Agentes de la DEA participaron en fiestas sexuales pagadas por narcos: EU

WASHINGTON (apro).- El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que agentes de la Administración Federal Antidrogas (DEA) asignados en el extranjero participaron en fiestas con prostitutas y recibieron regalos caros financiados por narcotraficantes.

El reporte interno del inspector general del Departamento de Justicia, Michael E. Horowitz, indica además que la oficina central de la DEA en Washington entregó información sesgada respecto del comportamiento sexual inadecuado de sus agentes en el extranjero, y que incluso la dependencia federal no cuenta con lineamientos específicos para castigar faltas como el acoso sexual, prostitución y mala conducta.

La investigación de 137 páginas sostiene que las fiestas sexuales de los agentes de la DEA se llevaron a cabo en Cartagena de Indias, Colombia, y la oficina del inspector general explica que para corroborar las denuncias tuvo que interrogar a policías colombianos y testigos de las fiestas que tenían relaciones laborales con los agentes de la DEA.

Michael E. Horowitz recomienda que se hagan ajustes a las reglas internas de la DEA para aplicar sanciones más severas a quienes incurran en delitos o conductas sexuales inadecuadas, tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

Con base en las entrevistas realizadas a los policías colombianos, el reporte explica que de 2009 a 2010, diez agentes de la DEA solicitaron los servicios de prostitutas e incurrieron en otras conductas sexuales inadecuadas.

“El oficial extranjero sostiene que arregló las fiestas sexuales con prostitutas financiadas por cárteles del narcotráfico locales para los agentes de la DEA, y que éstas se llevaron a cabo en las oficinas de la dependencia federal estadunidense que renta en la nación extranjera donde ocurrieron por varios años”, destaca el informe del inspector general del Departamento de Justicia.

La investigación interna precisa que varios de esos agentes que participaron en esas fiestas negaron su participación en el bacanal sexual, sin embargo, enfatiza, el caso sugiere que esos mismos agentes “debieron saber” que las prostitutas fueron pagadas por los narcotraficantes locales.

“Un oficial extranjero incluso declaró que resguardó las armas y otras propiedades de los agentes de la DEA durante las fiestas. El oficial anotó que además de solicitar prostitutas, tres agentes en particular recibieron dinero, regalos caros y armas de parte de los miembros de los cárteles de la droga”.

Bajo el título “El manejo de acoso sexual y denuncias de mala conducta por parte de los componentes de la aplicación de la ley del Departamento de Justicia”, el amplio y detallado reporte señala que también se investigó al Buró Federal de Investigaciones (FBI), al Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), y al Servicio de Marshals Federales (USMS).

“Estamos preocupados por la aparente determinación de la DEA de retener información respecto de un caso abierto de mala conducta”, sostiene el reporte interno del Departamento de Justicia, que se encargó de analizar 113 denuncias de mala conducta por parte de los agentes de la DEA y determinó que en 10 de todos los casos, los supervisores de la dependencia federal no reportaron las conductas sexuales de sus agentes ni los acosos sexuales que practicaron.

Pero los agentes de la DEA en Colombia no sólo participaron en fiestas con sexoservidoras, el informe revela que incluso agentes antinarcóticos estadunidenses “padroteaban” a prostitutas y que “un supervisor de grupo atacó” a una de ellas “por la disputa respecto al pago por los servicios sexuales”.

Entre 2005 y 2008, los jefes de la DEA en Colombia recibieron cuatro cartas de parte de la gerencia de los edificios donde rentan las oficinas que tienen en ese país, donde se denunciaba la incomodidad de las fiestas con prostitutas.

“De acuerdo con un reporte de una investigación de la DEA, los supervisores de los agentes en ese país (Colombia) tenían conocimiento de que se realizaron fiestas muy escandalosas con prostitutas en las oficinas rentadas por la dependencia gubernamental”, matiza el informe.

En este caso, los agentes que participaron en las ruidosas fiestas, con la excepción de sus jefes, recibieron como castigo una suspensión laboral de 14 días.

En mayo de 2010, por medio del Servicio de Seguridad Diplomático del Departamento de Estado, la DEA recibió una queja de acoso sexual por parte de un agente en Colombia hacia una empleada local de la dependencia federal estadunidense.

“De acuerdo con el reporte de la investigación, la extranjera que fungía como asistente del agente a cargo de la oficina, denunció que su jefe le hizo varios comentarios sexuales inapropiados, le pidió que viera películas pornográficas, y de manera rutinaria le aventaba cosas encima, le gritaba a los demás empleados y utilizaba un lenguaje vulgar”, puntualiza el reporte.

Según la oficina del inspector general del Departamento de Justicia, la DEA sostiene que pese a las fiestas con prostitutas “nunca se puso en riesgo” la información clasificada guardada en las computadoras y archiveros de las oficinas en Colombia, y que incluso las armas, la identidad y seguridad de los agentes tampoco estuvieron en peligro.

La investigación interna del Departamento de Justicia agrega que durante la época en que se realizaron las fiestas con prostitutas, dos de los agentes asignados en Colombia frecuentaban burdeles y que incluso arreglaba encuentros con prostitutas para sus colegas que eran asignados de manera temporal al país sudamericano.

Como castigo por participar en las fiestas pagadas por los cárteles del narcotráfico, la DEA suspendió dos días a varios de ellos y a otros por un periodo de 10 días, pero a uno de los agentes lo libró de toda culpa.

Comentarios

Load More