Números de Canal Once

El recorte presupuestal para la cultura afectó también a Canal Once pese a ser éste, entre las emisoras culturales, el que obtuvo mayores recursos. La producción propia consiste en alrededor de siete títulos, de los cuales dos son segunda temporada. Cuatro series se adquirieron en el extranjero. Hay repeticiones múltiples de programas de años anteriores.

De los estrenos que se anunciaron a fines del 2014, destacan como súper producciones México en la edad de hielo y Carlota. La primera está apoyada por una investigación científica previa; su realización es complicada a más de costosa. El resultado cabalga entre la divulgación de la ciencia y el entretenimiento. Contiene cuadros de dibujo animado para reproducir la figura de bestias desaparecidas. Por su parte Carlota adapta el monólogo escrito por Fernando del Paso en su libro Noticias del Imperio.

Palabra de autor con Mónica Lavín se refiere a autores mexicanos contemporáneos entrevistados por la conductora y poeta. Letras de la diplomacia aborda en formato documental la doble labor de escritores diplomáticos mexicanos.

Si bien a Canal Once se le ha dado un mejor trato presupuestario que a sus homólogos, de cualquier manera el monto se ha empequeñecido. Veamos las cifras que la página de internet de la emisora arroja:

2011, ingresos por 707 millones de pesos. En 2012 la cantidad fue de 664 (en esos años se creó el OPMA y Canal Once fue distinguido para proporcionarle frecuencias que repitieran su señal en la República; hoy tiene 13 propias más cuatro en convenio, todas analógicas, y cuenta también con 3 digitales).

Ya en este sexenio los dineros se redujeron pues en 2013 recibió 418 millones de pesos frente a 231 de Canal 22. En 2014 la cifra se vio más castigada al bajar a 313, aún así superior a los 188.5 de la emisora del Conaculta.

Los vaivenes de la política hacen inestables los proyectos de las emisoras públicas. Actualmente se apuesta por una red creada apenas hace un año, el SPR derivado de OPMA. Sus canales son digitales, por lo cual es difícil que tenga la recepción de los analógicos. Sin embargo, Canal 30 apenas produce un noticiario de corte antiguo, oficialista, sin notas exclusivas ni investigadas. Se concreta a reiterar lo hecho en OPMA, rellenar con series de la DW (Deutsche Welle) e intercambiar con TV UNAM sus programas.    

Tales presupuestos constituyen señales ominosas. Es del todo evidente que el gobierno prefiere gastar en la pantalla privada a la que compra tiempo a precios comerciales, subsidiándola así indirectamente. En cambio las emisoras públicas carecen de fondos suficientes para llevar a cabo su labor de servir de contrapeso a la chatarra que ponen al aire los empresarios.

Comentarios

Load More