y parece que no hay autoridad que halle la forma de frenar su propaganda ilegal.

“Esto es ridículo –señala Huchim–; otra vez el PVEM volvió a recurrir a la estrategia de fingir informes de sus legisladores, de los que nadie se entera, y a aprovecharse de ellos para hacerse propaganda. Hasta ahora este partido ha sido el consentido del TEPJF porque, incluso, a partir de que se instauró la ­prohibición de que los partidos adquirieran tiempos en radio y televisión, lo hizo y el tribunal le revocó la sanción que le había puesto el IFE.”

En tanto que Alcocer sostiene que los magistrados que han permitido la constante de burla a la ley por el PVEM desde 2009 deberían dar una explicación:

“¿Por qué los magistrados han tenido esa reiterada conducta de tutelaje o protección del PVEM? Habrá que preguntárselos. Yo digo que sus argumentos sólo convalidan el fraude a la ley, en ese sentido los magistrados de la sala superior han estado actuando en connivencia o complicidad con la conducta fraudulenta del PVEM.”

La burla

El estratega de político del PVEM es Ulises Beltrán, quien fuera el encuestador presidencial con Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. La estrategia que ha seguido este partido desde que nació es encontrar los mecanismos para burlar la ley.

“¿Qué justicia electoral es ésta?”, se pregunta Alcocer en una revisión rápida de la sucesión de multas y revocaciones de las autoridades electorales y judiciales hacia el PVEM, creado por Carlos Salinas de Gortari para apuntalar al PRI en el Poder Legislativo, en beneficio del Ejecutivo.

Alcocer advierte que el PVEM juega desde hace tiempo con sus legisladores como goznes para permitir ciertas reformas y defender determinados intereses. Por ejemplo, señala que buena parte de los legisladores que han llegado por el PVEM forman parte de las telebancadas y están directamente vinculados a las empresas de radio y televisión, en particular de Televisa y TV Azteca.

“El poder del PVEM –explica Alcocer– es que ha puesto su registro y sus candidaturas al servicio de intereses políticos que perjudican la vida democrática. Es un negocio familiar de los Gonzalez Torres y tienen una pragmática conducta en materia de alianzas electorales, con las cuales consigue lo que el ministro Gudiño Pelayo calificó como ‘la piadosa trasferencia de votos’. Además, tiene una estrategia de posicionamiento mediático con el apoyo de las televisoras y algunas radiodifusoras. Ese es el poder real del partido verde.”

Además, sostiene que existen elementos suficientes, y previstos en la ley, para cancelar el registro del PVEM.

Comentarios

Load More