Tras batalla jurídica, decidirán sobre legalidad del maíz transgénico en México

Protestan contra el maíz transgénico en el Zócalo capitalino. Foto: Xinhua / Alejandro Ayala Protestan contra el maíz transgénico en el Zócalo capitalino. Foto: Xinhua / Alejandro Ayala

MÉXICO, D.F. (apro).- A raíz de una batalla jurídica que libran desde hace más de 21 meses una asociación civil y empresas productoras de transgénicos –junto con dependencias del gobierno federal– la justicia mexicana iniciará pronto el juicio “de fondo” en el que determinará si la siembra y comercialización de las semillas de maíz transgénico es legal o no en el país.

Lo anterior, luego de que el caso transitara por 17 tribunales –incluida la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)–, ya que abarcó 22 amparos los cuales, a su vez, generaron 117 impugnaciones por parte de los litigantes –96 de ellas interpuestas por las agroindustrias y las dependencias federales– de acuerdo con información que proporcionó hoy la Demanda Colectiva Maíz.

Asimismo, en las próximas semanas un juez valorará si mantiene o suspende la medida precautoria adoptada en septiembre de 2013. Esta medida precautoria impide a las empresas productoras de transgénicos –Monsanto, Dow Agroscience, Syngenta y PHI México– sembrar o comercializar sus semillas de maíz.

La agrupación Colectiva A.C. inició en julio de 2013 una demanda colectiva –una figura jurídica de reciente creación– contra las productoras de transgénicos y el gobierno federal en la que solicitaron la anulación definitiva de la entrega de permisos comerciales de siembra de maíz transgénico por el riesgo que representaría para el grano nativo.

Desde esta fecha, las agroindustrias desplegaron un amplio arsenal jurídico para desechar la demanda y derrumbar la medida precautoria. Los abogados de Monsanto intentaron incluso suspender a un juez quien había decidido mantener la suspensión de la siembra durante el tiempo del proceso judicial.

“Las empresas promovieron siete solicitudes para desechar la demanda, una revocación, cuatro recursos de inconformidad, luego tres amparos, después una recusación contra el juez, luego otro amparo, tres incidentes de suspensión, dos quejas y cuatro recursos de revisión, luego seis nuevos amparos, siete quejas nuevas y una solicitud de aclaración a la SCJN”, recordó René Sánchez Galindo, representante del Colectivo, al precisar: “Todo esto lo ganamos”.

En entrevista con Apro, observó que las empresas y el gobierno “han atacado la medida precautoria por cuestiones de forma, han retrasado el juicio para tirar la medida precautoria y sembrar” y advirtió que “una vez sembrado el maíz transgénico no hay paso atrás”.

El próximo lunes, adelantó, las empresas y el gobierno contestarán a la demanda y esta respuesta fijará el juicio. Posteriormente vendrán la etapa de conciliación y la presentación de pruebas.

Comentarios

Load More