‘Narco comunitarios’ extienden cacería de ‘El Chaparro’ a poblado nahua

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La guardia comunitaria vinculada al grupo delictivo Los Ardillos irrumpió ahora en el municipio de Zitlala, donde las autoridades educativas suspendieron clases ante el temor de que se registre un enfrentamiento armado.

Anoche vecinos de la cabecera reportaron en redes sociales que comunitarios armados a bordo de al menos 20 camionetas ingresaron procedentes de Chilapa al poblado nahua, donde reclamaron la plaza y advirtieron que van en contra de Zenén Nava Sánchez El Chaparro, señalado como líder de la banda de Los Rojos.

El lugar reconocido mundialmente por la tradicional pelea de jaguares de principios de mayo, como parte de los rituales prehispánicos de petición de lluvia, se ubica a escasos 12 kilómetros de la cabecera municipal de Chilapa.

El grupo vinculado a Los Ardillos, banda dirigida por los hermanos del presidente del Congreso estatal, el diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez, mantiene sitiada la cabecera municipal de Chilapa, donde permanecen al menos 300 hombres armados revisando autos sobre la carretera federal, cateando domicilios y deteniendo a jóvenes por sus presuntos nexos con Los Rojos.

Ello a pesar de que el secretario de Gobierno, David Cienfuegos Salgado, anunció ayer que el gobierno estatal está “negociando” con esta agrupación ligada al narco para que se retiren y las autoridades asuman el control de la seguridad.

Mientras que el alcalde priista de Chilapa, Francisco García González, sigue escondido y ausente del municipio.

Al respecto, habitantes de la cabecera han criticado la actitud del edil acusado de proteger a Los Rojos, pues prácticamente huyó ante la irrupción del grupo armado y dejó a su suerte a la ciudadanía que se encuentra en medio de la confrontación entre grupos criminales.

La situación que se vive en esta zona de la Montaña baja ha provocado la suspensión de labores en más de 600 planteles escolares del municipio de Chilapa, y esta mañana también cerraron las escuelas de la cabecera de Zitlala.

Ninguna autoridad estatal ha fijado una postura ante los efectos colaterales de la narcoviolencia, debido a que la Secretaría de Educación en la entidad se encuentra acéfala luego de que Salvador Martínez de la Roca, El Pino, presentó su renuncia al cargo el fin de semana, exhibiendo así una fractura en la administración del gobernador sustituto Rogelio Ortega Martínez.

En tanto que habitantes de Chilapa advirtieron que esta tarde nuevamente se van a manifestar para exigir el retiro de los “narco comunitarios” y pedir que las autoridades asuman su función y dejen de apoyar al brazo armado de Los Ardillos y también a Los Rojos.

El lunes anterior, ciudadanos marcharon por las principales calles de Chilapa y denunciaron que al menos siete jóvenes han desaparecido desde el sábado 9, cuando irrumpieron los civiles armados con el apoyo del Ejército y corporaciones policiacas.

En respuesta, los civiles armados confrontaron la protesta social y advirtieron que no van a salir de la cabecera municipal hasta detener a El Chaparro, señalado como líder de la banda de Los Rojos y dos de sus operadores.

El hecho provocó una confrontación entre los ciudadanos y los civiles encapuchados que iban armados con pistolas y escopetas, quienes arremetieron contra reporteros y los despojaron de cámaras y teléfonos móviles.

La acción violenta ocurrió frente a soldados, así como policías federales y estatales, quienes no hicieron nada para impedir la agresión a pesar de que los trabajadores de medios de comunicación solicitaron su ayuda.

Load More