Comando agrede con machetes y bates de beisbol a estudiantes de la Universidad Veracruzana

XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).- Ocho estudiantes de la Facultad de Humanidades y activistas ambientales y de izquierda de la Universidad Veracruzana (UV) fueron atacados con machetes, palos con clavos y bates de beisbol por un grupo de hombres encapuchados quienes irrumpieron en una de sus viviendas, la madrugada de este viernes.

“Ya se los va a cargar la verga, hasta aquí llegaron”, les señalaron un grupo de diez personas encapuchadas, con máscaras de payasos y con el rostro cubierto para luego emprender la golpiza en el interior de una casa ubicada en la calle de Herón Pérez, a una cuadra del inmueble del PRI estatal y donde se supone hay una guardia nocturna policíaca.

La vivienda quedó con los vidrios rotos, el lavabo y las paredes salpicadas de sangre, una bicicleta tirada en el piso y la puerta del baño rota, producto de la refriega. Aunque la SSP ya condenó los hechos en un comunicado y la Fiscalía General dice que investiga, 12 horas después del atentado, no hay ninguna guardia policiaca y ningún agente del Ministerio Público se ha apersonado en el lugar de los hechos.

Estudiantes y catedráticos de la UV responsabilizaron de la agresión al titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP), Arturo Bermúdez Zurita y al gobernador priista, Javier Duarte de Ochoa de querer intimidar a los jóvenes universitarios en vísperas de las elecciones del próximo domingo.

Dos de los jóvenes agredidos terminaron con el rostro desfigurado y con los dientes tumbados, productos de los golpes y de que ambos fueron azotados con el rostro de frente a un lavabo.

El más grave presenta traumatismo craneoencefálico, golpes contusos en diversas partes del cuerpo. Su madre informó que durante varias horas estuvo inconsciente.

Edith Escalón, estudiante universitaria e integrante de la Asociación Defensora de los Derechos Humanos “Decide” reseñó que por acuerdo grupal de los estudiantes se decidió “reservar” la identidad de los 8 jóvenes agredidos, para salvaguardar su integridad y la de sus familias.

En rueda de prensa ofrecida en el área de urgencia del Centro de Especialidades Médicas (CEM) de Xalapa, sus compañeros de aula responsabilizan a las autoridades estatales del ataque: “Tenemos miedo, pero no nos vamos a dejar”, comentó Julián Ramírez, estudiante universitario e integrante de la Alianza Nacional contra el Fracking.

Apenas el martes pasado, el Partido del Trabajo (PT) denunció que tuvieron acceso a un documento llamado “balance electoral 2015” donde la SSP y la Secretaría de Gobierno estatal (Segob) ponen en la mira a lo que ellos llaman “desestabilizadores de elecciones”.

Fidel Robles reseñó que en dicho “diagnostico gubernamental”, la SSP identifica a diversos activistas, políticos de oposición, ambientalistas, pero también a catedráticos y estudiantes universitarios identificados con grupos de izquierda.

Hoy desde el CEM, los docentes universitarios, Alejandro Saldaña y Mayra Ledesma acudieron a solidarizarse con los catedráticos agredidos y a “responsabilizar” a Bermúdez y al gobernador Duarte de “cualquier cosa” que les pueda pasar.

“El tema de las elecciones no nos representa nada, queremos desmentir que estamos haciendo actividades en favor o en contra, como lo señala el documento que filtró el PT y que es real… creemos que nos señalan porque su esquema de inteligencia (del gobierno priista) es bastante imbécil”, expusieron.

Saldaña señaló que en las investigaciones ministeriales no hay que buscarle mucho: “Los agresores despachan en palacio de gobierno. El ataque fue perfectamente organizado en aras de intimidar a los estudiantes”.

En la rueda de prensa, Julián Ramírez señaló que una vez perpetrado el ataque, solo se apersonaron dos patrullas (20-26 y 20-23) para tomar fotografías de los heridos y retirarse del lugar.

Los jóvenes atacados pidieron auxilio policiaco: “Cúbrannos, nos van a matar si se van”, contó. Sin embargo las patrullas se retiraron.

Hasta el momento, ningún directivo de la Universidad Veracruzana, de la Rectoría de la institución escolar, del gobierno de Duarte o de la Fiscalía General del Estado se ha acercado para tomar conocimiento de los hechos.

La madre de uno de ellos –quien pidió el anonimato- señaló que su hijo, estudiante de la licenciatura de Historia, sus compañeros lo recogieron “inconsciente”.

“Lo golpearon con saña, todos los dientes se los rompieron, tiene fractura de la muñeca. Mi hijo tiene un bebe, está estudiando y trabaja… no se vale esta represión, estoy segura es del gobierno, todos los golpes fueron a la cabeza, por eso se desmayó, le dejaron los ojos casi cerrados, casi no recuerda nada”.

Una estudiante que estuvo presente en el ataque aceptó hablar solo con Proceso y dos medios más, expone: “Estábamos en un cumpleaños, ni alcohol teníamos, era la una y media de la mañana cuando vimos unas luces, al parecer de una camioneta, escuchamos ruidos, rompieron vidrios y entraron por la fuerza, diciendo groserías nos empezaron a golpear: “Ya se los va a cargar la verga”, alcance a esconderme, un poco, debajo de la cama”.

Con el rostro pálido, los pómulos inflamados por los golpes, la ceja abierta de un lado y morada del otro, con las manos temblando, la joven continua su narración en la parte trasera del hospital: “Unos llevaban gorras, otros máscaras, como cinco minutos duro el ataque, les fue peor a los que estaban más cerca de la puerta, eran como diez personas golpeando sin cesar. Nosotros gritábamos: Ya paren, ya paren”.

La joven asegura que una vez concluido el ataque, a todos los universitarios les fue arrebatado su teléfono celular y además el grupo armado se llevó dos computadoras portátiles que llevaban dos de los estudiantes atacados.

Julián Ramírez agrega: “Las patrullas solo fotografiaron a los heridos, algunos de ellos de gravedad, pero eso no les importó, la policía obedeció ordenes de unos sujetos vestidos de civil, quienes desde un Pontiac blanco dieron la orden de irse del lugar, por lo que dejaron a los estudiantes heridos en las banquetas y a otros dentro del domicilio”.

Una vez que el hecho se hizo viral en las redes sociales, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado emitieron los comunicados 3557 y 3558 en donde niegan rotundamente “tener participación” en el ataque que sufrieron estudiantes: “Desde la dependencia condenamos categóricamente los hechos y llegaremos hasta las últimas consecuencias”, expusieron.

Ambas dependencias consignan que en días pasados, un grupo de jóvenes participaron en hechos vandálicos agrediendo a las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE): “Se investiga si los hechos de anoche tienen relación con esta agresión a las instalaciones de dicho organismo”.

La SSP soslayó que “apenas fue notificada la situación” a través del Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) se acudió de manera inmediata para atender a las víctimas.

“Implementamos la búsqueda de los responsables que viajaban a bordo de dos vehículos y de los que hasta el momento se desconoce su paradero. La Fiscalía General del Estado (FGE) se encuentra investigando las agresiones que sufrieron ocho jóvenes la madrugada de este viernes, mientras se encontraban al interior de una vivienda”, expone la base medular de ambos comunicados.

Comentarios

Load More