Inicia este año reconstrucción del Teatro Casa de la Paz

Ante la petición de una entrevista con el rector de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Salvador Vega y León, respecto al estado del Teatro Casa de la Paz cerrado desde hace más de dos años por daños estructurales, el titular de difusión cultural de la institución respondió favorablemente al gremio teatral.

Walter Beller, al informar que el rector se encontraba en un viaje por Europa en la búsqueda de convenios de intercambio, comentó que el Teatro Casa de la Paz tiene aprobados 450 mil pesos para el proyecto de factibilidad, que quedará listo el 8 de abril y que este año se pretende seguir con uno de tipo ejecutivo en el cual se decidirá el proceso a seguir de reconstrucción del teatro, cuyo costo sería de entre 35 y 40 millones de pesos.

Enfatizó que nunca se ha dejado de trabajar para conseguir recursos, desde que en 2013 los cinco millones de pesos etiquetados para el teatro no se aplicaron:

“Desde junio o julio de 2013 en que llegó el rector, hemos hecho varias cosas. Conseguimos que el Patronato de la UAM –pues rectoría general y el patronato trabajan en conjunto– lograra recursos por cinco millones de pesos por parte de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, un etiquetado para usarse en 2014 a través de la Fundación de Egresados de la UAM, que por falta de recibos, de registro y otros elemento no se pudieron ocupar.

Y explica:

“Que quede claro que el Patronato no es de la UAM, es una fundación de los egresados, que aunque en principio estaban de acuerdo en que les llegara el dinero para el teatro y tratamos de apresurar los tiempos, no tuvieron la velocidad ni el interés, y se perdió.”

El teatro que forma parte desde 1981 del patrimonio de la universidad, y tiene una afectación en sus paredes que data de 1999, explicó Beller. A raíz de los sismos del 2012 se agravó hasta llegar a los cimientos, de ahí el daño estructural que llevó al cierre del recinto.

“Ahora necesitamos un proyecto ejecutivo respaldado por uno de factibilidad que está en marcha, ya tenemos el componente jurídico que obtuvimos en noviembre del año pasado, falta el otro componente que es el técnico-artístico en el que el INBA también participa (el recinto tiene un mural-vitral de Manuel Felguérez).

“Pero no debe de haber duda en que estamos comprometidos en rehabilitar el teatro. Calculamos, como se ha dicho, que se necesitan entre 35 y 40 millones para ponerlo en marcha, ya sea para realizar un proyecto nuevo o una reconstrucción.”

Detalló:

“Un proyecto nuevo implica demoler todo quedándose sólo con lo protegido, como el mural de Felguérez, y lo que se considere por el INBA como de rescate. Y la reconstrucción es todo cuidando señalamientos de lo rescatable, en ambos casos los trabajos van hasta la cimentación.”

Se le cuestiono a Beller por qué el rector no ha respondido de manera directa a diversos miembros del gremio teatral (Proceso, 2001), quienes le solicitaron una entrevista en octubre de 2014 y le enviaron una carta en febrero donde le instan a una respuesta inmediata sobre el estado del teatro, a lo que respondió:

“En efecto tuvimos una reunión aquí el 24 de octubre de 2014, el rector no pudo estar porque había un problema con el Instituto Politécnico Nacional, y ellos se sintieron un poco molestos. A partir de esa cita el doctor Vega dijo que informaríamos con bases fijas, y aquí estamos, también el 14 de enero de este año algunos de ellos vinieron aquí y se reunieron con el arquitecto Roberto Eibenzchuts, vicepresidente del Patronato de la UAM, y el arquitecto les dijo –y me lo dijo– que informaría de los avances.

“Eso es algo que no se está mencionado, sin eso parece que la universidad ha sido omisa, y la UAM no lo ha sido. Lo que pasa es que hay procesos, pero no estamos inmovilizados, estamos buscando recursos, y en esta ocasión a través del Gobierno de la Ciudad de México para obtener recursos federales.”

De manera similar, el 13 de marzo, se le cuestionó a Miguel Flores Vilchis, jefe de Promoción Cultural y Medios de la Coordinación de Difusión General de la universidad, sobre un cartel electrónico enviado a la prensa donde se daba a conocer que el Teatro Casa de la Paz estrenaría programación. Sólo que eso sería en otro recinto, la Casa Rafael Galván, en abril. Algunos miembros del gremio teatral que signó la carta al rector calificaron como un engaño al público. Walter Beller abundó:

“El teatro es de la UAM pero sobre todo de la ciudad, es un bien federal y queremos mantenerlo como tal, por eso mientras hacemos todo esto estamos diseñando un conjunto de actividades alternas, no estamos ‘tapando el ojo al macho’ ni evadiendo la responsabilidad de la reconstrucción del teatro, estamos desarrollando actividades escénicas en espacios y las tres casas de cultura: Casas del Tiempo, Casa Rafael Galván y Casa de la Primera Imprenta. Tenemos eso y lo ocupamos, en ningún momento queremos dejar de hacer actividades.”  

Comentarios

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Load More