El periodista Pedro Canché iniciará un proceso legal contra Borge

CANCUN, Q. Roo, (apro).- Pedro Canché iniciará un proceso legal contra el gobernador Roberto Borge por el injusto proceso penal abierto en su contra que lo tuvo nueve meses en prisión, acusado de sabotaje.

La mañana de este viernes, horas después de abandonar la prisión desayunó en su casa, en Felipe Carillo Puerto, el llamado corazón de la zona maya. Saboreó unos huevos con chaya y un café caliente.

C con voz pausada dice que dedica su libertad a los periodistas muertos en cumplimiento de su deber y platea cuál será su siguiente paso:

“La venganza es dulce, el perdón tiene mil sabores, todos deliciosos, pero yo prefiero la justicia”, dice el periodista maya.

Y es que, afirma, no proceder contra Roberto Borge y funcionarios de la Procuraduría estatal y del Poder Judicial que participaron en la trama para llevarlo a cárcel solo por ejercer su libertad de expresión es aceptar la corrupción y la impunidad.

Su abogada, Aracely Andrade, tiene prácticamente lista la denuncia, a partir de la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en la que se establece una serie de irregularidades en el proceso y encarcelación de Canché.

La denuncia penal, dice, será presentada contra la Procuraduría General de la Republica (PGR) por el delito de “concierto de autoridades” contra el procurador Gaspar Armando García Torres, la subprocuradora de la zona maya, Blanca Imelda Ávila Varguez y la ministerio público, Tila Patricia Galera León, entre otros funcionarios.

Sin embargo Canché considera que esta denuncia es “un tanto limitativa” por la propia legislación que rige a la CNDH, y por ello dice que presentará otra en la que están señaladas 17 servidores públicos y funcionarios, entre ellos el gobernador Roberto Borge.

“El Gobernador Roberto es quien mueve los hilos del Procuraría estatal y el Poder Judicial”, sostiene.

El periodista maya sostiene que su detención fue por motivos políticos y ordenada por el gobernador Roberto Borge quien no toleró las críticas que le formuló por diversos agravios cometidos contra los mayas, en particular por la represión derivada de las protestas por el aumento a las tarifas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA).

“Los procesos legales van de cajón. Si no lo hago iría contra mis principios y estaría favoreciendo la corrupción y la impunidad”.

Y advierte:

“Voy a proceder hasta donde llegue”.

De hecho, comenta, desde ayer se encuentran en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión y este día empezarán a tomar declaraciones a funcionarios implicados.

El regreso a la libertad, para Pedro Canché es como después de un huracán, donde hay muchos daños y ahora lo que sigue, dice, es una la reconstrucción.

“Siento que envejecí 10 años estando en prisión. La presión es muy fuerte, siempre estaba alerta, que no me vaya pasar algo”, relata.

Más que los golpes que recibió de otros presos y la justicia que tardó en llegar –cuenta—lo que más le entristece de su permanencia en la cárcel es el control del gobernador sobre casi todos los medios del estado.

Todo inició, afirma con una data que envió a Proceso el jefe de la Unidad del Vocero del gobierno del estado, Rangel Rosado, quien lo señalo de ser uno de los líderes de las protestas contra CAPA en la zona maya,

Su crítica, sostiene el periodista, fue en ejercicio de la libertad de expresión y para presentar a la sociedad la situación que enfrentan los mayas de Quintana Roo.

“Pero Borge lo volvió personal. La crítica fue a su gestión como gobernador y no a su persona”, cuenta.

El video que divulgó en YouTube fue la puntilla que llevó a Borge a lanzarle todo el aparto de judicial del estado en su contra, dice.

Sostiene que lo detuvieron porque lo querían meter en un laberinto legal, sin escapatoria, que lo obligara a negociar con el procurador y que el gobernador Borge lo indultara a cambio del silencio o del destierro de Quintana Roo.

Sin embargo, apunta, logró el apoyo de organizaciones como “Articulo 19” que le permitieron salir libre sin negociar y sin someterse.

Tras recuperar su libertad, Canché dice que su principal proyecto es un periódico pues en la zona maya “la gente no tiene acceso al internet y menos a las redes sociales”.

Lo único que no pasa por su cabeza es un cargo político y dice que prefiere mantener su activismo en favor de los mayas sin ostentar un puesto en el gobierno.

Confiesa que aún se siente vulnerable por lo que pide que se active el mecanismo de Protección de Periodistas de la Secretearía de Gobernación para protegerlo de “un coletazo de Borge”, a quien los quintanarroenses tendrán que soportar por año y medio más.

“Es un junior que se siente un semidiós, al que todos le deben de rendir tributo”, critica.

Canché dice que las cosas continúan y que el video en el que reta al gobernador Borge a sostener un debate con él, solo “tiene pausa”.

“El reto del debate sigue abierto. Ahí está la invitación, en el video”, concluye.

Comentarios