CNDH discrepa de relator de la ONU: La tortura en México existe pero no es generalizada

Presuntos policías municipales torturan a un hombre en Guanajuato. Foto: Tomada de YouTube Presuntos policías municipales torturan a un hombre en Guanajuato. Foto: Tomada de YouTube

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez discrepó del relator sobre tortura de la ONU, Juan Méndez, de que en México la tortura es “generalizada”.

En el contexto del diferendo por la descalificación del trabajo de Méndez por parte de la Cancillería por el uso del término “generalizada”, el ombudsman sostuvo que no concuerda con la valoración del experto de la ONU en materia de tortura.

Al término de la firma del convenio de colaboración entre la CNDH y el Consejo Nacional para Prevenir la Tortura (Conapred) González Pérez fue cuestionado si desde su punto de vista en México, la tortura era generalizada o no.

“Desde cifras que tiene la CNDH, pero son las cifras que tiene la CNDH nada más, digamos que yo no podía estar en esa concordancia”, dijo el ombudsman sin aportar las cifras que tiene el organismo.

Recordó que en el informe del relator Juan Méndez, se hace mención también de “otro fenómeno que es el trato inhumano, cruel y degradante, también considerado generalizado por el experto pero no para el ombudsman nacional.”

Yo diría que desde esa perspectiva no estaríamos en concordancia”, insistió.

En la carta que Méndez envió al embajador permanente de México ante la ONU en Ginebra, Jorge Lomónaco, fechada el 1 de abril, el relator menciona que además de los cientos de testimonios que recibió durante su visita el año pasado, su conclusión de la generalización de la tortura y los malos tratos se basó entre otros documentos en un reporte de la CNDH sobre la recepción de “11 mil 608 quejas entre el 2006 y 2014”.

Tanto en el informe como en su misiva, Méndez agrega que se apoyó en información del organismo nacional para documentar el maltrato de menores de edad y de mujeres en centros de readaptación.

Pese a que la información de la CNDH fue parte fundamental para que el relator arribara a la conclusión de la situación de la tortura, el presidente del organismo exhortó a dejar de lado el asunto, reconocer el problema y atender las recomendaciones del informe.

“No hablemos en blancos y negros, hay que atender las recomendaciones del relator, para prevenir la tortura y para que se corrija y cuando se dé. Son atendibles las recomendaciones del relator sobre la cuestión. No nos adentremos en diferendos que no ayudan a las víctimas, lo que hay que hacer son acciones que corrijan un fenómeno que existe en el país, la tortura existe y hay que evitarla”, reparó González Pérez.

Sobre el diferendo dijo:

“Lo extendido de la tortura o lo generalizado de la tortura es algo que se puede aclarar en función de las cifras, pero lo importante es centrarnos en que ninguna tortura podemos permitirla. Tortura que no es investigada y sancionada, puede ser propiciatoria de más violaciones”, puntualizó.

Previo a sus declaraciones ante la prensa, González Pérez firmó un convenio de colaboración con el presidente del Conapred, Ricardo Bucio, para combatir la discriminación y violaciones a derechos humanos que se derivan de ella.

De acuerdo con los presidentes de los organismos públicos, la población más vulnerable y permanentemente discriminada es la que no denuncia actos violatorios a sus derechos ante el temor y desconfianza hacia las autoridades.

Los sectores que identificaron son: indígenas, migrantes, deportados, discapacitados, jornaleros agrícolas y minorías sexuales, religiosas o culturales, entre otros.

El convenio de colaboración incluye el apoyo técnico entre ambas instituciones para la realización de estudios, análisis, encuestas de opinión y diagnósticos, sobre las prácticas recurrentes que vulnera el derecho a la no discriminación.

Ambos apuntaron en que parte del objetivo es no duplicar esfuerzos y sumar en casos en los que sea necesario.

Load More