Sólo dos detenidos… a 100 días del homicidio del periodista Moisés Sánchez

Xalapa, Ver., (apro).- A cien días del “levantón” y posterior asesinato del reportero-editor de La Unión, Moisés Sánchez Cerezo, las autoridades sólo han aprehendido a uno de los seis expolicías intermunicipales involucrados (Clemente Noé Rodríguez) y también a uno de los dos presuntos autores materiales: el subdirector de la Policía Municipal, José Luis López Meneses.

Hasta ahora continúan en libertad y sin una orden de aprehensión El Harry, El Chelo, El Moy, El Piolín y El Olmos, los otros expolicías de quienes la Fiscalía General del estado (FGE) sólo conoce por sus apodos.

Omar Cruz Reyes, exalcalde de Medellín de Bravo –desaforado por el Congreso local el pasado 26 de marzo–, continúa sin ser requerido por la justicia, pese a que en la investigación ministerial 01E/2015 de la FGE el único asesino confeso, Clemente Noé Rodríguez, incrimina al panista como autor intelectual del homicidio de Sánchez Cerezo, el onceavo periodista ejecutado en lo que va del sexenio de Javier Duarte.

El testimonio del expolicía, incluido en los legajos de la investigación ministerial 01E/2015, destaca: “Cuando el Harry le cortó el cuello a Moisés (sic), Harry le dijo a Noé: ‘Ya cumplimos con la orden que dio el alcalde de Medellín’”. El contacto, dijo, “era (José Luis) Meneses –subdirector de la policía municipal y escolta de Cruz reyes– para que el alcalde cumpla su palabra (sic), esto sin lugar a dudas se refería al hecho de empezar a distribuir la droga, que era el compromiso que habían adquirido el alcalde, Meneses y el Harry”.

Este lunes, Jorge Morales Vázquez, integrante de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas de Veracruz (CEAPP), denunció en un informe que las corporaciones policíacas de la entidad y las fuerzas armadas nunca atendieron la creciente violencia generada por grupos de la “delincuencia organizada” en el municipio de Medellín de Bravo, lo que –apuntó– derivó en una vulnerabilidad para el ejercicio periodístico.

“Sí existe delincuencia organizada. Nos reporta personal del C4 (organismo de control adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública) que sí había presencia de personas de delincuencia organizada, pero no ubicamos los puntos a detectar. Sí hay presencia de bandas delictivas”, insiste.

Asimismo reprocha que antes del “levantón” y posterior asesinato de Moisés Sánchez, que ayer cumplió cien días, las estadísticas del C-4 y de la propia FGE resaltan que en los últimos meses se habían presentado 13 “secuestros” de personas a manos de grupos armados.

De todos ellos –explica el integrante de la CEAPP– sólo tuvo repercusión mediática el secuestro del exdirector de la policía de Medellín, Martín Sánchez Rodríguez, por su cercana amistad con el presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, el priista José Ramón Gutiérrez de Velasco.

Advierte que a través de la CEAPP se exigirá a la FGE una “investigación más exhaustiva” de los motivos por los que fue asesinado Moisés Sánchez y el cumplimiento cabal de justicia para su familia, pues al día de hoy, subraya, apenas dos personas involucradas están en prisión.

Durante una década Moisés Sánchez escribió y tomó fotografías para el semanario La Unión, y en el último año (2014) también se dedicó a organizar en su congregación a “guardias de seguridad”, además de que instrumentó un programa de “vecinos vigilantes” para contrarrestar la ola de inseguridad y robos del fuero común que azotaban a su comunidad, ubicada en medio de los municipios de Boca del Río y Veracruz.

Familiares del reportero y activista documentaron que antes del “levantón” de Sánchez Cerezo, a quien le quitaron su cámara fotográfica y computadora portátil, hubo amenazas previas. “Hace poco le habrían advertido que si no le bajaba, le darían un susto”, dijeron.

Moisés Sánchez fue enterrado 20 días después de su asesinato. Su hijo Jorge Sánchez Ordoñez ha iniciado una campaña de activismo para exigir justicia, y hace unas semanas relanzó en el Distrito Federal, Veracruz y esta ciudad una edición especial del semanario La Unión dedicada a la memoria de su padre.

Comentarios