La codicia sigue derruyendo al PAN

El desempeño electoral del PAN en los pasados comicios se resume en una palabra: fracaso. Así lo admiten incluso los integrantes de este partido. Pero, paradójicamente, pocas cosas se están haciendo para revertir el golpe en la ruta hacia 2016, cuando se disputan 13 gubernaturas, toda vez que maderistas y calderonistas siguen liados en sus pleitos por controlar el panismo y obtener la candidatura presidencial. El reciente destape de Margarita Zavala enturbia aún más las oscuras aguas blanquiazules…

Concentrados en la disputa por el poder interno, con el reacomodo de grupos por incumplimiento de compromisos, conveniencias, traiciones, canibalismo y amenazas de ruptura –todo por la disputa por la candidatura presidencial de 2018–, el futuro del Partido Acción Nacional (PAN) es sombrío.

“Fallamos”, admite el secretario general del PAN, Isabel Trejo, ante el derrumbe electoral que sepultó el proyecto presidencial de Gustavo Madero, su jefe, pero la derrota –acusa– deja también maltrechas a otras figuras: Margarita Zavala, Felipe Calderón y Rafael Moreno Valle.

Y por eso Trejo incluye en el elenco de presidenciables a Ricardo Anaya, si gana algunas de las 13 gubernaturas que se disputan en 2016. “Se vuelve piedra angular de lo que suceda en el partido. Se va a convertir en una de las principales figuras del PAN”.

El problema es que si este partido no hace cambios urgentes, el próximo año habrá otra catástrofe como ésta, alerta Arturo García Portillo, exsecretario de Elecciones: “En 2016 es muy fácil que el PRI pueda ganar todo”.

Juan José Rodríguez Prats, a su vez, advierte del riesgo de que Moreno Valle tome el control total del PAN, con Anaya como presidente, y de Margarita, a quien ya dejó de apoyar por su ambición presidencial: “Es una candidatura que prácticamente nació muerta”.

Y es que tras la derrota del domingo 7, el PAN está convulso, y Trejo, el segundo en la jerarquía del PAN, aclara que la dirigencia que encabeza Madero no rehúye su responsabilidad.

“La dirigencia nacional del PAN tiene que asumir la responsabilidad de los resultados –dice en entrevista–. Si nosotros dijimos que rebasaríamos los 170 dipu­tados y no llegamos ni a los 110, obviamente no alcanzamos el objetivo y así lo tenemos que decir: Fallamos.”

Pero advierte que al aspirante presidencial Moreno Valle le pasó algo semejante en Puebla: El expriista perdió nueve de las 16 diputaciones federales, cuyas candidaturas y estrategias él mismo definió, incluidos los representantes de casilla que, por miles, sustituyó la víspera de la elección.

Y así como Madero perdió en la Cámara de Diputados la “plataforma” que pretendía para su proyecto presidencial, el gobernador poblano debe valorar el nuevo escenario para su propia aspiración: “¿Cómo lo está analizando el gobernador Moreno Valle? No lo sé, pero me parece un escenario difícil, a como se pensaba”.

Margarita Zavala, quien el domingo 14 anunció que ya no buscaría la presidencia del PAN, sino la candidatura presidencial, también es parte de la derrota de su partido, asevera Trejo: Ella y Calderón, su marido, desplegaron un activismo en las campañas que perjudicó a los candidatos y desplomó las tendencias de voto del PAN.

“Los datos son muy claros: Las tendencias de nuestras encuestas y las públicas hechas por los medios de comunicación nos daban, las más pesimistas, 24 puntos, y había optimistas que nos daban 29. Nuestros estudios internos nos daban 31 al inicio, después nos dieron 29 y luego que nos estabilizamos, 27. Todavía no teníamos actores de ese nivel en la escena.”

Irrumpe la pareja y –asegura– se inicia el retroceso: “Cuando entran en escena estos actores específicamente, apareciendo en todos los estados de la República, en los principales mítines, argumentando sus labores de gobierno, nos caímos. ¡Si íbamos bien…!”.

Afirma que el exmandatario dañó al PAN: “Era el personaje que más espacios ganó en los medios de comunicación, ganaba muchos más que cualquier candidato a gobernador. Las notas no eran lo que decían los candidatos, sino lo que decía el presidente Calderón (sic)”.

