El gobierno de EPN es “torpe” y “represor”: Solalinde

OAXACA, Oax. (apro).- El gobierno de Enrique Peña Nieto no respeta a nadie ni tiene piedad a los migrantes, por eso “lo único que nosotros podemos hacer es encomendarnos a la voluntad de Dios”, señaló el padre Alejandro Solalinde Guerra al encabezar el “Viacrucis Fronteras Aliadas”, que esta mañana salió del albergue Hermanos en el Camino localizado en Ixtepec.

Luego de seis días de permanecer varada en ese lugar, la caravana partió rumbo a Juchitán, pero tuvo que hacer un alto obligado en El Espinal, porque el Instituto Nacional de Migración (UNM) y la Policía Federal (PF) movieron su operativo a esa comunidad del Istmo de Tehuantepec para interceptar a los migrantes y deportarlos.

En dicho operativo participan 18 patrullas de la PF y nueve unidades del INM que “nos están esperando, por eso preferimos esperar en la iglesia de El Espinal, comer algo y decidir la estrategia a seguir”, apuntó el sacerdote.

Este gobierno “torpe y represor no respetó las medidas cautelares que emitió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ni el acompañamiento de Amnistía Internacional y Brigadas de Paz Internacional. Les valió todo”, agregó.

Y preguntó: ¿Qué podemos esperar si este gobierno no le hace caso al Papa y si la ONU (Organización de las Naciones Unidas) es regañada y desautorizada o castigada? ¿Qué esperamos nosotros, más que la voluntad de Dios?”.

Insistió en que el despliegue policial es una torpeza, lo mismo que las amenazas contra los transportistas a quienes acusaron de polleros para que desistieran de llevar a los migrantes a la ciudad de México. “Y su cobardía va más allá al enviarnos tantos policías armados como si fuéramos delincuentes o terroristas”, dijo.

Entonces “vamos a ver qué hacemos, porque esta pobre gente no se puede quedar aquí varada. Hay unas 300 personas, son 17 niños y siete menores no acompañados, así como 38 mujeres. Los demás son hombres, en su mayoría jóvenes, que no quieren ser repatriados porque temen ser asesinados por la violencia que impera en Honduras y El Salvador”, apuntó Solalinde.

México, destacó, no tiene piedad de ellos y no tiene una respuesta humanitaria. No hay una interpretación del principio pro persona, y el comisionado del INM, Ardelio Vargas Fosado, “es implacable al decir que la ley es la ley y no respeta ni los derechos humanos”.

Finalmente el padre Solalinde hizo su propia lectura del mensaje que, dijo, ha querido mandar el presidente de la República: “Despliegan toda su fuerza porque hay dos personas criticas y muy directas en el cuestionamiento de este gobierno: Andrés Manuel (López Obrador) y yo. Entonces, pensaran que si le pegamos a Solalinde, los demás se van a mantener agachados, van a tener miedo y nos van a respetar, y a eso le llamo un estado autoritario”.

Por la tarde el INM difundió un boletín en el que subrayó que “el derecho de libre tránsito son (sic) beneficios de cualquier extranjero, siempre que se encuentre administrativamente de manera regular en el país”.

Asimismo, destacó que a los participantes en el “Viacrucis Fronteras Aliadas” les propuso facilitar la comunicación con sus representaciones consulares “para otorgarles el retorno asistido”, y los urgió a que “sigan los procedimientos legales correspondientes”.

La dependencia federal insistió que su compromiso “es proteger y salvaguardar los derechos humanos de todos los extranjeros que transitan por territorio nacional, independientemente de su nacionalidad”.

Comentarios

Load More