Concurso de canto de Sinaloa

CULIACÁN, SIN.-El 8 de mayo se celebró la final del VII Concurso Internacional de Canto de Sinaloa’15 en el Teatro de Villavicencio, con la Orquesta Sinfónica de Sinaloa bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda –como en las versiones anteriores–, excelente concertador operístico, conocedor profundo del canto y la ópera.

Los participantes llegaron a Culiacán una semana antes y tomaron un curso-taller con pianistas especializados. Quienes pasan a la final ensayan con la orquesta. En ese sentido este concurso es único en la república mexicana; los jóvenes participantes quedan muy agradecidos pues además de los tres premios tradicionales hay otros especiales, de manera que todos los finalistas obtienen al menos uno.

Se había rumorado que ese era un concurso a modo para que ganen los cantantes de Sinaloa, lo cual quedó desmentido al asignarse el primer lugar al joven Omar Lara, barítono de 25 años originario del Distrito Federal quien cantó como los grandes “Hai giá vinta la causa” de Las bodas de Fígaro de Mozart, y “Ah per sempre io ti perdei” de Los puritanos de Bellini. Un poco sobreactuado en la primera (nada que no se pueda corregir).

El segundo lugar fue Andrés Carrillo, de Mexicali, tenor con 29 años que ha mejorado notablemente, como lo demostró con dos tour de forcé, “Salut demere chast e pure” de Fausto de Gounod y “Una furtiva lagrima” de Elixir de amor de Donizetti. Recibió también el premio de Bellas Artes.

El tercero fue para al tenor Rodrigo Petata Aragón, de 25 años, originario de Oaxaca, quien compitió también con “Una furtiva lágrima” y “La donna ée mobile” de Rigoletto de Verdi. La final estuvo muy reñida, 10 finalistas; cinco mujeres y cinco hombres.

Merecido el premio a la revelación juvenil para la soprano mazatleca Eimy Sánchez Osuna, de 22 años. El público otorgó, mediante su voto, uno especial a la soprano Jessica Loaiza Pérez, 33 años, de Culiacán, a quien habíamos visto como protagonista de la estupenda ópera de Roger Bourland La paloma y el ruiseñor.

También fue destacada Karen Yazmín López, soprano de gran futuro, poseedora de una voz de gran volumen y belleza.

El ISIC (Instituto Sinaloene de Cultura), que organiza este certamen, cubre todos los gastos de los concursantes y jurados.

Comentó Patrón de Rueda para Proceso:

“Tuvimos un jurado conocedor, generoso y congruente. Hubo una gran comunicación y armonía entre ellos. Además,­ todos ofrecieron premios y ayudar a la promoción internacional y nacional del concurso.”

El jurado estuvo integrado por Gerardo Kleinburg, Fernando Lozano, Christhian Gohmer, Alfredo Portilla, Ignacio Clapés y Aigul Kulova.

A todos los finalistas los invitó el maestro Lozano a hacer en noviembre una Gala con la Orquesta de Puebla que dirige, en esa ciudad y en el Distrito Federal.

Comentarios