Eso pasó en Nuevo León, cuando fue a confrontar al aspirante independiente Jaime El Bronco Rodríguez: “Acaparó las notas, que no eran las posiciones de campaña, era lo que decía él. Ése es el punto. Opacó totalmente a los candidatos”.

–¿Los opacó o los afectó? –se le pregunta.

–En mi opinión nos afectó.

Más aún: En Michoacán, Luisa María Calderón, hermana del exjefe del Ejecutivo y cuñada de la aspirante presidencial, cayó hasta el tercer lugar, pero no por falta de apoyo económico, como alegan ellos: El Consejo Nacional –recuerda– aprobó 6 millones de pesos para ese estado, antes de que hubiera candidatos.

“Y a la senadora Calderón, sólo a ella, se le dieron 13 millones, aparte de los 6 millones que se le dieron al resto de los candidatos. Se le dio más del doble de lo que el Consejo Nacional aprobó, por decisión del presidente Madero. ¡Más del doble! Habría que decir: ¿Entonces cuánto quería?”

Otra catástrofe en 2016

Exsecretario de Elecciones, excoordinador de los diputados y secretario general del CEN del PAN –todos durante la presidencia de Madero–, Trejo admite otro fracaso panista: No haber evitado la mayoría priista en la Cámara de Diputados.

Luego de que el electorado le cobró también al PAN su participación en el Pacto por México, coincide en que se debe iniciar un proceso de reflexión: “Estamos obligados a aceptar la crítica, pero también estamos obligados a hacer autocrítica. ¿En dónde fallamos en la elección federal? Tenemos que ser muy duros”.

Y la crítica dura la hace García Portillo: La catástrofe estaba anunciada desde el año pasado, pero desde la dirigencia nacional encabezada por Madero y Anaya no se hizo nada para evitarla.

“¡Lo que ocurrió no es sorpresa, estaba anunciado que iba a ocurrir! No se hicieron los supuestos para que no ocurriera”, expone quien hasta junio del año pasado fue secretario de Elecciones del CEN y quien fue sustituido precisamente por Trejo.

“En 2014, que no había elecciones, yo les dije: Tenemos que empezar el ciclo que culmine en 2016, preparar nuestra maquinaria, nuestras armas, nuestra gente para una campaña de dos años, 2015 y 2016, cuando se renuevan 21 gubernaturas. El 2018 depende más de esas gubernaturas que del Congreso.”

Pero no: Trejo fue designado, en agosto, coordinador de los diputados tras la destitución de Luis Alberto Villarreal por el escándalo de las bailarinas, y hasta octubre Anaya, quien sustituyó al licenciante Madero en la presidencia partidista, nombró secretario de Elecciones a Hugo Venancio Castillo, un regidor del PAN de Ecatepec.

“Era un plan para una campaña de dos años”, recuerda y dice que es posible trabajar triunfos en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. “Pero eso necesitamos verlo, porque si no, en 2016 es muy fácil que el PRI pueda ganar todo”.

–¿Todo? –se le inquiere.

–¡Todo! A ver: Ahorita no les faltó mucho. Ganamos Baja California Sur, sí, pero Querétaro una semana antes el tracking nos tenía abajo… ¿En cuál no puede ganar el PRI si ganó en todos, excepto en Aguascalientes? ¡Y en Aguascalientes traen una guerra civil por la candidatura! Eso es lo que hay que ver. No está nada fácil.

“¡Toda la parte técnica se les ha olvidado y es terrible! ¡Es un reto enorme! Ricardo lo tiene claro, porque lo dijo el domingo: Unidad y buenos candidatos. Está bien, nada más que hay que pasar del discurso a la práctica.”

Secretario general del CEN con Luis Felipe Bravo Mena y miembro de las comisiones que se integraron tras las derrotas electorales de 2003, 2009 y 2012, García Portillo afirma que el PAN ya no requiere diagnósticos, sino decisiones.

Pero no ve voluntad de cambio y eso lo ilustra la “cargada” que organizó Moreno Valle a Anaya, el lunes 15, en Casa Puebla, con cargo al erario, a los futuros gobernadores Francisco Domínguez y Carlos Mendoza Davis, así como a diputados y senadores.

