Denuncia ONG simulación para atacar trata de personas en Tlaxcala

TLAXCALA, Tlax. (apro).- El Centro de Derechos Humanos Fray Julián Garcés denunció que el gobierno de Mariano González Zarur mantiene una política de “simulación” frente a la trata de mujeres y niñas, con lo que la problemática no sólo sigue presente en la entidad, sino que se “sofistica y expande”, subrayó.

Al presentar su informe anual de actividades, la organización advirtió que “dolorosamente” Tlaxcala continúa siendo señalado a escala nacional e internacional como un estado donde se asientan y reproducen redes familiares para la explotación sexual.

“El gobierno del estado, a pesar de tener marcos jurídicos y de política pública, no los está aplicando, y a dos años de aprobado el Plan Sexenal, las instituciones responsables de implementar acciones en materia de prevención, atención, sanción y persecución, contenidas en la política pública, continúan con una actitud pasiva”, acusó.

Ejemplo de ello, agregó, es que el gobierno de González Zarur permitirá la reinstalación en Villa Alta de una industria textil de Kamel Nacif.

“Esta situación, que es apoyada en los ámbitos estatal y municipal, omite dar a conocer públicamente los antecedentes de explotación laboral, la contaminación de sus industrias en el agua y el aire, y la vinculación en la trata de personas en el estado de Puebla por parte de este personaje”, señaló.

El Centro Fray Julián Garcés expuso que, basados en un estudio de percepción ciudadana realizado en junio de 2014 y en el informe anual de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y del Departamento de Justicia de Estados Unidos, se puede afirmar que la trata se acrecienta cada vez más en Tlaxcala.

“Es ineludible decir que en Tlaxcala se combate a la trata de mujeres y niñas con una política de simulación y discurso. Los reconocimientos son sólo una cortina de humo que intentan maquillar la realidad”,  asentó la organización en su informe.

Añadió: “Exigimos al gobierno del estado de Tlaxcala que cumpla con los acuerdos internacionales, nacionales y estatales que le obligan a erradicar la trata de personas.

Es urgente, subrayó, que ante el actual contexto aplique las políticas de prevención ya existentes.

De igual manera, mencionó que Tlaxcala sigue reconocida mundialmente como un semillero de “tratantes” y que la actividad delictiva, lejos de estar controlada, se está “expandiendo, multiplicando y encuentra nuevas formas y caminos, y las autoridades permanecen cómplices, sea por acción o por omisión”.

La ONG refirió que a inicios de  2015 se dio a conocer que dos proxenetas originarios del estado se encuentran en la lista de los 10 criminales más buscados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

Además, este flagelo social se encuentra presente en 35 municipios de Tlaxcala, de acuerdo con un estudio que la propia organización llevó a cabo el año pasado.

“Si los gobiernos pretendieran tan solo avanzar en un camino verdadero para cambiar esta realidad, tendrían que trabajar para garantizar los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales para todos y todas. Y no podemos bajar los brazos en tres temas centrales: seguir promoviendo la prevención de la trata con las y los jóvenes, potenciales tratantes o víctimas de trata”, recalcó la organización no gubernamental.

El Centro Julián Garcés apuntó que a pesar de la problemática, en Tlaxcala, como en otras entidades del país, siguen ausentes campañas orientadas a desalentar la demanda, lo que permite que el enganche de víctimas continúe, “pues en tanto persista la demanda de cuerpos de mujeres y niñas, habrá redes que sigan enganchando y favoreciendo la oferta”.

En otros temas, la agrupación también destacó en su informe la contaminación que se ha documentado en el río Atoyac, sin que los gobiernos municipales, estatal y federal tomen medidas para detenerla.

“La Volkswagen y la red de parques industriales donde se producen todos los componentes del auto es una responsable ineludible en la destrucción de los recursos hidrológicos.  No siendo suficiente, está en proceso la instalación de la AUDI en la región. Somos el séptimo país productor de autos y tal industria no genera arriba de 40 mil empleos; además, en México se tienen los salarios más bajos del mundo”, expuso.

Remató: “El problema es tan grave en México que se requiere juzgarlo por genocidio, y muestra de ello son las víctimas por la contaminación industrial del río Atoyac”.

Comentarios

Load More