Copiloto ocultó a Germanwings que padecía enfermedad

MÉXICO, D.F. (apro).- Andreas Lubitz, el copiloto de la empresa Germanwings que provocó el accidente aéreo en el que murieron 150 personas, incluido él, ocultó a la compañía que, por indicaciones médicas, no debería trabajar.

En la búsqueda de información que explique las razones que tuvo el joven copiloto de 27 años para estrellar voluntariamente el vuelo comercial, médicos alemanes y versiones extraoficiales señalaron que Lubitz sufría depresiones y en su departamento fueron encontrados documentos médicos rotos en los que se le indicaba que debía causar baja por su condición.

El fiscal Ralf Herrenbrueck indicó que en el departamento de Lubitz fue encontrada evidencia que apoya “el actual análisis preliminar de que el fallecido escondió su enfermedad a su empleador y sus colegas”.

En su departamento fue encontrada una nota médica que indicaba que el día del avionazo no debía trabajar.

Sin embargo Herrenbrueck dijo que los documentos médicos encontrados indicaban “una enfermedad preexistente y tratamiento médico apropiado”, pero no una nota de suicidio ni había indicio de que hubiera motivaciones políticas o religiosas para las acciones de Lubitz.

El Hospital Universitario ubicado en Duesseldorf, Alemania, donde el joven copiloto tenía una casa, confirmó hoy que lo tuvo como paciente en los dos últimos meses.

En un comunicado informó que Lubitz visitó el hospital como paciente en febrero de 2015 y la última vez que acudió a consulta fue el 10 de marzo. Se le estaba realizando una evaluación diagnóstico, señaló, pero se negó a proporcionar más detalles.

Sin embargo desmintió las informaciones periodísticas de que el copiloto sufría depresión.

“Las informaciones de que Andreas L. fue atendido en nuestro hospital por depresión son incorrectos”, señala el comunicado.

El hospital informó también que ya entregó el expediente médico de Lubitz al fiscal de Duesseldorf.

Klaus Hoeffken, director general del hospital, afirmó que apoyarán la investigación del fiscal “de manera firme y sin reservas”.

El jueves pasado, el director ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, dijo a los reporteros que el copiloto había pasado todas las pruebas médicas de la compañía y que era “100% apto para volar sin restricciones”. Sin embargo, admitió que no se realizan exámenes psicológicos regulares a los pilotos de Lufthansa ni a los de Germanwings.

Germanwimgs anuncia mejoras e indemnizaciones

Tras el siniestro aéreo Lufthansa informó hoy que inició la mejora de sus estructuras de seguridad.

Ahora todas las aerolíneas del grupo Lufthansa adoptarán la norma de dos tripulantes en cabina como medida de precaución en coordinación con las Autoridades de aviación alemanas (Luftfahrtbundesamt), otras aerolíneas germanas y la asociación de la industria de la aviación germana.

El nuevo procedimiento obligará a que dos personas autorizadas estén presentes en la cabina durante todo el tiempo
de vuelo, señaló Lufthansa.

La compañía aérea también informó hoy que pagará 50 mil euros a los familiares de cada una de las víctimas del vuelo 4U 9525 de su filial Germanwings.

Un portavoz de Germanwimgs dijo que estos pagos, que implican una ayuda financiera inmediata, no afectarán las reclamaciones que realicen las familias a las compañías aseguradoras.

Lufthansa y Germanwings “están en contacto directo con los familiares y esta ayuda financiera se producirá de una forma directa, no burocrática y lo más fácil posible. Las familias padecen ahora suficiente dolor y no deben tener dificultades financieras”, agregó el portavoz.

El vuelo 4U 9525 de la compañía germana Germanwings, salió el martes pasado del aeropuerto de Barcelona con destino a Düsseldorf, Alemania y se estrelló en los Alpes franceses. En el percance perdieron la vida 144 pasajeros y los seis miembros de la tripulación.

La versión oficial es que el copiloto estrelló intencionalmente el avión.

Comentarios

Load More