Entrevistado el martes 16, al día siguiente de la comilona, García Portillo expone: “Lo que hay es un incentivo de alianzas estales y municipales para formar una federación, una gran alianza nacional para mantener el control del partido. Y hoy las circunstancias quedan alineadas para eso en favor de Ricardo”.

La “cargada” de Moreno Valle a eso apunta: “Ese tipo de datos no me hacen pensar que pueda haber un cambio. Eso abona a que el asunto camine hacia la parcialidad, hacia la falta de equilibrios”.

–¿Lo ve ya al servicio de Moreno Valle?

–Lo veo muy cerca de Moreno Valle, y le conviene ser el presidente de todos los panistas y no de una precandidatura de una facción del partido.

Otro signo ominoso, abunda, es el cruce de acusaciones entre grupos y la descalificación a Zavala, como las provenientes de Roberto Gil Zuarth, exsecretario particular de Calderón, y de Javier Lozano, exsecretario del Trabajo en ese mismo sexenio, quien dijo que ella no tiene capacidad: “Una cosa es tener ganas y otra cosa es tener con qué”.

“Están pateando a su liderazgo. Podemos estar de acuerdo o no con que Margarita aspire a la candidatura, pero en las encuestas es la panista más conocida y con mejor evaluación. No sé si eso le da para ser candidata, pero se ponen en público a atacarla. Esto deja ver que las cosas no van a ser diferentes.”

Por eso propone que el Consejo Nacional, el máximo órgano de dirección del PAN –que sesionará el 27 y 28 de este mes– sea el espacio para tomar decisiones auténticas en ese partido.

“Si el Consejo Nacional abdica de la responsabilidad de poner los puntos sobre las íes será un Consejo muerto. Deben aguantar la crítica dura y no enojarse por los errores. ¿Si no cómo se corrigen? Porque ése es un primer indicio de que hay voluntad de corregir. Si ni siquiera se reconocen, estamos muertos.”

Margarita, candidatura “muerta”

Juan José Rodríguez Prats se sumó sin reservas a Margarita Zavala para apoyarla en su búsqueda de la presidencia del PAN, pero en una reunión con ella, el jueves 11, le fue comunicada la nueva decisión: Zavala iría por la Presidencia de la República.

El exdiputado y senador tabasqueño se molestó, no sólo por una decisión tan repentina, sino porque él recorrió el país promoviéndola como alternativa a Anaya, que considera una continuación de Madero y de Moreno Valle. “¿Y quién nos dice que dentro de tres años no quieres ser senadora?”.

–¿Qué le respondió? –se le pregunta.

–Que con esa decisión le sirve más a México. En el fondo no vieron la certeza del triunfo. Y aquí fue Felipe. Él ya se lo dijo a varios: Que sentían que Madero, Moreno Valle y Anaya iban a lanzar a todas sus huestes y que no iban a ganar.

Afirma que Zavala “lo que había logrado de simpatía, cuando Madero le cerró la puerta hacia la diputación plurinominal, lo perdió con este viraje”, pero además no le ve posibilidades presidenciales porque ni siquiera tiene apoyo en el que fue equipo de Calderón.

“Es una candidatura que prácticamente nació muerta. Las declaraciones de Lozano y de Gil son un torpedo en la línea de flotación. Y Lozano hasta con saña la desa­creditó totalmente. Dicen que Felipe les mandó unos mensajes horribles a los dos, a su estilo.”

Rodríguez Prats, quien desistió de buscar la presidencia del PAN tras conocer que lo harán Corral y Ramírez Acuña, volvió a hablar con Zavala el domingo, en su casa. “De plano fue una plática muy ríspida y terminé diciendo: ‘Hasta aquí llegué’”.

También vio a Calderón: “Tuve un diálogo medio ríspido con él, porque le dije que no era justo que no saliéramos en defensa del PAN y que se esté pensando en ir por una candidatura independiente. ‘Ustedes son los que más beneficios han recibido. Todo se lo deben al PAN, hasta antes de nacer ya les estaba dando beneficios’. Fue un diálogo muy breve”.

–¿Qué le dijo en respuesta?

–Dijo: “Mi padre también renunció”. Le respondí: “Pero eran otras circunstancias y precisamente por proteger al PAN”. Se puso a hablar con otra persona y me retiré.

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More