Cae subdirector de la policía de Iguala vinculado al caso Ayotzinapa

MÉXICO, D.F. (apro).- Pieza clave para conocer el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre del año pasado, Francisco Salgado Valladares, quien fuera subdirector de la Policía de Iguala, fue detenido este jueves por elementos de la Policía Federal (PF) en Cuernavaca, Morelos.

De acuerdo con las investigaciones, Salgado Valladares fue quien dio la orden de impedir el avance de los autobuses en que se trasladaban los estudiantes.

La Procuraduría General de la República (PGR) lo vinculó con el cártel de los Guerreros Unidos y, según testimonio de Raúl Núñez Salgado, identificado como uno de los principales operadores financieros de Guerreros Unidos, recibía 600 mil pesos mensuales de su operador financiero.

Núñez Salgado, fue detenido en octubre pasado por agentes federales cuando salía de un establecimiento en el puerto de Acapulco.

Salgado Valladares ya había sido detenido el 27 de septiembre, un día después de la desaparición de los normalistas, junto con otros elementos de la corporación, pero las mismas autoridades ministeriales de Guerrero lo liberaron.

Según declaraciones ministeriales de Sidronio Casarrubias Salgado, rendidas el 17 de octubre del año pasado y documentadas por Proceso (No. 1992), la libertad del exdirector de la policía de Iguala fue responsabilidad del procurador de guerrero Iñaky Blanco Cabrera.

Así describió el sujeto, quien admitió tener negocios con Guerreros Unidos, lo que sucedió pasado el mediodía del 27 de septiembre:

“Iñaky (Blanco Cabrera), procurador del estado de Guerrero, y el secretario de Seguridad Pública del estado de Guerrero, y otra persona que está relacionada con salud pero que no sé quién era, ya tenían detenido a Francisco Salgado Valladares y a toda la policía que dependía de (él), personas a las que soltó porque la policía comunitaria de Iguala llegó y a Iñaky le dio miedo y se retiró en helicóptero”.

Casarrubias relató en su declaración que uno de los miembros de Guerreros Unidos, Gildardo López Astudillo, El Gil, lo llamó por teléfono para informarle que se iba a “enmontar” (irse al monte) y que se llevaría con él a Salgado Valladares rumbo a la sierra de Cocula, para llegar a Tianquizolco, municipio de Cuetzala del Progreso.

Según el testimonio, El Gil, Salgado Valladares y otros presuntos responsables, como El Chuky, jefe de una célula de sicarios del grupo criminal que participaron en la desaparición de los normalistas se refugiaron en la meseta que le llaman “Veinte Pueblos”.

Antes de terminar su declaración, Casarrubias Salgado se mostró dispuesto a ayudar:

“Yo soy padre de familia y a fin de que se esclarezcan los hechos respecto a los estudiantes desaparecidos, le manifiesto que es mi deseo aportar toda la información necesaria y de ser necesario estoy dispuesto a ayudar a la autoridad para que se logre dar con el paradero del Gil y de Francisco Salgado Valladares, quienes son las piezas clave con las personas desaparecidas”, dijo en su declaración.

Comentarios

Load More