La PGR intenta dividir a familiares de “los otros desaparecidos”

Gracias a la iniciativa de familiares de desaparecidos en Guerrero, 52 cuerpos han sido encontrados en fosas clandestinas. Pero esos hallazgos, acusan los parientes de las víctimas, no han sido logrados gracias a la PGR, sino pese a ella: Según su perspectiva, la subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Eliana García, trata de dividir al Comité de Familiares de Víctimas de Desaparición Forzada “Los Otros Desaparecidos”.

IGUALA, Gro.- Familiares de desaparecidos que ante la falta de apoyo de las autoridades emprendieron por su cuenta la búsqueda de cuerpos en fosas clandestinas se sienten ahora nuevamente victimizados por la Procuraduría General de la República (PGR): Aseguran que la subprocuradora de Derechos Humanos, Eliana García, trata de desarticular el Comité de Familiares de Víctimas de Desaparición Forzada “Los Otros Desaparecidos”.

Esa organización trabaja en varios municipios de Guerrero donde domina el grupo delincuencial Guerreros Unidos, y aunque ya logró localizar y exhumar a 52 víctimas, sostiene que García da trato privilegiado a ciertos integrantes de la asociación, ofrece información incompleta a otros, convalida la expulsión de miembros que no coinciden con las opiniones mayoritarias, difunde mentiras, escatima asesorías y permanece omisa ante el hecho de que algunos participantes “toman decisiones que no compaginan con la búsqueda”.

En este contexto, resulta explicable que la PGR sea ineficiente y parca a la hora de rastrear a los desaparecidos. El pasado martes 3, en una de las reuniones semanales que sostienen padres de las víctimas, el dirigente Mario Vergara denunció: “(Los enviados de la fiscalía) no están buscando fosas, y cuando lo hacen no siguen los protocolos. En cuatro meses no han cumplido con traer un georradar y un dron para facilitar la búsqueda. No han terminado de tomar las muestras de ADN a los familiares de las víctimas”.

Don Juan, padre de otro desaparecido y cuyo apellido se omite por razones de seguridad, señala a la reportera: “La señora Eliana García nos trajo fotos de la ropa encontrada en las fosas para ver si reconocíamos alguna. La ropa estaba limpia. Dijo que como se hallaba sucia por haber estado enterrada, la había lavado para que la identificáramos mejor. Eso nos explicó en una reunión. Lo malo es que alguna prenda no aguantó la lavada”.

Luego interviene la también dirigente Mayra Vergara, hermana de Mario. De pie frente a los asistentes y visiblemente molesta, declara: “(Los de la PGR) ya no quieren trabajar. El viernes no trabajaron, y ayer (lunes 2) subieron al cerro a la una y media de la tarde, y bajaron dos horas después. ¡Qué búsqueda es ésa! ¡Así cuándo vamos a sacar a todos los que están en la fosas! ¡Así cuándo vamos a encontrar a nuestro hermano!”.

Anselmo Campuzano, asesor jurídico del movimiento, manifestó: “Cuando se inició este proyecto trazamos una directriz de sentido humanitario que queremos mantener, pero debemos reconocer que vivimos en el límite de la legalidad y de la ilegalidad, porque no podemos andar varillando, exhumando y destapando fosas. La actuación de los elementos de la PGR es cuestionable, pero son los únicos”.

Por eso, explica Adriana, “acudimos al Equipo Mexicano de Antropología Forense. Nos reunimos con la antropóloga Roxana Enríquez Farías, quien nos dijo que le diéramos las coordenadas de las fosas. Ellos harán el mapa y le van a decir a la PGR: ‘A ver, aquí está el área que deben acordonar para que no vaya a entrar nadie, y díganme en qué tiempo van a procesar estas fosas (de la zona delimitada)’.

“No estamos sujetos –continúa– a que la PGR haga lo que ellos quieran. Tenemos derecho a nombrar a nuestros antropólogos forenses. Cuando determinemos en dónde están las fosas, ellos vienen, realizan su trabajo y estarán al pendiente de que la PGR exhume los restos óseos conforme a derecho. Ellos se hallan dispuestos a elaborar protocolos para abrir las fosas.”

También solicitaron el apoyo de Juan Carlos Gutiérrez Contreras, abogado colombiano, director del Programa de Cooperación en Derechos Humanos, México Comisión Europea, que tiene por objeto definir acciones y políticas concretas para la incorporación de normas y estándares internacionales de derechos humanos en este país.

Gutiérrez Contreras acudirá a capacitar a 30 o 40 integrantes del comité.

Las mentiras

Entre los problemas que enfrentan los activistas, según Adriana, destaca uno: “Algunos levantamos nuestra denuncia, pero a cuatro meses resulta que no estamos inscritos en el padrón de víctimas. Por lo tanto, no podemos exigir nada. El abogado nos auxiliará en la elaboración de los documentos que hay que presentar en la PGR y los llevará, si es necesario, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). También nos asesorará antes de formar con la PGR el programa de búsqueda, con el que dicha dependencia iniciará el rastreo en vida”.

En entrevista, Mario Vergara expresa: “Siempre he dicho que los que están arriba en los cerros están muertos, y los que están aquí están muertos en vida. Nuestros objetivos eran aquéllos, pero al buscarlos nos hemos encontrado con tantas víctimas a las que les hacen falta tantas cosas que nos han hecho cambiar nuestro objetivo. Siempre peleando con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV)… Quiere que restauremos nuestra vida. ¿Cómo lo vamos a hacer, si hay familias que a sus hijos los están sacando de las escuelas porque no tienen 10 pesos para mandarlos o porque vendieron todo y ya no tienen en dónde vivir”.

Más aún, prosigue, “la CEAV no nos acredita como víctimas: Tengo una grabación de una reunión de hace 15 días. Le pedí a Erik, representante de la comisión, que me diera los requisitos para que nos acreditaran y nunca me contestó. Así, ¿cómo vamos a restaurar la vida? La gente pasa formada hasta tres horas para recibir 20, 30 o 40 pesos para su pasaje, y al llegar resulta que se les terminó el dinero o han traído a dos o tres psicólogos para 150 familias.

En medio de todo esto, “la PGR dice muchas mentiras. Hace meses que buscamos fosas y apenas hace 20 días Criminalística de la PGR nos impartió un curso sobre cómo se trabaja en ellas: que debes hacer un pozo más grande a un lado y luego ir escarbando la fosa para que el antropólogo pueda ir levantando los huesos; que sólo debe estar dentro el equipo que trabaja… cuando aquí entran y salen todas las personas de la PGR que quieren. Le dije: ‘Oiga, usted nos está hablando de otro mundo; todo lo que me dice no tiene nada que ver con lo que están ustedes haciendo allá arriba’. Me contestó: ‘desgraciadamente así es’. Así fue avanzando el curso”, recuerda.

“Como sostengo, la PGR nos ha dicho muchas mentiras. Cuando llegó la señora Eliana nos hablaba de dos equipos de trabajo: uno de búsqueda y uno de extracción (quienes levantan los huesos). El equipo de extracción sí lo tienen, aunque no cumplen con los protocolos, y el equipo de búsqueda del que ellos tanto presumen somos tres de nosotros”, asevera.

Dificultades

En la zona a la que llaman El Panteón, del cerro de La Joya, los activistas localizaron 10 fosas, y enfrente hay un maizal donde detectaron otras 20, pero la PGR aún no lo ha cercado, y los parientes de los desaparecidos no tienen con qué hacerlo.

Mario Vergara detalla: “En El Panteón escarbaron una fosa que resultó negativa, pero la de hoy fue positiva. La señora Eliana nos ha reclamado mucho que han abierto fosas negativas, pero olvida que también han abierto muchas positivas. Si me vuelve a decir eso, le voy a responder: ‘Pues usted me habla de un equipo de búsqueda. Si me quiere poner a prueba con su equipo de búsqueda, pues vamos a un cerro y que pasen ellos primero a localizar fosas y después paso yo’. Le mostraré las deficiencias de su equipo, y que no reclame. No tenemos rayos X en los ojos”.

Mayra tercia: “¿Cómo es posible que pasen meses y Eliana García no pueda iniciar la búsqueda en vida? Hace 15 días nos dijo que ya había pasado la carpeta, pero hace ocho el licenciado Joaquín nos confió que eso era mentira. Acaban de secuestrar a un joven y a los dos días lo entregaron muerto. Llegó una señora a denunciar el secuestro de su hijo y no le quisieron tomar la denuncia porque, dijeron, ‘aquí sólo desaparecidos’. Hay otra señora que sabe que a su hijo lo tienen trabajando en Arcelia y no le hacen caso. En la mañana de este día van seis muertos, y eso que vivimos en el municipio más ‘blindado’ por todas las fuerzas federales”.

Interviene Julia Alonso: “Yo se los dije desde un principio: manejar familias con tanto dolor y con tantos problemas es lo más difícil, porque se vive en un estado de estrés porque perdieron a un ser querido, porque no tienen dinero, porque tienen miedo, carencias emocionales, huellas de abandono…

“Yo viví esto en el Movimiento por La Paz, vi cómo gente que no era víctima llegaba con el argumento de ‘No quiero que me suceda a mí’, se aprovechó y ahora tiene puesto en el gobierno. Es el caso de Eliana García.”

Mayra se pregunta: “¿Cuánto tiempo va a pasar para que busquen en vida a mi hermano? Cada día se reducen las posibilidades de encontrarlo vivo. A la semana, nosotros levantamos denuncia del caso. Los negociadores de la PGR dicen que no se paga el rescate hasta que haya una prueba de vida. Estuvieron dos agentes. Yo le decía a mi madre: éstos están comiendo y no sabemos si mi hermano pasa hambre. No han entendido. Ojalá les paguen por cuerpo exhumado para ver si así se ponen a trabajar.

–¿La PGR los está revictimizando, los maltrata?

–La ley habla de la no revictimización. Lo cierto es que no sabemos de nuestros derechos. En cuatro meses nos hemos dado cuenta de que la PGR y la señora Eliana están aquí pero no resuelven nada –responde Mario.

Al concluir la entrevista, tanto él como su hermana Mayra se quitan la camiseta negra con la que usualmente salen en busca de fosas, la doblan y esconden como siempre la frase en letras blancas: “Hijo, hasta que no te encuentre te seguiré buscando”.

Comentarios

Load More